FOCO Día del Cartero > Correo > efeméride

14/09 - BRUNO RAMÍREZ

Día del Cartero: Bruno Ramírez, el tatarabuelo del e-mail

El 14/09/1771 comenzó a trabajar Bruno Ramírez, primer cartero designado en Buenos Aires. Con su designación nació el oficio en el Virreinato del Río de la Plata.

Día del Cartero, recuerdo de Bruno Ramírez, primer cartero designado en el Río de la Plata, para el Correo oficial, actividad que luego de una etapa como concesión a privados, ha regresado al Estado, con una ineficiencia similar a la que tenía el amigo de Hugo Moyano (obvio que Alfredo Yabrán lo hacía mejor, y prueba de ello es el éxito de Héctor Colella en Ocasa), quien tuvo una tortuosa presencia en el mayor correo privado. Todo esto permite la coexistencia con otros servicios (gracias Andreani) que crecen con la economía digital. Es la efeméride de hoy.

El oficio de cartero surgió en el siglo 18 entre la urbanización de las ciudades virreinales y la aplicación de las Reformas Borbónicas en la administración colonial.

Las famosas 'Reformas' remitían a un cambio estratégico; una reestructuración administrativa con impacto en la economía de la real y en el poder venido a menos del virrey.

Como todas las corporaciones coloniales, los carteros contaron con fueros gracias a que eran considerados empleados de Renta.

Existo y la Corona lo sabe

Se sospecha que su origen se debe a la despreocupación de los nuevos hispanos, quienes no recogían su correspondencia de las oficinas postales ni de los buzones.

Esto motivó a las autoridades a integrar en el sistema de correos el puesto de cartero, cuyas tareas quedaron reguladas en 1762 con la “Ordenanza de Correos”; y en 1794 con la “Ordenanza de Correos, Postas y demás ramos agregados a la Superintendencia General”.

Desde entonces, el cartero era “el encargado de la estafeta”, el único funcionario autorizado por la corona para repartir a domicilio la correspondencia.

La importancia de garantizar la entrega directa de cartas y demás documentos de una forma sistematizada, así como la recaudación de impuestos por emplear el servicio, eliminaron los problemas de descuidos y olvidos, acrecentando las arcas de la corona española.

El cartero se presentaba en la oficina de correos, recolectaba la correspondencia y la llevaba hasta la puerta de sus destinatarios pero, a cambio, debía cobrar la renta correspondiente, señalada en la envoltura por el administrador de Estafeta.

El pago de dicho impuesto no era cosa menor, pues de esta forma se financiaba su sueldo y se contribuía con las rentas del Estado.

El departamento de RRHH del siglo 18

La designación de carteros estaba a cargo de los administradores de Estafeta, cuyo criterio de selección era discrecional, recayendo el cargo sobre “personas de su satisfacción y confianza”, con buena conducta y “acreditados en los barrios donde se establezcan”.

Una vez confirmado su nombramiento, los carteros debían presentarse en la oficina y certificarse en el horario en el que llegaba a la Estafeta.

Su tarea se limitaba a repartir la correspondencia en barrios o cuarteles asignados en un plazo de 12 horas, partiendo de los lugares cercanos a la administración, sin detenerse ni tener ninguna preferencia de “casas o sujetos”.

Por lo general, su zona de trabajo era la misma donde vivía, lo cual facilitaba las labores de entrega entre los vecinos porque ubicaba a sus posibles destinatarios y, de esta forma, era posible notificarles a aquellos que esperaban algún tipo de carta o, en su defecto, a los que podían tener correspondencia en la oficina de correos, pero lo desconocían.

Asimismo, en caso de no encontrar al interesado, los carteros estaban obligados a investigar su paradero, ya sea para notificarle sobre su correspondencia o informarle a su nuevo cartero que se ocupara de repartirla.

El nacimiento de las sucursales

Debido a que en ocasiones las oficinas de correos podían estar ubicadas en lugares alejados, los carteros estaban autorizados para abrir una especie de sucursal en la que colocaban en la puerta o ventana un letrero con la frase “Se reciben cartas para el correo”, fijando un horario para su recolección que asegurara su entrega a la administración y su envío.

Este sistema era eficiente. Sin embargo, la corona española se empeñó en garantizar confianza y certeza en la remisión de misivas, prohibiendo al cartero recibir el correo en sus manos.

Los remitentes debían depositar sus cartas en la abertura de una valija, cuya llave tenía el administrador de Estafeta. Esto también sirvió para acotar el tamaño de los envíos, aceptando sólo aquella correspondencia que cupiera en el maletín.

Si se rebasaban los límites autorizados, los interesados debían acudir directamente a la oficina de correos para hacer el trámite que correspondiera.

Asignaciones salariales y el perfil organizacional

Entre las disposiciones más importantes destaca que

  • debían contar con un sueldo fijo,
  • no podrían presentarse en un juicio hasta obtener una licencia del Juzgado de Correos,
  • tampoco estaban obligados a formar parte del ejército y
  • quedaban exentos de pagar mayordomías o cualquier carga que tuviera el vecindario.

De igual forma, los carteros contaban con un uniforme de tipo militar, una casaca azul con detalles en dorado.

Lo digital

En el siglo 21, la economía digital destruyó el rol del cartero. Por ahora un sobreviviente gracias a las cartas-documentos que en la Argentina aún no están digitalizadas.

El futuro del cartera se encuentra en la logística, la entrega de encomiendas y todo lo que se vincula al comercio digital de bienes físicos.

Veremos cómo sigue la historia.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario