ANÁLISIS nacionalismo > nacionalismo patriotero > Argentina

LA CULPA ES DEL OTRO

El nacionalismo traumático, un As bajo la manga kirchnerista

El nacionalismo patriotero, o mejor dicho el patriotismo ciego, es aterrador para aquel que emite una crítica hacia su país. El As del kirchnerismo.

En varias partes del mundo, y sobre todo por figuras como Donald Trump en USA y Recep Tayyip Erdogan en Turquía, viene produciéndose un auge de lo que se denomina como "nacionalismo patriotero". La nación por sobre el individuo particular. Hace falta tan solo una crítica hacia la misma para recibir la etiqueta de "antipatria". Tal vez este nacionalismo patriotero lo vemos muy alejado de Argentina pero para sorpresas de muchos (o tal vez no) sucede todo lo contrario.

Hamza Bangash es un cineasta canadiense-pakistaní que en todas sus películas critica, directa o indirectamente, el nacionalismo patriotero.

"Existe la opinión de que si eres patriota, no puedes decir nada negativo sobre tu nación... Si estás informando de hecho sobre incidentes horribles que podrían estar sucediendo en tu país, se dice que estás difamando a la nación", dijo al sitio de noticias Al Jazeera.

Eso, para él, es lo más aterrador del patriotismo ciego: la defensa contra cualquier respuesta crítica al estado.

Cuando no tienes un pensamiento crítico, creas dictadores y fascistas. Esa es una cultura que se ha cultivado durante mucho tiempo en el sur de Asia. Es algo con lo que nos ocupamos todos los días Cuando no tienes un pensamiento crítico, creas dictadores y fascistas. Esa es una cultura que se ha cultivado durante mucho tiempo en el sur de Asia. Es algo con lo que nos ocupamos todos los días

Este nacionalismo patriotero esta muy asociado a lo que nosotros conocemos como "orgullo argentino": un nacionalismo patológico que combina soberbia y paranoia. Cuántas veces hemos escuchado decir que los argentinos podríamos ser los mejores del mundo, pero los enemigos de afuera (o de adentro) nos lo impiden. Esta soberbia tiene origen en el orgullo de aquellos tiempos en los que Argentina era "el granero del mundo", cuando la economía crecía y competía con las más dinámicas a nivel mundial y las instituciones democráticas estaban fuertemente arraigadas.

En algún momento del siglo XX estas certezas comenzaron a convertirse en frustraciones y dieron origen a esa soberbia y paranoia.

El orgullo argentino sufrió el mayor de los cachetazos en la guerra de Malvinas. Y nos quedó, además de un nacionalismos patriotero, un nacionalismo un poco traumático.

Siempre había alguien, ajenos a nosotros, que era responsable de que nuestro destino de grandeza no se concretara: el imperialismo, el comunismo, el Fondo Monetario Internacional, los fondos buitres, la oligarquía rural, los grandes poderes mundiales y, en su momento, los ingleses personificados en la también nacionalista Margaret Thatcher.

El "ser nacional" creció en el siglo XX, acunado por el Ejército, la Iglesias (definiendo a Argentina como una "Nación Católica") y el peronismo que transformó sus "verdades" en Doctrina Nacional. Quien pudiera manipular este común sentido nacional manejaría un poder político enorme y tendría recurrentemente ese As bajo la manga: las papas queman pero la culpa es de otro.

Luego de la crisis del 2001 llegó ese alguien que supo usar este nacionalismo como una gran herramienta política: el kirchnerismo, con su práctica y discurso nacionalista echándole siempre la culpa al de afuera, hasta el día de hoy. Si no son las corporaciones locales, es la "oligarquía" rural, o la justicia, o el FMI, o la oposición o la pandemia. Todos "antiargentinos". Son todos estos quienes quieren vernos hundidos, quienes no quieren que volvamos a ser aquel país que competía mundialmente con otros Estados. No olvidemos, como dijo Bangash, que lo más aterrador es el patriotismo ciego.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario