Leído

ELIMINATORIAS EUROCOPA 2020

Stoichkov repudió los cantos xenófobos y lloró en la TV

Mie, 16/10/2019 - 8:51pm
Enviado en:
Por Urgente24

El ex futbolista búlgaro Hristo Stoichkov repudió este miércoles (16/10) el racismo sufrido por el delantero inglés Raheem Sterling y otros jugadores en el triunfo británico ante su selección por 6-0 en Sofía, por la octava fecha del grupo A de la eliminatoria de la Eurocopa 2020. El encuentro, llevado a cabo en el estadio Vasil Levski de la capital búlgara, se vio interrumpido en dos ocasiones en el primer tiempo por cantos racistas, insultos y hasta gritos de mono de los hinchas locales hacia algunos jugadores ingleses. El árbitro croata Ivan Bebek detuvo el encuentro ya que, pese a que la voz del estadio pedía que cesaran los cantos, los mismos duraron varios minutos. Tras una charla con los capitanes y los entrenadores de ambos conjuntos se decidió continuar, aunque la persistencia de los agravios casi hace suspender el partido.

Imagen del ex futbolista búlgaro Hristo Stoichkov quien se quebró en un programa de TV y repudió los cantos racistas sufridos por el delantero inglés Raheem Sterling y otros jugadores en el triunfo británico ante su selección por 6-0 en Sofía, por la octava fecha del grupo A de la eliminatoria de la Eurocopa 2020.
Contenido

Tras la polémica que se desató en el partido que animaron Inglaterra y Bulgaria que correspondió al Grupo A de las Eliminatorias para la Eurocopa 2020 que quedó salpicado por cantos racistas y xenófobos, el ex futbolista búlgaro Hristo Stoichkov repudió este miércoles (16/10) el racismo sufrido por el delantero inglés Raheem Sterling y otros jugadores en el triunfo británico ante su selección por 6-0 en Sofía.

“Pasa en la selección y otros equipos del país, la gente no se merece sufrir. ¿Creés que me siento cómodo con esto?”, apuntó y automáticamente se quebró.

“Hay que cerrar la entrada al campo o incluso peores castigos. Como en Inglaterra, hace años. Cinco años sin participar. Para que se termine de una vez por todas lo de esos drogadictos...”, aseveró entre lágrimas el ex atacante de Barcelona, de España, en el programa Fútbol Central.

Sterling y otros compañeros sufrieron varios insultos racistas durante todo el juego en Bulgaria por parte de fanáticos locales, que además hicieron ademanes y el saludo nazi.

Por eso, la UEFA abrió el martes 15/10 un expediente luego de los comportamientos discriminatorios de los hinchas en ese encuentro que provocaron la renuncia del presidente la federación búlgara, e investigará el gesto de los jugadores turcos en estas Eliminatorias.

El ente que regula el fútbol europeo puso foco en la federación búlgara por incumplir la normativa disciplinaria y de seguridad en razón de comportamiento racista, lanzamiento de objetos, interrupción del himno nacional y repeticiones en pantallas gigantes.

Inglaterra se impuso 6 a 0 el lunes pasado, pero el partido se detuvo en dos ocasiones por cantos racistas a algunos jugadores ingleses quienes consideraron retirarse durante el entretiempo.

El encuentro, llevado a cabo en el estadio Vasil Levski de la capital búlgara, se vio interrumpido en el primer tiempo por cantos racistas, insultos y hasta gritos de mono de los hinchas locales hacia algunos jugadores ingleses.

El árbitro croata Ivan Bebek detuvo el encuentro ya que, pese a que la voz del estadio pedía que cesaran los cantos, los mismos duraron varios minutos. Tras una charla con los capitanes y los entrenadores de ambos conjuntos se decidió continuar, aunque la persistencia de los agravios casi hace suspender el partido.

Lo más llamativo de esto es que el mismo estadio ya tenía una parte suspendida debido a episodios similares en los duelos ante Kosovo y República Checa.

El expediente también alcanza a la federación inglesa por interrupción del himno y número insuficiente de efectivos de seguridad en el desplazamiento, según la agencia Efe.

Este hecho provocó la dimisión del presidente de la Unión Búlgara de Fútbol, Borislav Mihaylov, quien lo hará de manera efectiva el próximo viernes. 

“La decisión es resultado de las tensiones creadas en los últimos días, que provoca daños al fútbol búlgaro y a la Unión”, expresa un comunicado del ente que regula el fútbol búlgaro.

“Después de los incidentes de ayer, el primer ministro (Boiko Borisov) ordenó que se cancelasen todas las relaciones entre el Gobierno, incluidas las financieras, hasta la dimisión del presidente de la Unión Búlgara de Fútbol”, anunció el ministro de Deporte búlgaro, Krasen Kralev.

El delantero inglés de Manchester City, uno de los jugadores alcanzados por los cantos racistas, celebró la decisión del titular de la federación búlgara con un mensaje en sus cuentas de las redes sociales: “Buen movimiento señor Borisov”.

A su vez, el presidente de la UEFA, el esloveno Aleksander Ceferin, se comprometió a “hacer todo lo que sea posible para eliminar el mal del racismo del fútbol”, pero dijo que “las federaciones no pueden resolver solas este problema” y que “los gobiernos tienen que hacer más en este ámbito”.

Por otro lado, el brasileño Dani Alves, ahora jugador de San Pablo de su país, recordó que en París se “sufre mucho” el racismo en la vida cotidiana.

“Existe un choque cultural interesante. Ir a París una semana puede ser el viaje de tu vida, pero si estás más, te cansará, ya que es muy estresante. Me recuerda un poco a San Pablo, solo que en París son bastante racistas. Conmigo no, pero sé lo que le dijeron a mis amigos”, en una nota con la revista GG.

En tanto, el organismo europeo confirmó la designación de un inspector disciplinario para investigar el accionar de jugadores turcos en los partidos ante Francia y Albania del 14 y 11 de octubre, respectivamente.

Los futbolistas del seleccionado turco repitieron un saludo militar luego del tanto de Kaan Ayhan en el empate 1 a 1 ante Francia en París, como lo hicieron en el 1 a 0 ante Albania.

El gesto es interpretado como un apoyo a los ataques de su país contra posiciones kurdas en la frontera con Siria.