Leído

NUEVA RESPONSABILIDAD EMPRESARIA

FT reclama un capitalismo diferente

Lun, 30/03/2020 - 10:41am
Enviado en:
Por Urgente24

El diario británico Financial Times publicó un editorial el lunes 30/03 advirtiendo que el nuevo escenario económico-social es la oportunidad de un imprescindible nuevo contrato social que modifique las relaciones entre empresas, empleados y Estado. La multimillonaria ayuda del Estado a las empresas para que sobrevivan no sólo provocará una mayor presencia del Estado en la economía sino debería involucrar más a las empresas en un vínculo moral con sus empleados. FT se refiere al caso británico pero sin duda esto es aplicable también a la Argentina y otros países. Es decir que la RSE (responsabilidad social empresaria), que se practicaba en teoría hacia afuera de las empresas, debería ser reconvertida para que trabaje hacia adentro. Aquí el texto de FT:

Una consecuencia de la pandemia: Un nuevo contrato social entre el Estado, las empresas y los trabajadores.
Una consecuencia de la pandemia: Un nuevo contrato social entre el Estado, las empresas y los trabajadores, reclama Financial Times.
Contenido

Las crisis hacen reputaciones, o las destruyen. Uno de los resultados duraderos de la crisis financiera de 2008 fue la elección de los banqueros del mundo como villanos por su participación en el colapso del sistema bancario. La pandemia de salud actual es de una magnitud diferente, y las grandes empresas no tienen la culpa. Sin embargo, lo que importa es la respuesta del capitalismo a la crisis. Las empresas se dividirán en dos campos: 

** las que trataron bien al personal y otros, y 
** las que trataron de aprovecharse.

Antes de que el coronavirus se apoderara de las economías, los líderes empresariales habían prometido adoptar un nuevo tipo de capitalismo más solidario. La Business Roundtable, un organismo que representa a los directores ejecutivos de algunas de las compañías más grandes de USA, dijo en 2019 que eliminaría el credo de "primer accionista" que ha impulsado el capitalismo durante las últimas cinco décadas. En cambio, ahora las empresas deben tener en cuenta otras partes interesadas. Nadie podría haber previsto la devastadora emergencia financiera y de salud de hoy, pero si los líderes empresariales no dan un paso adelante, entonces la pregunta seguramente debe ser: ¿lo harán alguna vez?

Es temprano pero muchas empresas ya han participado, ofreciendo a los empleados afectados un pago por enfermedad. Algunos CEOs han acordado recortar sus salarios. También han surgido algunos villanos. En el Reino Unido, Tim Martin, fundador de la cadena de pubs JD Wetherspoon, y Mike Ashley, propietario de Sports Direct, han sido criticados por tratar de mantener abiertos sus respectivos negocios. Ashley emitió una disculpa poco característica el viernes, reconociendo que su postura había sido "mal juzgada". Pero fue un mea culpa que no habrá hecho mucho para restaurar la reputación de la compañía, y Ashley parece culpar a los medios tanto como a sí mismo. El fabricante estadounidense de drogas Gilead también se vio obligado a hacer un cambio, renunciando a todos los beneficios de "droga huérfana" para un posible tratamiento de coronavirus después de una violenta reacción inicial de la opinión pública.

Es demasiado pronto para decir si se recordarán estos errores. Sin embargo, subrayan las dificultades que enfrentan los negocios. La velocidad y escala de la emergencia ha tomado a todos por sorpresa. Los directores ejecutivos deben seguir una línea muy delgada entre proteger a sus empleados y mantener solventes a sus empresas. La dura realidad es que muchas compañías no sobrevivirán, y no tiene mucho sentido mostrar compasión a los empleados si mata a la compañía que los emplea. Hay muchas decisiones importantes que se encuentran entre los extremos. En el Reino Unido, por ejemplo, los bancos están bajo presión para eliminar los pagos de dividendos que vencen.

Una de las consecuencias de la pandemia debe ser un rediseño de la relación entre las empresas y la sociedad. Las enormes sumas de dinero comprometidas por el gobierno del Reino Unido y otros para apoyar a las empresas inevitablemente conducirán a un papel más importante del Estado. Esto no debería convertirse en la norma una vez que el virus disminuya. Pero, tal como dice un nuevo informe del grupo de expertos de la Social Market Foundation, exige reciprocidad por parte de las empresas, y que, con el tiempo, debería conducir a un "nuevo contrato social" entre las empresas, el gobierno y la sociedad británica. El informe argumenta acertadamente que este nuevo acuerdo debe codificar los estándares a los que deben adherirse las empresas para justificar el apoyo que recibe del público para operar, no solo ahora, sino en el futuro.

Las empresas no deberían considerar esto como otra carga, sino como una oportunidad para recuperar la confianza del público. Paul Polman, el ex director ejecutivo de Unilever, tiene razón al pedir a los dueños de negocios que mantengan a las compañías con un estándar moral más alto. El esfuerzo de recuperación global requerirá que todas las partes de la sociedad trabajen juntas. Las empresas deben desempeñar su papel.