Leído

CÓCTEL DONDE SE MEZCLAN VENEZUELA, CASA BLANCA Y FMI

La caridad (petrolera) bien entendida empieza por casa (YPF)

Jue, 09/01/2020 - 1:56pm
Enviado en:

Alberto Fernández pivotea sobre México para equilibrar la posición argentina respecto de Venezuela, que la Casa Blanca dé luz verde para seguir adelante la negociación con el FMI que abra las puertas al país a una reestructuración de la deuda con los llamados mercados voluntarios de crédito y poder habilitar Vaca Muerta a las inversiones que quedaron en suspenso mediante la sanción de una ley de blindaje en las sesiones ordinarias de marzo. La crisis de USA con Irán repercute en la cotización internacional del petróleo, lo cual entraña para Argentina una buena y una mala noticia: la 1ra, que mejora la ecuación precio-costo de la extracción de crudo (tanto shale como convencional) a las compañías, y la 2da es que acumula un atraso de 13% en los surtidores domésticos, luego de la intervención de campaña de Mauricio Macri. Por representar más de la mitad de todo: upstream (producción), midstream (transporte) y downstream (refinamiento), pero también inversiones, el rol de YPF es prioritario en la definición de la que será política energética de la Administración Fernández. El congelamiento preelectoral de las naftas hizo que le dejaran de ingresar $1.200 millones, y desde el presidente Guillermo Nielsen para abajo, en la petrolera de bandera piden a gritos que sean recompuestos los valores internos a fin de zanjar el atraso. Se viene en consecuencia una suerte de alquimia entre pesificación y dolarización. La rebaja del 12 al 8% en las retenciones a la exportación pretenden que sea móvil, acompañando los vaivenes del dólar Brent versión argenta. El blindaje a las inversiones por ley que les fuera prometido a las compañías con intereses en Vaca Muerta quedará recién para después de marzo.   

Contenido

Ni Jair Bolsonaro ni Nicolás Maduro: Andrés Manuel López Obrador. Ni Grupo Lima ni Parlasur: comunicado propio de Cancillería, en el que toma distancias de definir al gobierno de Venezuela como "régimen dictatorial" pero a la vez califica de "inadmisible" que haya prohibido a Juan Guaidó ingresar al Parlamento.

El viaje que había hecho Alberto Fernández a México ya como Presidente electo se refleja en cada decisión de política exterior que ha ido adoptando ya instalado en la Casa Rosada. 

Detrás de ese precario equilibrio conque intenta neutralizar las presiones de Washington para alinearse al eje latinoamericano que le responde y las del kirchnerismo duro para enfrentarlo asoman 2 temas cruciales para la Administración Fernández: la reinserción financiera del país en los mercados voluntarios de deuda y el desarrollo del potencial que encierra Vaca Muerta.    

El plazo que se dio para encaminar los cimientos económicos internacionales sobre los que se apoyará la gestión presidencial se extenderá al menos hasta fines de marzo y la primera etapa la constituye la misión que la semana próxima encabezará Sergio Chodos a la sede del Fondo Monetario Internacional para llevarle a la directora gerenta, Kristalina Georgieva, y al ejecutivo designado tratar el caso argentino, el venezolano Luis Cubeddu, una propuesta de pago del crédito stand-by, del que se llevan desembolsados US$44.000 millones, a tasas más bajas y plazos más extendidos.

Los entendidos asumen que no será una negociación fácil y que mientras corre el reloj habrá teléfono rojo entre la Casa Blanca y el organismo multinacional. 

En el tiempo que insuma llegar a un acuerdo, el Banco Central tendrá que pagar de la caja de las reservas los cupones de renta de los bonos a medida que los acreedores se presenten a tocar el timbre en las fechas de vencimiento… Y así hasta que haya con qué.

El recambio presidencial argentino se dio en el marco de una suba del barril de petróleo a nivel internacional del 15% durante todo 2019, que además de desnudar un atraso del precio interno dolarizado de los combustibles en el país (fruto del congelamiento preelectoral) por otro lado les mejoraba a las petroleras la ecuación internacional para explotar Vaca Muerta y generar excedentes para exportar.  

Tras el ataque de USA a Bagdad y el asesinato al general Qassem Soleimani, el crudo Brent del Mar del Norte, nuestra referencia, se disparó 4% y alcanzó los US$ 69,50 por barril, que agrega 12% adicional al repunte que ya traía, con la perspectiva de seguir escalando a medida que el conflicto afecte al Golfo Pérsico, donde costean 6 de los 11 mayores países productores.

Estimaciones como la de la consultora Eurasia Group pronostican que el barril podría mantenerse en torno a los US$70 y hasta alcanzar los US$80 si se comprometen los campos petroleros del sur de Irak o si Irán bloquea los envíos comerciales.

Si bien aún estarían lejos de los alrededor de US$ 100 el barril de 2013, cuando YPF firmó el convenio con Chevron como puntapié inicial de la explotación del megayacimiento, la reducción que hubo desde entonces en los costos de producción de los US$ 14 de 2012 a US$8 actuales mejoró la ecuación para las petroleras, al punto tal que por ejemplo Shell “invierte” la productividad ganada en la curva de aprendizaje que trae de América del Norte.
 
Petrolera de bandera, abanderada

Precisamente, desde el arranque en la explotación del shale, la petrolera de bandera aportó el 58% de la inversión total en no convencionales de US$ 19.085 millones acumulada desde entonces. Y en la producción pasó de ocupar el 84% de 469 mil m3 que tenía en 2014 a 46% de los 3,82 millones de 2019, 8 veces superior a la de 5 años atrás.

De ahí que un relanzamiento de Vaca Muerta, como el que se propone el actual gobierno, comenzó por pasar revista a YPF, para lo cual el CEO, Daniel González, se reunió con el subsecretario de Hidrocarburos, del área energética nacional, Juan José Carbajales, con 2 temas resaltados en la agenda:

** Qué hacer con el atraso del 13% que actualmente registra el valor de las naftas y gasoil en el mercado interno, cuya consecuencia sería una merma de $1.200 millones en los ingresos de la compañía;
** Cómo se replantearán los precios del gas en boca de pozo y los estímulos para extraer petróleo, que según la plana de YPF tendría que abarcar también al convencional.

En todo caso, concluyen, la convergencia de los valores que se estipulen tanto para los pozos no convencionales (shale) como los tradicionales sería condición sine qua non previa a un proyecto de ley de blindaje de la actividad hidrocarburífera, como el que se presentaría en el Congreso en las sesiones ordinarias.

YPF llega a esta instancia produciendo menos gas que en 2015 y un 1% más de crudo, pero gracias a los proyectos heredados de la renacionalización. Su retroceso por cuenca y provincia es casi generalizado, de modo que ha empezado a reconsiderar la estrategia de las inversiones, siendo que el 81% de la producción de petróleo proviene de yacimientos convencionales y obtiene el 51% de la oferta La declinación de esos campos -14% anual- atenta contra Vaca Muerta, que debería compensar desembolsos menores a 2018 y 2019.

Los indicadores del último tramo del 2019 preanuncian un “planchazo” de la producción y cifras negativas en los primeros meses del 2020, razón por la cual los inversores aguardan señales desde el nuevo gobierno. 

La primera reacción de Alberto Fernández fue bajar las retenciones del 12% al 8%, y se analiza la posibilidad de ir hacia un esquema móvil que se ajuste según la cotización global del crudo, aunque tropieza con la convicción de un sector del gobierno de pesificar la energía.

De todos modos, la decisión de activar proyectos convencionales está en marcha y ya fueron reestudiados 246, de los cuales 67 se completaron, 44 se encuentran en curso de evaluación y faltan 135. 

Con estos proyectos convencionales YPF reúne 14.000 metros cúbicos diarios, de ahí que se esté poniendo el acento en la optimización secundaria e identificación de terciaria con polímeros en Chihuido de Sierra Negra, donde se consiguió 20% más de extracción y por recuperación secundaria se harán 200 pozos en 3 años, y también cobra mayor ritmo productivo la cuenca del golfo de San Jorge.

Respecto del shale oil la producción fue in crescendo hasta los 155.891 barriles diarios -según la última estadística disponible por Neuquén-, si bien en los próximos meses se notará el impacto del decreto de necesidad y urgencia 566 que provocó que las operadoras redujeran los equipos perforadores en Vaca Muerta de 53 a apenas 36 en noviembre, con la secuela de despidos y suspensiones que trajo aparejada.

En diciembre, las etapas de fractura en Vaca Muerta volvieron a desplomarse: 470 en todas las áreas no convencionales, 60 menos que un mes antes. 

Por el lado de la producción de gas, en noviembre disminuyó el 11,97% con respecto a octubre, aunque en comparación con el mismo mes del año anterior tuvo un incremento del 1,62%.