Leído

MUNDO BOCA

Riquelme sigue con el ‘operativo limpieza’ y ahora le tocó a Burdisso

Vie, 20/12/2019 - 9:18pm
Enviado en:
Por Urgente24

El ex defensor Nicolás Burdisso presentó este viernes (20/12) renuncia al cargo de director deportivo de Boca Juniors que desempeñaba hace un año por decisión de la gestión anterior encabezada por Daniel Angelici tras el cimbronazo de la final de la Copa Libertadores perdida ante River Plate en Madrid. A pocos días de asumir Jorge Amor Ameal a la presidencia de la entidad de boquense tras imponerse en las elecciones que se llevaron a cabo el domingo 08/12 sobre el candidato del oficialismo Cristián Gribaudi, Juan Román Riquelme, vicepresidente de Ameal junto con el otro vice Mario Pergolini, puso en marcha el ‘operativo limpieza’ luego de comunicarle a Rolando Schiavi, técnico de la Reserva, y a todos los entrenadores de las divisiones inferiores, que no continuarían en el club. Al mismo tiempo, el mediocampista italiano Daniele De Rossi tendría los días contados en el ‘Xeneize’ a causa de que podrían rescindirle el contrato que había firmado hasta 2020. Sin embargo, la designación de Burdisso no fue para nada sorpresiva en el club de la ‘Ribera’ ya que es representado por Fernando Hidalgo quién era socio de Gustavo Arribas hasta que éste último asumió como titular de la AFI en 2015. Por eso, la designación del ex defensor tuvo el sello del ex presidente de la nación, Mauricio Macri, ya que tuvo todo organizado para poder intentar encubrir el fracaso del técnico que reemplazó a Guillermo Barros Schelotto. Lo cierto es que Arribas, Hidalgo y iraní Pini Zahavi fundaron el Grupo Haz que hizo la famosa y polémica transferencia de Carlos Tevez al Corinthians de Brasil. Y a nivel internacional, esa firma operó HAZ Football World Wide Limited, con ramificaciones en Brasil.

El ex defensor Nicolás Burdisso abandonó este viernes (20/12) su cargo de director deportivo de Boca Juniors.
Contenido

A exactamente un año de haber asumido su cargo en Boca Juniors, el ex defensor Nicolás Burdisso renunció este viernes (20/12) al cargo de director deportivo de la entidad boquense.   

Burdisso le comunicó su decisión al flamante secretario general del club, Ricardo Rosica, con quien se reunió este mismo viernes para presentarle informes de gestión.

El ahora ex manager ‘Xeneize’ no cobrará el segundo año de contrato que le quedaba por cumplir y marchará junto a su principal colaborador, Aníbal Matellán, otro ex zaguero de Boca en la exitosa época de Carlos Bianchi como entrenador.

Nicolás Burdisso fue el encargado de la contratación de Gustavo Alfaro, recientemente desvinculado de la dirección técnica del primer equipo, y de la reestructuración del plantel que se llevó a cabo después del histórico superclásico en el estadio del Real Madrid.

A pocos días de asumir Jorge Amor Ameal a la presidencia de la entidad de la ‘Ribera’ tras imponerse en las elecciones que se llevaron a cabo el domingo 08/12 sobre el candidato del oficialismo Cristián Gribaudi, Juan Román Riquelme, vicepresidente de Ameal junto al otro vice Mario Pergolini, puso en marcha el ‘operativo limpieza’ luego de comunicarle este último lunes 16/12 a Rolando Schiavi, técnico de la Reserva, y a todos los entrenadores de las divisiones inferiores, que no continuarían en el club.

El encargado de hablar uno por uno con ellos fue Raúl Cascini, parte del equipo de trabajo junto a Jorge Bermúdez, Marcelo Delgado y Sebastián Battaglia -este último, gran candidato a conducir la Reserva-. El Mosquito se comunicó telefónicamente con el ex defensor para informarle de la remoción. Lo mismo sucedió luego con Héctor Bracamonte (DT de Cuarta), Sergio Saturno (Quinta), Gustavo Pinto (Sexta), Leonardo Testone (Séptima), Víctor Marchesini (Octava) y Luis Luquez (Novena), quienes reportaban a Oscar Regenhardt, coordinador del área, que todavía no tiene definido su futuro. 

Al mismo tiempo, el mediocampista italiano Daniele De Rossi tendría los días contados en el ‘Xeneize’ debido podrían rescindirle el contrato que había firmado hasta 2020.

De Rossi no logró recuperarse en su totalidad en ningún momento y quedó relegado de una gran cantidad de partidos disputados por el equipo argentino en el semestre. Es por eso que el club está pensando en romper las relaciones con el jugador de 36 años.     

La incorporación del romano se atribuyó al ya ex manager Burdisso, amigo de De Rossi, a quien quiso cumplirle el sueño de jugar en Boca Juniors antes de terminar su carrera. Un mes antes de la llegada del italiano, el ex DT Gustavo Alfaro había sido tajante: “Yo no lo pedí”.

Sin embargo, en ese entonces Burdisso había insistido con el veterano mediocampista. En declaraciones a ESPN había explicado: “Esperemos que llegue, venga, firme y que se predisponga al mundo Boca, aunque ya lo hizo desde el momento que tomó la decisión de venir”.

Sobre los rumores del retiro de De Rossi, había contestado: “En ningún momento se iba a retirar, el tema es que estaba evaluando situaciones. Que haya cambiado 16 años de trayectoria en la Roma para venir a jugar a Boca es para celebrar”.

De Rossi jugó 616 partidos oficiales para la Roma entre 2001 y 2019, con un palmarés de 63 goles, dos Copas de Italia y dos Supercopas italianas.

Por su parte, con la camiseta del seleccionado italiano fue campeón europeo Sub-21 en Alemania 2004 y campeón mundial también en tierra germana en 2006, acumulando con la ‘azzurra’ 117 partidos y 21 tantos. 

No obstante, la designación de Nicolás Burdisso no fue para nada sorpresiva en el ‘Xeneize’ ya que es representado por Fernando Hidalgo quién era socio de Gustavo Arribas hasta que éste último asumió como titular de la AFI en 2015. Por eso, el nombramiento del ex defensor tuvo el sello del ex presidente de la nación, Mauricio Macri, ya que tuvo todo organizado para poder intentar encubrir el fracaso del técnico que reemplazó al ‘Mellizo’ Guillermo Barros Schelotto por Gustavo Alfaro. Lo cierto es que Arribas, Hidalgo y el israelí Pini Zahavi fundaron el Grupo Haz.  

Entre sus socios había de todo: un abogado que estuvo imputado por lavado de dinero porque integró la sociedad que transfirió a Carlos Tevez y Javier Mascherano al club Corinthians, un agente de jugadores FIFA argentino y una bella mujer que sería su pareja brasileña. También hizo negocios con el senador del PDT Zezé Perrella y ex presidente del club Cruzeiro (ver aparte) y varias de las operaciones que concretó con jugadores pasaron por el Locarno suizo o el Deportivo Maldonado uruguayo, dos clubes pantalla donde se pierden con facilidad los rastros del dinero. Misionero, escribano y amigo íntimo de Macri desde los años 90, cuando hicieron varias transferencias de futbolistas en Boca, dejó su actividad de notario en 2007 para dedicarse a tiempo completo al mundo del fútbol. Si bien cobró notoriedad con su intervención en la doble venta de Tevez y Mascherano al Corinthians en 2005, Arribas ya acumulaba experiencia en operaciones polémicas. En junio de 1999, asociado al club Talleres de Córdoba por partes iguales, le cedió el pase del jugador Diego Garay al Racing de Estrasburgo francés. La transferencia terminó mal. El futbolista tenía un pasaporte falso, la FIFA multó con una suma millonaria a Talleres y también castigó al escribano por no poseer licencia de agente autorizado, según una nota publicada en diario Página/12.

La histórica revista deportiva Placar lo ubicó el 15 de julio de 2011 entre los cinco empresarios del fútbol más influyentes de Brasil. Caricaturizado, lo dibujó con un puro en la mano izquierda y una copa de champaña en la otra, junto a sus colegas. En la nota, uno de ellos, el iraní Kia Joorabchian, lo acusó de robarle al Corinthians: “El tomó a Sebastián Domínguez y lo transfirió al América de México sin pagar”. Arribas se defendió explicando que, si fuera así, no hubiera intermediado en la venta de otro jugador de ese club: Thiago Heleno, reveló el diario Página/12.

Durante su larga estadía en Brasil, el actual jefe de los espías argentinos participó en decenas de operaciones del mercado futbolístico. Varias pasaron por Uruguay, donde Arribas trabajó con el club Deportivo Maldonado. La agencia de información financiera Bloomberg señaló que esta sociedad anónima deportiva (SAD) que controla un empresario inglés, Malcolm Caine, ganó poco más de diez millones de dólares por vender tres jugadores que no jugaron ni un minuto en su equipo. A uno de ellos, Alex Sandro, el escribano lo sacó del Atlético Paranaense y lo llevó al Santos. Lo sugestivo es que trianguló el pase entre clubes brasileños usando al uruguayo. Hoy el defensor juega en la Juventus italiana.

Desde Brasil, Arribas nunca dejó de hacer operaciones en la Argentina, donde conserva viejos amigos. Dos jóvenes con destino de selección, los ex Estudiantes de La Plata Gerónimo Rulli y Guido Carrillo, pasaron como una estrella fugaz por el Deportivo Maldonado con destino a Europa gracias a su intermediación. El presidente del club platense, Juan Sebastián Verón, conoce muy bien al Señor 5. Cuando todavía jugaba al fútbol, su representante era Fernando Hidalgo, uno de los dos socios de Arribas en HAZ.

HAZ tiene sede en Buenos Aires pero también en San Pablo, en el barrio Nuevo Brooklyn. En Brasil inició sus actividades el 22 de agosto de 2005, el mismo año en que Carlos Tevez y Javier Mascherano salieron campeones con el Corinthians luego de que los cediera la empresa MSI del iraní Joorabchian. Los socios que figuran en HAZ desde su constitución son Arribas y dos abogados brasileños, Joao Marcos Pilli y Alexandre Verri. Este último fue imputado en una investigación judicial por lavado de dinero y asociación ilícita, porque se le atribuyó haber participado en la creación de la sospechada MSI. En abril de 2014 resultó exonerado de esos cargos y hoy es un letrado que representa a intermediarios como Arribas y pertenece al Instituto Brasileño de Derecho Deportivo, según ese medio.

En G.H.A, la administradora de bienes cuya sede social coincide con uno de los domicilios de Arribas en San Pablo, tiene como socia a una brasileña, Lindamir Sumny. Sería la mujer rubia que, durante una recepción en San Pablo, aparece en una de las escasas fotografías públicas del empresario que ahora es el responsable de la AFI. Esta sociedad comenzó su actividad el 1° de septiembre de 2010, el escribano aportó el 80 por ciento del capital y hasta hoy continúa vigente.

Storm Producciones es la restante de las tres compañías brasileñas en las que figura el jefe de los espías. Dedicada a la fotografía (excepto aérea y submarina) y a actividades de intermediación de negocios en general sin contar los inmobiliarios, es la empresa donde Arribas aparece con más socios argentinos. Uno de ellos es el empresario futbolístico Juan Manuel Gemelli, quien junto a su colega estuvo bajo la mira de la AFIP en 2012, cuando les bloquearon el CUIT a 146 agentes FIFA. El otro es Fernando Gabriel Di Filippo, vinculado al mundo de la moda y que está relacionado con la empresa Esmeralda Models.

En consecuencia, Arribas no se dedicó a una sola actividad comercial mientras vivía en Brasil. El fútbol era su emprendimiento principal y donde amasó su fortuna. Tenía las conexiones necesarias y la suficiente gimnasia para intermediar en el mercado. Hasta que lo convocó Macri a su gobierno, como en los tiempos de Boca, donde ya era un hombre de bajo perfil.

Por otro lado, desde el punto de vista futbolístico, Burdisso, nacido en Altos de Chipión, Córdoba, de 37 años, volverá así -en otra función- a Boca Juniors, club que lo vio debutar en primera división en 1999, tras comenzar en las inferiores de Newell's Old Boys.

De la mano del entrenador de juveniles Jorge Griffa, el defensor central cordobés llegó a Boca y ganó con el ‘Xeneize’ dos torneos locales (2000 y 2003), tres copas Libertadores (2000, 2001 y 2003) y dos Intercontinentales (2000 y 2003), durante el exitoso ciclo de Carlos Bianchi como entrenador.

Con 18 títulos ganados en total en su exitosa carrera como jugador (7 en Boca, 9 en Inter de Italia y dos en la Selección argentina, incluida la medalla de oro en los Juegos Olímpicos Atenas 2004), Nicolás Burdisso es el sexto jugador argentino con más títulos oficiales, detrás de Esteban Cambiasso, Alfredo Di Stéfano, Lionel Messi, Guillermo Barros Schelotto y Sebastián Battaglia.