FOCO Google > empresas > Facebook

GEOPOLÍTICA

Facebook, Google, Amazon cerca de tener su asiento en la ONU

Si empresas como Google y Alibaba tienen cierto margen de maniobra y afectan la política exterior de los Estados, ¿Cuánto falta para que se los trate como tal?

La era unipolar de USA como hegemón terminó pero tampoco estamos ante una lógica bipolar exclusivamente. Afirmar esto sería subestimar a Rusia. Sin duda estamos ante un nuevo escenario del sistema internacional y los actores no estatales son los protagonistas. En las dos primeras décadas de los 2000 los actores no estatales que se llevaron toda la atención fueron Al Qaeda junto con ISIS, pero hoy, las empresas tecnológicas son los nuevos grandes actores en la geopolítica con un poder verdaderamente desafiante. Es difícil dimensionar realmente la influencia de empresas como Facebook, Google, Amazon, Alibaba, entre otras.

Ben Schott publicó en Bloomberg una nota donde brinda datos numéricos para poder bajar a la realidad el poder de estas empresas: Walmart Inc. emplea aproximadamente a la población de Botswana, la capitalización de mercado de Microsoft Corp. es mayor que el PIB de Brasil y FedEx Corp. tiene cinco veces más aviones que Air India Ltd.

Ian Bremmer habla en Foreign Affairs de que el mundo está en un momento “tecnopolar”. El autor pone como ejemplo el accionar de Facebook y Twitter cuando suspendieron las cuentas del ex presidente Donald Trump por publicaciones alabando a los protestantes que ingresaron violentamente al Capitolio en enero de 2021. También cómo Amazon, Apple y Google desterraron efectivamente a Parler, una alternativa a Twitter que los partidarios de Trump habían utilizado para alentar y coordinar el ataque, al bloquear su acceso a los servicios de alojamiento web y las tiendas de aplicaciones.

No es la primera vez que actores privados tienen más poder que los Estados, recordemos la Compañía de Indias o Blackwater, pero estas empresas generalmente servían a los intereses del Estado. Con las empresas tecnológicas no podemos decir lo mismo.

Blackwater.jpg
Blackwater es una empresa privada militar de origen estadounidense. Hoy la empresa se llama Academi.

Blackwater es una empresa privada militar de origen estadounidense. Hoy la empresa se llama Academi.

Como menciona Bremmer, las empresas tecnológicas más grandes de la actualidad tienen dos ventajas críticas que les han permitido forjarse una influencia geopolítica independiente. Primero, no operan ni ejercen poder exclusivamente en el espacio físico. Han creado una nueva dimensión en geopolítica, el espacio digital, sobre el que ejercen una influencia principal. La segunda forma en que estas empresas tecnológicas se diferencian de sus formidables predecesoras es que ofrecen cada vez más un espectro completo de productos digitales y del mundo real que se requieren para dirigir una sociedad moderna.

En la actualidad, solo cuatro empresas: Alibaba, Amazon, Google y Microsoft, satisfacen la mayor parte de la demanda mundial de servicios en la nube. En China , Alibaba y Tencent dominan los sistemas de pago, las redes sociales, la transmisión de video, el comercio electrónico y la logística.

Es hora de pagar las innovaciones de estas empresas, y ¿Cuál es la moneda? Los datos personales. Los datos son el “valor agregado” de las compañías mencionadas. Es tal la cantidad de datos que poseen de los usuarios de alrededor de todo el mundo que los Estados luchan por quedarse aunque sea con una parte de esa base de datos.

Rol del Estado

El espacio digital es un área que los gobiernos no pueden regular por completo, por ejemplo aunque China prohiba las criptomonedas, la tecnología peer to peer excede completamente a cualquier gobierno del mundo. La tecnología avanza y los Estados quedan atrás con regulaciones obsoletas y con una capacidad limitada.

Si los países presionan mucho sobre el control de la tecnología corren el riesgo de dañar al propio país al sofocar la innovación.

Según Bremmer, Europa es la gran perdedora, ya que carece de empresas de tecnología con la capacidad financiera o los medios tecnológicos para defenderse de las de las dos grandes potencias. Además el autor divide a las empresas tecnológicas en tres grandes grupos:

  • Los globalistas, empresas que construyeron sus imperios operando a una escala verdaderamente internacional. Aquí entrarían Apple, Facebook y Google.
  • Los campeones nacionales son aquellas empresas que están dispuestas a alinearse explícitamente con las prioridades de sus gobiernos de origen. Huawei y SMIC son los principales campeones nacionales de China en 5G y semiconductores.
  • Los tecnoutopistas: Algunas de las empresas de tecnología más poderosas del mundo están dirigidas por visionarios carismáticos que ven la tecnología no solo como una oportunidad comercial global, sino también como una fuerza potencialmente revolucionaria en los asuntos humanos. Elon Musk, el director ejecutivo de Tesla y SpaceX, es el ejemplo más reconocible, con su abierta ambición de reinventar el transporte, vincular las computadoras con el cerebro humano y hacer de la humanidad una “especie multiplanetaria” colonizando Marte.
ELON MUSK.jpg
Elon Musk.

Elon Musk.

Pero también hay empresas que históricamente fueron globalistas que hoy se alinean más con el modelo de campeones nacionales. Microsoft es el ejemplo perfecto, donde cumple un rol muy importante en la seguridad nacional de USA. La empresa anunció el lunes (25/10) que un grupo de piratas informáticos patrocinado por Rusia, conocido como Nobelium, había atacado a más de 140 proveedores de servicios de IT y en la nube, violando con éxito 14 empresas.

Aunque el Barómetro de confianza de Edelman indicó que los CEOs eran más confiables que los líderes gubernamentales, los líderes religiosos y los periodistas. Como así también que se confiaba más en las empresas que en el gobierno en 18 de 27 países. La sociedad empieza a darse cuenta de que nada es gratis, estos servicios tan espectaculares que ofrecen estas empresas se pagan con datos personales.

Ben Schoot plantea que si las Naciones Unidas conceden “condición de observador” a unas 120 organizaciones intergubernamentales y organismos especializados, ¿Por qué no le brindaría un lugar a estas empresas tecnológicas?

Definitivamente son nuevos actores geopolíticos que moldean el sistema internacional, sobre todo por la capacidad en infraestructura e innovación que poseen. Cada vez más el lobby de estas empresas presiona no sólo para defender su interés en regulaciones que los atañe, sino también en otras leyes, como la tan restrictiva ley sobre el aborto en Texas, USA.

FUENTE: Urgente 24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario