Leído

FRANCIA

#FIFAGate, el Pte del PSG enfrentará un juicio por presunta corrupción

Mar, 28/04/2020 - 5:10pm
Enviado en:
Por Urgente24

El presidente de París Saint Germain, el qatarí Nasser Al-Khelaïfi, enfrentará un juicio en septiembre próximo ante la justicia de Suiza por presunta corrupción ligada a la venta de los derechos televisivos de los mundiales 2026 y 2030, según informaron diferentes medios europeos. La Fiscalía General de Suiza acusó a Al-Khelaifi de incitar al ex secretario general de la FIFA Jerome Valcke “para cometer una mala administración criminal agravada” y obtener así la concesión de los derechos televisivos del Mundial y la Copa Confederaciones. En este sentido, Valcke es acusado de aceptar sobornos, de “varios cargos de mala administración criminal agravada y de falsificación de documentos”. Una tercera persona que no fue identificada también fue acusada de soborno y de incitar a Valcke a cometer un delito agravado de mala gestión.

El presidente de París Saint Germain, el qatarí Nasser Al-Khelaïfi, enfrentará un juicio en septiembre próximo ante la justicia de Suiza por presunta corrupción.
El presidente de París Saint Germain, el qatarí Nasser Al-Khelaïfi, enfrentará un juicio en septiembre próximo ante la justicia de Suiza por presunta corrupción.
Contenido

Mientras el mundo se mantiene en cuarentena por la pandemia del coronavirus, en mayo próximo se cumplirán cinco años del estallido del escándalo de corrupción que sacudió al fútbol mundial conocido como “FIFAGate” que terminó con la presidencia de Joseph Blatter al frente del máximo organismo rector del fútbol mundial. A poco de cumplirse este nuevo aniversario, el presidente de París Saint Germain, el qatarí Nasser Al-Khelaïfi, enfrentará un juicio en septiembre próximo ante la justicia de Suiza por presunta corrupción ligada a la venta de los derechos televisivos de los mundiales 2026 y 2030, según informaron diferentes medios europeos.

El juicio dará comienzo el 14 de septiembre en Suiza, tras haber sido desestimados los recursos presentados por el equipo de abogados de Al-Khelaïfi en febrero pasado.

El máximo directivo del club francés, en donde juegan los argentinos Mauro Icardi, Ángel Di María y Leandro Paredes, también es el jefe del grupo de televisión BeIN Media.

La acusación recayó por ser parte de la investigación sobre la concesión de los derechos televisivos de los próximos Mundiales de fútbol y las Copas Confederaciones.  

La oficina del Fiscal General de Suiza presentó una acusación acusando a Al-Khelaifi de incitar al ex secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, “a cometer una mala gestión penal agravada”.

Sin embargo, el ejecutivo de fútbol y televisión de Qatar ya no se enfrenta a una acusación de soborno. Tras una investigación de tres años, la FIFA llegó a un “acuerdo amistoso” con Al-Khelaifi el mes pasado, declararon los fiscales, para retirar su denuncia penal relacionada con la concesión de los derechos de la Copa Mundial 2026 y 2030 a la emisora ​​qatarí BeIN Sports.

Nasser Al-Khelaifi es el jefe de BeIN Sports con sede en Doha y también miembro del comité ejecutivo de la UEFA.

Según el Fiscal General de Suiza, Valcke utilizó, entre 2013 y 2015, su influencia como secretario general de la FIFA “para influir a favor de los socios de los medios de su preferencia en los procesos de asignación de derechos de los medios, para Italia y Grecia, de diferentes Mundiales de Fútbol y Copas Confederaciones de la FIFA, de 2018 a 2030”.

La investigación reveló también que Jerome Valcke obtuvo beneficios indebidos de los dos acusados. El ex número dos de la FIFA recibió así, según la justicia suiza, el reembolso de un depósito de aproximadamente 500,000 euros que había pagado a terceros por una villa en Cerdeña, tras la compra de la misma villa por Al-Khelaifi, a través de una empresa.

Valcke, también suspendido por la FIFA por 10 años por otros actos de corrupción, también recibió del tercer hombre tres pagos por un valor total de 1,25 millones de euros a su empresa Sportunited Sarl y es acusado por el Fiscal de haberse “enriquecido ilegalmente” y de no haber comunicado las “ventajas” recibidas en la FIFA, “comportándose así de manera contraria a sus deberes en el marco de su actividad de secretario” general “de la organización”.

Por otro lado, la sospecha de que Jerome Valcke aceptó un reloj de lujo que Nasser Al-Khelaifi le ofreció a cambio de ejercer su influencia como secretario general de la FIFA no fue demostrada. Como resultado, se emitió una orden de abandono de procedimientos en relación con este asunto en febrero de 2020.

Los tres están acusados de instigación a la gestión desleal, falsificación de documentos y corrupción pasiva.