Leído

AVATARES DEL NUEVO GOBIERNO

Comodoro Py, un tema que provoca intenso debate cerca del Presidente

Dom, 15/12/2019 - 8:06pm
Enviado en:
Por Urgente24

La reforma judicial es una asignatura pendiente de la Argentina. Cuando Carlos Menem iniciaba su 2do. mandato, se afirmó que la primera reforma estructural a afirmar para darle consistencia a la Convertibilidad (que era mucho más que la paridad cambiaria fija, ya por entonces un error) era conceder transparencia al Poder Judicial. Desde entonces, es un tema 'tabú', que siempre se estanca. La intentó y no pudo Néstor Kirchner. La intentó y colapsó Mauricio Macri, en parte porque había que destrabar su propia condición de Presidente procesado, en diciembre de 2015. Si Alberto Fernández lo consigue, habrá cambiado la historia pero no es tan sencillo, evidentemente:

"La ministra de Justicia, Marcela Losardo, socia y amiga del Presidente desde sus tiempos de estudiantes, cuestiona los proyectos y las designaciones que pretende Béliz. Ella sí ha pasado estos años aquí, conoce el paño e intenta evitarle un paso en falso tan grave como innecesario."
poder-judicial.jpg
Contenido

"(...) Al concluir en la UIA, Cinosi se acercó a Fernández:

—Alberto, tenemos que hablar— le dijo.

—Yo no tengo nada que hablar con vos— fue la respuesta.

—Pero somos amigos— insistió, sin un buen registro de la situación.

—Un amigo no se porta como te portaste vos— y siguió su camino.

(...) La embajadora de Israel, Galit Ronen, solicitó una audiencia con el canciller Felipe Solá, e informó que asistiría acompañada por Montoto. La respuesta oficial fue que no se admitirían terceras personas en la reunión solicitada. Igual que Cinosi con Alberto Fernández, Montoto intentó un diálogo personal con Solá, en el que utilizó el mismo argumento:

—Tenemos que hablar, yo sólo quiero ayudar.

La respuesta fue parecida:

—El canciller no necesita ayuda de nadie para hablar con los embajadores. (...)".
Horacio Verbitsky,
El Cohete a la Luna

 
Muy divertido, aunque habrá que esperar confirmación, el relato del presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky, director de la web El Cohete a la Luna e influyente en sectores judiciales y el Mundo K, acerca de las dificultades de portadores de influencia durante la Administración Macri:

** Gustavo Cinosi, al parecer representante de la inteligencia estadounidense (¿cómo fue que resultó tan cercano a Julio De Vido y a Carlos Zannini en los días K? Buena pregunta), y

** Mario Montoto, presidente de la Cámara de Comercio Argentino-Israelí aunque también facilitador de relaciones con la inteligencia israelí, aparentemente (extremadamente cercano a Daniel Scioli en los días K, ya por entonces socio de Daniel Hadad en Infobae.com, según su propio relato). En este caso, Verbitsky tiene sus propias diferencias con Montoto por el origen común en la organización Montoneros. Por lo tanto, es implacable. Habrá que ver si, a través de la ministro de Justicia, Marcela Losardo, Montoto no consigue 'arrimar el bochín'.

Precisamente lo más interesante de Verbitsky es el fragmento sobre las cuestiones de la Justicia. El domingo 08/12 él quedó mal parado porque propuso una ampliación de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que no avala -al menos por ahora- el jefe del Ejecutivo, Alberto Fernández. El domingo 15/12, Verbitsky volvió a la carga:
 
"(...) Salvo que a corto plazo se produjeran vacantes, cosa que no puede descartarse, no hay otra solución que ampliar el número de miembros de la Corte, una idea que no es atractiva para Fernández, pero que la realidad va imponiendo.

El Obispo de Rafaela (N. de la R.: Ricardo Lorenzetti), quien promete lealtades con el puñal en la liga, llamó a distintos jueces, para que el encuentro en Resistencia de la Junta de Presidentes de Cámaras Nacionales y Federales respondiera con dureza a los señalamientos presidenciales. No tuvo éxito, porque los jueces del interior escapan como de la peste que se los identifique con los del Estado libre asociado de Comodoro Py. En vez de patalear por el discurso de Alberto, demandaron más recursos.

Otra cosa ocurre en el barrio del Retiro: la Cámara Federal de la Capital reeligió como presidente a Martín Irurzun, jefe del Sistema de Escuchas y Filtraciones que Macrì delegó en la Corte Suprema y firmante del texto de Lorenzetti por el cual los ex funcionarios procesados deberían padecer prisión efectiva antes de ser juzgados.

Como jefe supremo de la República Autónoma del Cuarto Piso, instó a los jueces federales a avanzar en causas por corrupción contra Cristina y les prometió protección, mensaje que ratificó en público con su foto entre el doctor Glock y el carcelero de Lula, Sergio Moro.

En otro acto oficial dio por sentado que el ex fiscal Natalio A. Nisman había sido asesinado, cosa que no surgía del expediente, y presentó su muerte como un ejemplo de impunidad. Permeable a las sugerencias de la 'embajada', orientó al fuero federal hacia lo que llamó la lucha contra la corrupción y el narcotráfico, definición de política criminal que no compete a la Corte. Todas esas medidas fueron instrumentadas para desestabilizar al anterior gobierno peronista.

En una notable coincidencia, el viernes 13 la Corte Interamericana de Justicia informó que el lunes 9 condenó al estado de Argentina por la «vulneración a la libertad personal y a la presunción de inocencia por la detención ilegal y arbitraria en perjuicio del ciudadano Raúl Rolando Romero Feris».

El Tato Romero Feris, ex gobernador de Corrientes, estuvo detenido sin condena entre agosto de 1999 y septiembre de 2001, bajo cargos de administración fraudulenta, enriquecimiento ilícito, peculado, abuso de autoridad, defraudación, malversación de caudales públicos, entre otros.

La Corte Interamericana entendió que únicamente deben ser consideradas como finalidades legítimas de la prisión preventiva, aquellas que están atadas directamente con el desarrollo eficaz del proceso, es decir, que estén vinculadas con el peligro de fuga del procesado (directamente establecido en el artículo 7.5 de la Convención Americana) y aquella que busca evitar que el procesado impida el desarrollo del procedimiento.

A su vez, la Corte consideró que la prórroga de la privación de la libertad impuesta a Romero Feris fue arbitraria, y vulneró el principio de presunción de inocencia, toda vez que los criterios con base en los cuales se fundamentó la finalidad legítima de “peligro de fuga”, fueron abstractos y por ende contrarios a lo dispuesto en la Convención Americana sobre Derechos Humanos (art 7.3, 7.5 y 8.2). (...)

Gustavo y Marcela

Ya en 2003, el entonces Ministro de Justicia y Seguridad Gustavo Béliz había planteado la fusión de los fueros federal y de instrucción criminal, lo que provocó una reacción furibunda en Comodoro Py.

El proyecto actual que impulsa Béliz es aún menos complaciente con los federales. No sólo equipara a esos 12 señoríos feudales con los 63 juzgados de instrucción, sino que fusiona la Ciudad Autónoma con el Conurbano, prorrogando la jurisdicción.

Más allá de sus buenas intenciones, Béliz ignora, porque hace 15 años que vive fuera de la Argentina, qué caterva de burócratas, arribistas y coimeros se compraría, además de casi tres docenas de jueces, fiscales y camaristas designados por Macrì y su ministro Germán Garavano.

Béliz también impulsa la designación del fiscal de cámara del fuero ordinario, Ricardo Sáenz, en reemplazo del renunciante Germán Moldes en la Cámara Federal, lo que se dice caer en Guatepeor.

Sáenz proviene de federal, pero hace tres décadas fue desplazado a instrucción a pedido de Luis Moreno Ocampo, luego de que dejara en libertad al narco cubano-estadounidense Fernando Pruna, quien participó en la invasión de Bahía de los Cochinos y cuya extradición pedía Washington.

En 2013, Sáenz fue grabado en conversaciones con funcionarios policiales involucrados en graves delitos, pero la causa se congeló cuando asumió Macrì.

Junto con Moldes, Raúl Plee y otros colegas, encabezó las movilizaciones acusando al gobierno de CFK por la muerte de Nisman.

Es el paradigma de la promiscuidad entre policías, políticos, servicios, jueces y fiscales que Alberto denunció al asumir. Su promoción sería una señal contradictoria con esas palabras.

La ministra de Justicia, Marcela Losardo, socia y amiga del Presidente desde sus tiempos de estudiantes, cuestiona los proyectos y las designaciones que pretende Béliz. Ella sí ha pasado estos años aquí, conoce el paño e intenta evitarle un paso en falso tan grave como innecesario."