EXCLUSIVO 24

REFORMA DEL MPF

Se rompió el ‘porotero’ del FdT, y deberán negociar ausencias y abstenciones

El Frente de Todos en la Cámara de Diputados de la Nación contaba hasta el domingo (16/5) con los votos necesarios para aprobar la polémica reforma del Ministerio Público Fiscal, aunque tenía los votos justos. Pero la atención mediática empezó a posarse sobre los opositores de los bloques más chicos que ayudarían al oficialismo. Además, Juntos por el Cambio salió a presionar –e incluso a escrachar- a varios diputados que se apuntaban como aliados del Gobierno en la votación. Así, empezaron a caerse los apoyos que tenía el oficialismo y finalmente tuvo que dejar en suspenso el tratamiento del proyecto en el recinto para renegociar los votos que faltan, que seguramente cotizarán más alto…

Tropiezo del Frente de Todos en el Congreso en relación al proyecto de reforma de la ley del Ministerio Público, que básicamente apunta a cambiar al actual Procurador (actualmente ostenta el cargo el ‘interino’ Eduardo Casal), sin la necesidad de los dos tercios del Senado.

Hasta el domingo (16/5), el oficialismo contaba con los votos para aprobar la iniciativa en el recinto de Diputados, pero ayer todo cambió. Una mezcla de presiones desde los medios de comunicación, las redes sociales y hasta escraches por parte de varios dirigentes de Juntos por el Cambio, obligaron a varios legisladores a bajarse del ‘poroteo K’.

El Frente de Todos tenía el número justo en el recinto, jugando con ausencias y abstenciones. Pero ahora deberá renegociar con los diputados que siguen indecisos o no se definieron públicamente. Le estarían faltando entre 4 y 5 votos, aunque esos cálculos dependen del total de presentes.

Para repasar los números, cabe recordar primero que si bien en los papeles el oficialismo tiene 119 diputados (a 10 del quorum y de la mayoría requerida para aprobar este tipo de leyes), en la práctica sólo tiene 117 votos porque Sergio Massa sólo desempata y José Ignacio De Mendiguren está de licencia en su banca. Eso, siempre y cuando haya asistencia perfecta y el COVID-19 o las conexiones de Internet no conspiren contra las presencias remotas o presenciales de los legisladores.

Entonces, el Frente de Todos necesita conseguir 12 votos. Aunque ese número puede variar si en la oposición hay ausencias. Juntos por el Cambio, el interbloque más numeroso de la oposición, también debe garantizarse asistencia perfecta y que todos voten en contra. Pero hay dudas sobre la conducta final de dos diputados jujeños –actúan según las necesidades del gobernador Morales-, luego Estela Regidor pidió licencia por el escándalo de los salarios de sus asesores y no se descarta algún ausente más por motivos de fuerza mayor.

Así las cosas, en el Frente de Todos sumaban al exCambiemos Antonio Carambia, pero ya avisó que vota en contra. Y también contaban con el riojano Felipe Álvarez y Alma Sapag, ahora no confirmados.

También estaba en el ‘poroteo K’ (que lleva Máximo y también Massa, pero esta ley la impulsa la familia Kirchner) Eduardo ‘Bali’ Bucca, pero ayer anunció que no apoyaba el proyecto. Una declaración similar hicieron Graciela Camaño, Jorge Sarghini y Alejandro ‘Topo’ Rodríguez, especialmente para despejar dudas sobre los dos últimos.

También se alineó con Bucca el salteño Andrés Zottos.

Sigue en duda Luis Contigiani (del Frente Cívico y Social santafesino).

Sí se mantienen firmes junto al oficialismo José Ramón, Pablo Ansaloni, Diego Sartori, Ricardo Wellbach y Flavia Morales.

Sobre el rionegrino Luis Di Giácomo se lo intentaba convencer con la sanción en el Senado de una ley sobre la actividad ovina, aunque tiene una fuerte interna a nivel provincial con el ministro Martín Soria.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario