Fútbol

MERCADO DE PASES

Riquelme prepara ‘la tijera’ en Boca y le apunta a Advíncula

El vicepresidente de Boca Juniors, Juan Román Riquelme, ya puso en marcha el venidero mercado de pases de junio una vez finalizada la Copa de la Liga Profesional de Fútbol en el que apunta junto con el técnico Miguel Ángel Russo conseguir refuerzos de jerarquía. Ahora el apuntado, con el que el vicepresidente ya entabló conversaciones, es el peruano Luis Advíncula, quien ya jugó en nuestro país vistiendo la camiseta de Newell's. Cabe recordar que Riquelme y Russo, ya están trabajando en el armado del equipo para el próximo semestre de aquí al 30 de junio en el que se definirá el futuro de una decena de jugadores del equipo. Al margen de esto, hace casi tres semanas, Riquelme y su hijo Agustín se conectaron a la plataforma Zoom para brindar su declaración indagatoria virtual frente a la fiscal Celsa Ramírez en el marco de la causa que investiga la presencia del menor en la Bombonera en el partido entre Boca y River del 14 de marzo pasado, cuando debía estar realizando cuarentena por haber vuelto de su viaje de egresados en Cancún. Sin embargo, ambos se limitaron a decir que presentarán un escrito.

Boca Juniors enfrentará este fin de semana a River Plate para definir un lugar en las semifinales de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol 2021 y se medirá esta semana con el Santos de Brasil en la Copa Libertadores de América 2021. 

Al margen de estos compromisos futbolísticos, el vicepresidente del club, Juan Román Riquelme, ya puso en marcha el venidero mercado de pases de junio en el que apunta junto con el técnico Miguel Ángel Russo conseguir refuerzos de jerarquía.

Ahora el apuntado, con el que el vicepresidente ya entabló conversaciones, es el peruano Luis Advíncula, quien ya jugó en nuestro país vistiendo la camiseta de Newell's. Con 31 años, el lateral por derecha tiene una importante trayectoria que incluye fútbol europeo y muchos años de Selección, con tres participaciones en Copa América y el Mundial de Rusia 2018, según una nota publicada por el Diario Crónica.  

El fin de semana, Riquelme habló directamente con Advíncula para avanzar con las negociaciones. El lateral se encuentra en el Rayo Vallecano, que milita en la segunda división del fútbol español y que está con posibilidades concretas de jugar los playoffs por el tercer ascenso, según lo publicado por Crónica. 

Cabe recordar que Riquelme y Russo, ya están trabajando en el armado del equipo para el próximo semestre de aquí al 30 de junio en el que se definirá el futuro de una decena de jugadores del equipo. 

Más allá de estos planes, hace casi cuatro semanas, Riquelme y su hijo Agustín se conectaron a la plataforma Zoom para brindar su declaración indagatoria virtual frente a la fiscal Celsa Ramírez en el marco de la causa que investiga la presencia del menor en la “Bombonera” en el partido entre Boca y River del 14 de marzo pasado, cuando debía estar realizando cuarentena por haber vuelto de su viaje de egresados en Cancún. 

Ambos hechos, a la vista del público masivo y sin el menor cuidado pusieron a la AFA en la obligación de actuar. De hecho, el presidente Claudio “Chiqui” Tapia analizaba la convocatoria a una reunión de Consejo Directivo para analizar lo ocurrido.

Es que en los últimos partidos que Boca jugó de local, lo que había empezado como “desvíos” en las listas que por protocolo aprobaba AFA, pasó a ser un trámite irrelevante. Boca había notificado que a la Bombonera ese domingo del superclásico iban a ir 120 personas por el local y 75 por el visitante. Con nombre y DNI. Y el nombre de Agustín no estaba, según una nota publicada por el portal Infobae.

Los nombres son los que corresponden a personal de los clubes, jugadores, invitados específicos por el encuentro, autoridades y funcionarios. “No se puede invitar a un amigo a ver el partido, ni al hijo, ni a otra persona que no tenga una función concreta para el partido”, explicaron conocedores de la reglamentación vigente.

Ese listado, como los anteriores cuando jugó de local, no fue cumplido y dejó en evidencia que no hay herramientas normativas en la Asociación del Fútbol Argentino para sancionar esas faltas. Principalmente por el riesgo de contagios y de la dificultad que implicaría para hacer un seguimiento epidemiológico, en caso de comprobarse la transmisión del virus. Por ahora, el control de su observancia lo tiene la Policía de la Ciudad y el propio Club que, por lo visto, no tuvo el celo debido.

Pero además de la ausencia de control, la presencia de Agustín Riquelme reveló que no hay una norma en los protocolos aprobados que incluyan una sanción concreta, una pena específica y una graduación en caso de incumplimiento probado.

A Tapia, de hecho, desde el lunes 15/03 le llegaban quejas de referentes importantes del Club que cuestionan a Riquelme y reclaman sanciones por la violación flagrante del protocolo. Entre las alternativas que se empezaron a barajar está la de poner bajo análisis del Tribunal de Ética de la AFA la actuación de Boca por el escándalo con el hijo de Riquelme. Pero podría haber sanciones más severas, al menos, para futuras violaciones al protocolo.

El grupo de jóvenes con el que viajó Agustín Riquelme es el mismo que integró el hijo de la periodista Nancy Pazos, quien contó en su cuenta oficial de Twitter que Nicanor, fruto de su relación con Diego Santilli, se contagió de coronavirus en Cancún, donde estuvo siete días de viaje de egresados con sus compañeros de la secundaria.

Sin embargo, ante la crisis sanitaria, todas las personas que vuelven del exterior deben presentar de manera obligatoria, un test de PCR negativo dentro de las 72 horas previas al embarque y realizar cuarentena durante diez días a partir de la PCR negativo.

Juan Román Riquelme está imputado por infracción a los artículos 202 y 205 del Código Penal y por omitir recaudos expresos del Código Contravencional.

El primer artículo estipula que “será reprimido con reclusión o prisión de tres a quince años, el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas” y el segundo estipula “una prisión de seis meses a dos años para el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Pero además, Boca se expone a la clausura del estadio o inhabilitación por organizar eventos deportivos por un tiempo determinado por no haber cumplido con los recaudos exigidos por la legislación vigente.

De cara al próximo mercado de pases, a algunos jugadores se les vence el préstamo, a otros el contrato. Varios tienen sondeos del exterior y pueden llegar a ser transferidos. Los restantes, sin el protagonismo deseado, analizan una salida.

Esteban Andrada: el arquero mendocino tiene contrato hasta 2023 pero quiere pegar el salto a Europa. Su cláusula es de 25 millones de dólares y los contactos que llegaron por él ni se acercaron a ese número. Si llega una oferta seria, el Xeneize está dispuesto a negociarlo.

Agustín Rossi: el otro arquero de Boca también tiene contrato por dos años más. Aunque ha estado jugando los últimos partidos, sabe que es el suplente de Sabandija y por eso podría buscar continuidad en otro lado, aunque por ahora no llegaron ofertas satisfactorias. En las últimas horas hubo sondeos de Brasil que podrían avanzar en los próximos días. Su continuidad en Boca dependerá de lo que pase con Andrada.

Lisandro López: el defensor no está contento con el hecho de no ser titular. Su representante avisó hace un mes que “si la situación no cambia, va a tener que salir”. Russo lo quiere en el equipo aunque no sea una fija entre los 11. Tiene contrato hasta 2023.

Emmanuel Más: el sanjuanino es suplente de Frank Fabra y, además, en los últimos partidos comenzaron a darle rodaje al pibe Agustín Sandez. Tiene contrato hasta el 30 de junio y aún no se han sentado a negociar una renovación.

Julio Buffarini: su situación es irreversible. El Consejo de Fútbol dio por terminadas las negociaciones por la renovación de su contrato y dejará el club cuando finalice el mismo, el 30 de junio. Lo quiere Talleres de Córdoba.

Leonardo Jara: su situación es muy parecida a la de Más. Su contrato finaliza en junio y aún no definen si le ofrecerán renovar. Estuvo en carpeta de Racing y Estudiantes de La Plata.

Mauro Zárate: su contrato también vence en junio. Aunque no tenía continuidad, en lo que va del año Russo le dio más participación y ya disputó 9 partidos, con 3 goles, pero la lesión ante Atlético Tucumán lo volvió a dejar al margen. En junio se sentarán a dialogar para resolver su futuro.

Franco Soldano: su préstamo vence en junio y por reglamento no se puede extender. Además, todo indica que no harán uso de la opción de compra, que asciende a 5 millones de euros, sobre todo porque el club está buscando un refuerzo de jerarquía internacional en su posición.

Cristian Pavón: es del gusto de Russo y ha jugado los últimos partidos como titular, sin embargo su relación con el Consejo de Fútbol está rota. Tiene un año más de contrato y la idea es que tenga continuidad para volver a llamar la atención del mercado internacional y poder venderlo. Si llega una oferta que convenza, se irá.

Sebastián Villa: acaba de renovar su contrato hasta 2024 y su cláusula de rescisión asciende a los 30 millones de dólares. Si llega una buena oferta, lo cual podría suceder en las próximas semanas, será analizada.

De los jugadores del plantel más solicitados en las últimas ventanas de transferencias. Por diferentes cuestiones no se registró una venta, pero en las próximas semanas volverán a la carga por el colombiano desde el exterior. Acaba de renovar su vínculo en el Xeneize hasta 2024 y su cláusula de salida oscila en los 30 millones de dólares.

En consecuencia, hasta el final de mayo no habría novedades oficiales por Advíncula, que tiene contrato con Rayo hasta junio del 2022. Si Boca finalmente se lleva al peruano, deberá pagarle unos 2.000.000 de dólares al equipo español.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario