Leído

INTERNACIONAL

Denunciaron que desaparecieron los restos del avión en el que murió Emiliano Sala

Mie, 06/11/2019 - 9:40pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Un grupo de investigadores denunció este miércoles (06/11) que desaparecieron los restos del avión que transportaba al futbolista argentino Emiliano Sala que se estrelló contra el Canal de la Mancha. Matthew Reeve, en representación de la familia Sala, declaró que tomaron la decisión de llevar a cabo la búsqueda después de que la División de Investigación de Accidentes Aéreos (AAIB) decidiera que no era necesario volver a visitar la escena del accidente o recuperar los restos. Sala, de 28 años, fue encontrado sin vida junto con los restos del avión, sumergido a 67 metros bajo el nivel del mar al norte de la isla de Guernsey, entre Francia e Inglaterra. El avión Piper PA-46 Malibu perdió contacto con la torre de control durante la noche (hora del Reino Unido) del lunes 21 de enero luego de salir desde Nantes, Francia, con destino a Cardiff, Gales.

Un grupo de investigadores denunció este miércoles (06/11) que desaparecieron los restos del avión que transportaba al futbolista argentino Emiliano Sala que se estrelló contra el Canal de la Mancha.
Contenido

El represente de la familia del futbolista argentino Emiliano Sala, Matthew Reeve, denunció este miércoles (06/11) que “los restos de la aeronave ya no están presentes cerca de la ubicación y es posible que algunos restos de la aeronave no permanezcan en su lugar por mucho tiempo”.

Reeve declaró que tomaron la decisión de llevar a cabo la búsqueda después de que la División de Investigación de Accidentes Aéreos (AAIB) decidiera que no era necesario volver a visitar la escena del accidente o recuperar los restos.

“La familia no está de acuerdo con la decisión de no rescatar los restos. Los restos de la aeronave ya no están presentes cerca de la ubicación y algunos restos que podrían ser restos de la aeronave pueden no permanecer en su lugar por mucho tiempo”, afirmó Matthew Reeve.

El forense Rachael Griffin le preguntó al AAIB por qué el avión no se estaba recuperando, ya que los resultados toxicológicos de una autopsia mostraron que Sala tenía monóxido de carbono en el torrente sanguíneo.

Geraint Herbert, inspector senior de la AAIB, señaló que la decisión de no recuperar los restos se había tomado porque consideraba que había identificado problemas de seguridad sin la necesidad de examinar más a fondo el avión estrellado, según contó Skysports. 

Luego de arduos trabajos, el 6 de febrero la AAIB informó que habían rescatado el cuerpo hallado dentro de la aeronave (que hasta ese momento se desconocía si era el de Sala o el del piloto David Ibbotson) y que de esa manera concluían las labores en el lugar.

“Desafortunadamente, los intentos de recuperar los restos de la aeronave no tuvieron éxito antes de que las malas condiciones meteorológicas obligaran a detener las operaciones. El pronóstico del tiempo para el futuro previsible es deficiente y, por lo tanto, se tomó la difícil decisión de finalizar la operación. El cuerpo está siendo llevado a Portland para ser pasado al cuidado del forense de Dorset”, señalaba el documento.

Lo cierto es que como los restos ya no están en el lugar, debido a que las corrientes marinas lo han arrastrado hasta otro punto incierto, es imposible volver a descender para encontrar nuevas pruebas en caso de que las imágenes captadas en febrero sean insuficientes para llegar a una conclusión. 

Con respecto al trabajo forense, sí se determinó la causa de la muerte del futbolista. La autopsia estableció que la causa de la muerte fueron “las lesiones en la cabeza y tronco”, producto del impacto. El informe se dio a conocer en un breve anuncio a la prensa llevado a cabo en Bournemouth, ciudad en cuyo puerto amarró el jueves el barco Geo Ocean III, dispuesto por Reino Unido y encargado del rescate.

Pero lo más relevante fue el descubrimiento que se hizo en agosto, cuando “las pruebas toxicológicas en la sangre del pasajero mostraron un nivel de saturación de carboxihemoglobina (COHb) del 58%, producto de la combinación de monóxido de carbono (CO) con hemoglobina, la molécula de la proteína que transporta el oxígeno ubicado en los glóbulos rojos”. En aquel informe de la AAIB se aclaró que esos niveles son “potencialmente mortales”.

Sala, de 28 años, fue encontrado sin vida junto con los restos del avión, sumergido a 67 metros bajo el nivel del mar al norte de la isla de Guernsey, entre Francia e Inglaterra.

El avión Piper PA-46 Malibu perdió contacto con la torre de control durante la noche (hora del Reino Unido) del lunes 21 de enero luego de salir desde Nantes, Francia, con destino a Cardiff, Gales.

Financiado por el aporte privado recibido por la familia de Emiliano Sala para proseguir la búsqueda del futbolista desaparecido, el equipo de Mearns desplegó un pequeño barco de 19 metros en una zona del Canal de la Mancha, cercana a la isla de Guernsey.

Los investigadores, ayudados por un radar, encontraron los restos del aparato, que posteriormente fue filmado por robots submarinos enviados desde un barco de mayor tamaño enviado por las autoridades británicas para participar en las labores de búsqueda.

Nueve días después de la desaparición del avión aparecieron restos de la aeronave en una playa francesa, lo que permitió acotar la zona de búsqueda y llevó a las autoridades británicas a enviar un barco al lugar, que colaboró con el equipo privado.

Emiliano Sala, que nunca jugó profesionalmente en Argentina, realizó toda su carrera en el fútbol de Francia y había sido adquirido por el Cardiff FC, de la Primier League inglesa, en 18 millones de euros con contrato hasta 2022.

La muerte de Sala generó una gran congoja en el fútbol mundial y fue recordado con un minuto de silencio en ligas importantes como Inglaterra y Argentina.