Leído

La Guerra de Vietnam regresa a metros de París

Mar, 19/01/2021 - 12:16pm
Enviado en:
Por Urgente24

Tran To Nga, franco-vietnamita con una carrera excepcional, demanda en Essone (región de Isla de Francia, capital París), a Dow Chemical y otras empresas por haber suministrado al ejército estadounidense plaguicidas ultratoxicos previamente derramados en Vietnam.

76ac3c3f0be6cb5ac2b5031524044a4e.jpg
Contenido

Tran To Nga creció en una Indochina que se oponía cada vez más abiertamente al colonizador francés. En las siguientes décadas, ella se involucró en la guerra de Vietnam, cuenta Martine Valo en Le Monde.

El 5 de enero de 1966, con más de 200 jóvenes, caminó a través de selvas y montañas, por el sendero Truong Son, rebautizado sendero “Ho Chi Minh”, más de 1.000 kilómetros. Su objetivo: "liberar", con sus compañeros comunistas del norte, la parte sur del país, ocupado por 180.000 soldados estadounidenses. 

En 2014, ella presentó una denuncia contra Monsanto (ahora absorbida por la alemana Bayer), Dow Chemical y algunos otros gigantes agroquímicos estadounidenses.

El 25/01/2021, después de 6 años de escaramuzas entre abogados, audiencias procesales y aplazamientos, el tribunal judicial de Evry-Courcouronnes (Essonne) examinará el fondo del litigo que se remonta a la Guerra de Vietnam. 

Ella acusa a los laboratorios de haber proporcionado a las tropas estadounidenses sustancias para contaminar gran parte del territorio de Vietnam y de su vecino, Laos, durante mucho tiempo.

El cáncer

En 10 años, de 1961 a 1971, más de 80 millones de litros de defoliantes tóxicos fueron arrojados desde aviones y helicópteros sobre más de 2 millones de hectáreas de la antigua Indochina, para evitar que los enemigos de los estadounidenses se escondieran allí.

Uno de estos herbicidas es famoso: el "agente naranja", por las bandas de color pintadas en sus tambores de almacenamiento. En 10 años se esparcieron 46 millones de litros. 

Los cientos de kilos de dioxinas que contenía contaminaron el agua y la vegetación; el veneno descendió al suelo y se infiltró gradualmente en la cadena alimentaria -verduras, frutas, leche, carne…- sembrando enfermedades y muerte por generaciones. 

Al final de la guerra, muchos combatientes -vietnamitas pero también estadounidenses- se llevaron esta maldición a casa sin saberlo, al igual que quienes luego trabajaron en las áreas contaminadas, o en los sitios donde el 'agente naranja' se había almacenado. 

El cáncer se han multiplicado en personas que han estado en contacto directo con este producto, y luego en sus descendientes.

El herbicida es un potente disruptor endócrino conocido por acumularse en la grasa. 

Las mujeres lo transmiten a sus bebés al amamantar. 

Es particularmente dañino para los niños que están expuestos durante su desarrollo en el útero. 

Martine Valo, en Le Monde: "Hoy, en la 4ta. generación, aún nacen bebés con patologías graves, físicas y mentales. Llegan al mundo hidrocefálico, privados de brazos, incapaces de desarrollarse, pararse y caminar, sordos, ciegos, sacudidos por movimientos desordenados, afectados por tumores externos ... La proporción de abortos espontáneos se ha disparado en determinadas regiones después de la década de 1970. El 'Agente Naranja' ya se ha cobrado millones de vidas, y nadie sabe cuándo habrán terminado los vietnamitas de sufrir esta guerra química."

Un relato

“Durante mucho tiempo, las familias escondieron a los niños gravemente discapacitados como si fueran el signo de la mala suerte. El vínculo con el Agente Naranja sólo apareció realmente en la década de 1990 ”, informan Alain Bonnet y Jocelyne Commaret, miembros de la Asociación Republicana de Veteranos, que trabaja para Van Canh Friendship Village, cerca de Hanoi, uno de los centros para veteranos enfermos y niños con discapacidades que reciben capacitación.

En 1975, cuando "los vientos inciertos de la liberación" resultaron ser menos idílicos de lo esperado para la Sra.  Tran, se le confiaron varias funciones de supervisión en la enseñanza. Pero con el paso de los años, la ex "resistente", que dice no ser comunista, se siente "en la mira" de las autoridades. 

En 1992, solicitó la jubilación anticipada, creó una pequeña agencia de viajes, especialmente para los ex soldados franceses que deseaban volver a ver “Indochina”, y de pronto se involucró con orfanatos, se dio cuenta de la devastación del 'Agente Naranja' en los niños y se dio cuenta de que ella misma había sido una víctima.

Resulta que en 1966, un avión estadounidense sobrevoló Cu Chi, el centro estratégico de las fuerzas de liberación, y derramó una especie de nube blanca, una lluvia pegajosa, sobre el área, un poco como lo haría un Canadair. Tran To Nga recuerda el olor acre, la humedad y los polvos que la cubrían y la hacían toser. 

“Fue desagradable, muy repugnante”, dice al recortar. "Y luego, me lavé, no pensé más en eso, había tantos eventos sucediendo en un día de guerra..." Más tarde llegaron el cáncer de mama, diabetes, tuberculosis… Las patologías de Tran To Nga son numerosas. 

"Todos estábamos convencidos de que la naturaleza renacería una vez terminada la guerra", recuerda en su biografía 'Mi tierra envenenada', escrita con Philippe Broussard, periodista de Le Monde. 

Pero no sucedió. "Una extraña vegetación gigante creció después, allá arriba. Lo llamamos 'pasto americano'. Los árboles se están consumiendo, despojados de sus hojas contaminadas." 

También piensa que probablemente esto fue lo que provocó, tres años después, la muerte de su primera hija, Viêt Hai, de pocos meses. “Era una bebé encantadora y, unos días después de nacer, su piel comenzó a pelarse en pedazos. No pude abrazarla porque tenía problemas para respirar. Las mujeres en el campamento susurraron que fue mi culpa, un castigo por mis acciones en una vida anterior… ”

Posteriormente, Tran To Nga tuvo 2 hijas y varios nietos más. “Mi segunda hija tiene asma, necesita una máquina de oxígeno en casa; el tercero, nacido en prisión en 1974, se volvió obeso por los efectos de las dioxinas, una de mis nietas nació con problemas cardíacos. Existen muchas patologías propias: cáncer de mama, diabetes tipo 2, hipertensión, tuberculosis, por no hablar de una anomalía genética, la alfa-talasemia, que provoca fatiga".

Una batalla desigual

Para todas las víctimas, la última esperanza de que se reconozcan sus prejuicios descansa en esta decisión de la justicia francesa. No hay más demandas contra empresas de agroquímicos, que estaban al tanto de la toxicidad de los productos vendidos al ejército estadounidense. 

En 1984, USA otorgó US$ 180 millones a algunos de sus propios veteranos, también hartos de los pesticidas que se manipularon descuidadamente durante la guerra. Sus antiguos adversarios no consiguieron nada.

En Evry, la batalla promete ser desigual e incierta. 

20 abogados deberían disponer de 4 horas en total para defender el caso de las 14 empresas que quedan asignadas en este caso durante la audiencia del 25 de enero.  

Los defensores de la Sra. Tran tendrán 1 hora y media. 

“Amélie Lefebvre, Bertrand Repolt y William Bourdon han estado trabajando en mi expediente durante años, ¡de forma voluntaria! Cuando me metí en este negocio, éramos como los tres mosqueteros, ahora somos miles en esta pelea", se regocija.

Desde Vietnam, donde ahora es recibida al más alto nivel del Estado, hasta Francia, donde inspiró a los jóvenes del 'Colectivo de Dioxinas de Vietnam' a organizar en agosto 2020 una sesión de 36 horas seguidas de testimonios en Internet, ella cuenta con un amplio apoyo. 

"A menudo la gente me pregunta qué espero de este juicio… Si nuestro objetivo fuera ganar mucho dinero, tal vez sería una pérdida. Pero si se trata de dar a conocer la tragedia del 'Agente Naranja' en todo el mundo ... entonces con este proceso educativo, único, político e histórico, podemos avanzar", concluyó.