FOCO Día del Canillita > efeméride > Florencio Sánchez

7 DE NOVIEMBRE

Día del Canillita, efeméride analógica sin futuro digital

La muerte de Florencio Sánchez, autor del célebre sainete 'Canillita' es desde 1947 la efeméride Día del Canillita, trabajo en crisis en la sociedad digital.

La personificación de la palabra, canilla / pantorrilla, surgió del sainete 'Canillita', de Florencio Sánchez, acerca de un adolescente quinceañero que trabaja vendiendo periódicos en la calle para mantener a sus padres. En su pobreza él calza pantalones que le han quedado cortos, desnudando sus pantorrillas (" canillas"), origen de la efeméride Día del Canillita, en crisis total en la sociedad digital.

La palabra 'canillita' es, entonces, un lunfardismo incorporado al idioma habitual de Argentina, Paraguay y Uruguay. En un principio, designaba a los menores que vendían periódicos en las calles, luego a cualquier vendedor callejero de periódicos, que casi han desaparecido por diversos motivos. También a los vendedores de periódicos y revistas en puestos o 'paradas' o 'quioscos' de ventas de diarios y revistas.

Cambios

El día 7 de noviembre, muerte de Florencio Sánchez, es el Día del Canillita, desde 1947, y en ese día no se editaban diarios porque era día de descanso para los trabajadores de la actividad.

Desde 1997, Grupo Clarín comenzó a imprimir y distribuidores por sí mismo sus publicaciones ese día, prescindiendo al sindicato, y luego se sumaron otros editores. En 2007, una legislación promovida por el diputado nacional kirchnerista Héctor Recalde, recuperó el día de descanso. En 2009, un decreto de Cristina Fernández de Kirchner reconoció a los canillitas como trabajadores y no vendedores, concediéndoles la exclusividad de su actividad en las paradas habilitadas. Pero ya no existe esa actividad porque las publicaciones son digitales.

Luego, hay que recordar que en países del 1er. Mundo hace muchos años funcionaban las máquinas expendedoras que permitía a los diarios, que son los que corren todo el riesgo en una publicación gráfica, vender directamente sus productos. Cuando los Spadone intentaron introducir ese sistema desde el diario La Razón sufrieron una brutal campaña en contra de parte de los distribuidores y de los canillitas.

No entendieron que debían comenzar a prepararse para los cambios tecnológicos. Creyeron que la prensa gráfica era para siempre. Por ejemplo, lo que precisaban los canillitas es que los habilitaran para comercializar otros productos, quizás convertirse en distribuidores de comercio electrónico. Perdieron años preciosos.

canillitas3.jpg
Día del Canillita, recuerdos del pasado.

Día del Canillita, recuerdos del pasado.

Florencio Sánchez

Dramaturgo uruguayo, cofundadores del teatro rioplatense y autor de relevancia en la escena latinoamericana, Florencio Sánchez comenzó su labor en su país natal, pero escribió en Argentina la mayor parte de sus obras, estrenadas sobre todo por la compañía de los hermanos Podestá.

Él consiguió llevar a escena una veintena de piezas en un período de 6 años, desde 1903, en que estrenó 'M'hijo el dotor', hasta 1909, con la última de ellas, 'Un buen negocio'.

En 1897, sublevado el Partido Nacional, al cual pertenecía, se unió a las fuerzas lideradas por Aparicio Saravia y participó en 2 batallas contra el Gobierno uruguayo, oportunidad en que conoció al futuro novelista Eduardo Acevedo Díaz.

En 1900 publicó en el diario 'El Sol de Buenos Aires' sus 'Cartas de un flojo', analizando los desastres que el caudillismo le provocaba a su país. Establecido en Rosario, Provincia de Santa Fe, él ejerció como secretario de Redacción de 'La República', publicación que dirigía Lisandro de la Torre.

Sánchez se nutrió de los autores anarquistas, pero estas ideas le ocasionaron innumerables problemas con los propietarios de los periódicos para los que escribió en sus comienzos.

Las corrientes teatrales europeas le proporcionaron los fundamentos de su realismo escénico, congruente con su postura ideológica y su temperamento. Todas sus piezas constituyen cuadros costumbristas reveladores de la capacidad de observación del autor.

El resultado de sus planteos abarca

  • desde el submundo del hampa en 'La tigra' y 'Moneda falsa' (1907) hasta las clases altas -'Nuestros hijos' y 'Los derechos de la salud (1907)-;
  • desde la realidad rural en 'El desalojo' (1906) hasta la urbana, en algunas de sus mejores piezas como 'En familia' y 'Los muertos' (1905).

Sus sainetes incorporaron disminuyeron el elemento folclórico y acentuaron la humanidad de los personajes humildes en lucha por la vida.

Una de las obras que marcaron el inicio de su éxito en Argentina fue 'Canillita' (1903).

canillita.jpg
Canillita, visión romántica del periodismo gráfico aunque el riesgo siempre lo corrieron los editores y los periodistas.

Canillita, visión romántica del periodismo gráfico aunque el riesgo siempre lo corrieron los editores y los periodistas.

Paradoja

Sin embargo, no hay profeta en su tierra. Y en Uruguay el Día del Canillita es el 26 de mayo, en memoria de Adrián Troitiño Alcobre, fundador del sindicato.

Una estatua lo inmortaliza en la esquina de las calles Colonia y Eduardo Acevedo: la explanada del Banco de Previsión Social se llama, Plaza del Canillita.

El escritor y político Emilio Frugoni le dedicó un poema, en uno de sus versos lo describe cariñosamente como "pajarito de un ala".

Una canción de Jaime Roos interpretada por 'el Canario' Luna lo inmortaliza: "El grito del Canilla", que lo define como "aquél que trabaja y canta, viviendo a puro pulmón".

Julio Martín y Horacio Quintana, compositores argentinos, le dedican 'A vos, Canilla':

Manos laburantes moldearon tu arcilla

mezcla milagrera de obrero y gorrión,

Quien nace diariero morirá canilla,

cumpliendo en la vida la ley del pregón.

Por vos Buenos Aires se despierta al alba,

colgando en el aire sus trapos al sol,

sos el estribillo de un tango que arranca

allá entre las teclas de una redacción.

Canilla

Quien peina canas diarieras

habrá soñao cien quimeras

Que el tiempo hizo mil astillas.

Canilla

Peleando la vida a gritos

ganaste un kilo de amigos

que tu parada acaudilla.

Hermano

La noche me dio un barato

pa’ estar en tu esquina un rato

y evocar con tu pregón.

Una leyenda sencilla

que cuenta como a un canilla

la vida lo hizo gorrión.

Pegao a tu silbo anda siempre un tango,

hijo de la noche que se arrima a vos,

Porque sabe en fija que tiene un amigo

en todos los sitios donde hay un pregón.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario