ACTUALIDAD inseguridad > massismo > armas

PROYECTO DE LEY

Por la inseguridad, el Massismo sale al rescate del Gobierno

La inseguridad es uno de los mayores reclamos de los argentinos, ante ello, el massismo salió al rescate del Gobierno y presentó un proyecto de ley.

Probablemente la inseguridad desmedida que se vive en todo el país fue una de las causas por la que al Gobierno le fue tan mal en las elecciones PASO. La gente admite vivir con miedo, y detrás de la preocupación por la situación económica, las encuestas dicen que otra de las grandes preocupaciones de la sociedad es el tema de la seguridad.

En ese sentido, el Massismo salió al rescate del Gobierno, y a menos de tres semanas para las elecciones legislativas del 14 de noviembre, han presentado un proyecto de ley para asegurarse que los delincuentes estén tras las rejas. La idea de la iniciativa es "evitar la puerta giratoria en los penales del país".

En los hechos, el diputado nacional del Frente de Todos, Ramiro Gutiérrez, presentó en la Cámara baja el proyecto de Ley “Armas y delitos contra la seguridad pública ”, que crea nuevas protecciones legales y un abanico de agravantes para aquel delincuente que porte un arma de fuego para delinquir.

"Hay que mandar un mensaje legislativo que no deje dudas y que permita a las autoridades ir a buscar las armas a manos de los delincuentes", aseveró el legislador cercano a Sergio Massa.

La iniciativa parlamentaria presentada por el diputado oficialista, incorpora por primera vez al Código Penal la definición de "portación de arma", comprendida como “disponer, en lugar de acceso público, de un arma de fuego apta para disparar y en condiciones de uso inmediato”.

En la actualidad, portar ilegalmente un arma de fuego tiene una pena de 1 a 4 años de cárcel, lo que permite la condena en suspenso. La nueva ley no sólo eleva ese máximo a 8 años, sino que, establece 9 agravantes, incluyendo la detención e incorporando el cumplimiento penas a cumplir en todos los casos.

“Pusimos el foco en el delincuente armado y modificamos la Ley Penal”, expresó Gutiérrez.

El nuevo abanico de herramientas legales está destinado a intervenir y frenar “la puerta giratoria” en las primeras fases del “camino del delito”, cuando el delincuente porta el arma y aún no ha robado, lastimado o matado a nadie.

La reforma crea, además de las figuras básicas, la de “portación ilícita agravada”, con penas de hasta 12 años de prisión y alcanza al delincuente que tenga antecedentes por uso de armas o delitos intencionales previos contra las personas, al que porte el arma en establecimientos educativos, de salud, centros de culto, espectáculos deportivos, culturales, cuando se empleen armas anteriormente utilizadas en otro delito, cuando sean “tumberas” o modificadas para lograr mejor alcance, precisión o poder de fuego, cuando tengan numeración borrada, adulterada o cuando se porten en vehículos motorizados, como lo hacen sicarios, piratas del asfalto, secuestradores, atracadores, etc.

"Todo aquel que toma la decisión de ponerse un arma en la cintura y salir a robar o a lastimar, tiene que saber que el Estado también tomó otra decisión, la de construir una ley potente que defienda a la ciudadanía”, expresó el diputado massista del bloque de TODOS que impulsa la ley y ya cuenta con el acompañamiento de sus pares Cecilia Moreau, Mirtha Tundis, Jimena López, Alicia Aparicio, entre otros.

En concreto, la Ley brindará herramientas a la justicia y a las fuerzas de seguridad para atrapar y condenar en aquellos delitos dónde se usen armas de fuego, incorporando al Código Penal definiciones claras que impidan interpretaciones arbitrarias o liberatorias.

En sus argumentos, la norma presentada al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, resalta la necesidad de intervenir firmemente en la cadena de sustracción, fabricación, alquiler, tenencia, portación, tráfico, tránsito y uso de estas armas fuera de la ley, enmarcando las acciones como parte de un plan estatal dirigido a la pacificación y limitación de la violencia.

Por cada arma legal registrada, se estima que existe al menos otra que circula clandestinamente en el mercado ilegal, lo que potencia el riesgo de uso criminal.

En cifras de la Procuración de la Provincia de Buenos Aires, el robo con armas subió de 50.288 casos en 2016 a 54.289 en 2019, con merma en pandemia, y el abuso de armas se mantuvo en aumento constante hasta el presente, incrementándose un 12% más entre 2019 y 2020.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario