Leído

HABLA CASI TODOS LOS DÍAS CON EL FMI

“No hay dólares”: Alberto F. teme 30% de desocupación y saca a sus ministros a "vender humo"

Lun, 28/09/2020 - 1:14pm
Enviado en:
Por Urgente24

A la falta de plan económico se sumó la falta de dólares. El presidente Alberto Fernández ordenó a su ministro de Economía Martín Guzmán acelerar las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional para reestructurar el préstamos por US$44.000 millones. Esto, entienden en la Rosada, le daría oxígeno frente al mercado. "La aprobación del FMI sería la aprobación del rumbo económico", consideran en el Gabinete pero muchos recuerdan lo que pasó con Mauricio Macri cuando fue al FMI. A su vez, la orden que bajó el viernes pasado (25/09) a sus ministros es salir al debate público-mediático. Se espera mucha grieta hasta diciembre, cuando comience a consolidarse el ingreso de dólares del campo. Lo insólito del caso es que el gobierno dejó pasar incluso un paro nacional en los puertos, imposibilitando así el ingreso de divisas. ¿Qué le pasa a Alberto?

Alberto Fernández con el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, que estuvo detrás del nuevo proyecto
alberto_kulfas.jpg
Alberto Fernández no logra reconstruir la confianza del mercado por falta de plan económico.
Contenido

Sin dólares, no hay grandes anuncios para realizar. Eso se pudo comprobar en la última semana en la que el presidente Alberto Fernández comenzó a cortar cintas de obras de este gobierno y del anterior. Todo fue y será utilizado para mostrar gestión y reactivación económica, frente a la demanda social.

Sin embargo, no hay dólares y la inflación comenzó a dispararse nuevamente luego del cepo recargado lanzado por el BCRA. Tampoco hay grandes anuncios de nuevas inversiones y tampoco los habrá por un largo tiempo. Empresarios prefieren esperar "a ver qué pasa" con los controles cambiarios, el ingreso de divisas, el tipo de cambio y la economía en general.

Roberto Di Sandro, corresponsal en la Casa Rosada desde hace 72 años, informó en Crónica los últimos movimientos en Olivos y Balcarce 50. Fuerte reclamo al Gabinete para salir a dar la discusión -"vender humo", resumen algunos- y conversaciones casi a diario con el FMI:

"Días antes una visita sobresaliente se había producido en los verdes suelos de la residencia: Cristina Fernández de Kirchner, la vicepresidenta. La que “manda”, dicen por diferentes cauces de nuestro dilatado territorio. Si alguien les comenta que “están de acuerdo los dos”, se sonríen de costado. Es muy difícil convencer en estos tiempos. Si es cierto todo lo que se comenta, sólo el hombre invisible lo sabe. Los dos mandatarios hablaron largo y tendido. Luego reuniones y más reuniones de gabinete y del “círculo” más cerrado.

En uno de estos últimos contactos el jefe de gabinete, siguiendo directivas presidenciales, les dio un verdadero “sacudón” a todos los hombres y mujeres que integran el plantel oficial mayor. “A ponerse a trabajar, señores”, les expresó, y dio misiones de encuentros con “todos los sectores” y a salir a dialogar y responder. Llamó a movilizarse a todos los funcionarios.

Cambio de estructura

A pesar de la pandemia, ahora sí, el Presidente saldrá a recorrer el país “íntegramente”. Uno o dos viajecitos por semana con anuncios concretos. “Quiero hablar pero con proyectos para hacer”. Cabe destacar que se agarraron la cabeza y algunas culpas se echaron cuando vieron que había una cantidad tremenda de desocupados. Ahora hay un 13 por ciento y pico. Son más de dos millones y medio de personas que no tienen trabajo. La desocupación puede llegar al 28 por ciento a fin de año. “Ahora hay que moverse no sólo con palabras sino con hechos”, dijo el Presidente, y agregó: “Vamos a terminar con la desocupación”.

Cafiero arremetió con un informe y miró mucho al ministro de la Producción, Matías Kulfas. Allí donde puso el dedo Cafiero y arengó a una mayor producción a través de medidas “que se darán dentro de pocos días”, indicó.

El Presidente viajará al interior y también a diferentes circunscripciones del Gran Buenos Aires. Irá a la Casa de Gobierno tres veces o “cuando quiera” y atenderá a todo el mundo ya sea en Balcarce 50 o Wineberg y Villate, en Olivos. Se pondrá en marcha una estructura más ágil y positiva. Veremos.

Lo que no se dice

Encuentros, reuniones espontáneas, diálogos y todo lo que significa informar a veces no se dice. No lo son. Se olvidan (hum) o tratan de reservarlo. Aquí sí podemos, con la confirmación previa, lo hacemos. Hace una semana hablamos de que el Presidente y el Fondo Monetario “dialogan casi a diario”".

A su vez, quedó claro que no hay siquiera definido un esquema tarifario. ¿Qué hacen, entonces, los ministros?

"En Olivos se suceden reuniones muy estrictas en torno a tomar decisiones sobre los aumentos de tarifas. Según un vocero, el Presidente se muestra sumamente obsesionado por los aumentos que se avecinan de los combustibles, por lo menos “los nuevos” que están estudiando.

Él mismo está hablando con los titulares de las empresas y busca la forma de evitar incrementos que el público no puede pagar. Pero también volvió a reunirse con representantes de la Secretaría de Comercio -inspectores- para recibir un informe directo de qué es lo que pasa para que la gente se queje día a día por aumentos que no están autorizados. Comentan los que observan al jefe de Estado un gran mal humor cuando los reclamos se hacen a diario y agregó, en alto tono: “Esto tiene que terminar”", reveló Di Sandro.

A su vez, Tiempo Argentino sumó: "Este viernes hubo dos reuniones en Casa Rosada. La primera fue con los voceros y la segunda con los ministros y ministras. Allí, el presidente les pidió que salieran con más vehemencia a dar la discusión política. Es que Alberto Fernández había pretendido ocuparse él solo del trabajo que históricamente está dividido cuando el peronismo está en el poder: la conducción política por un lado y la gestión por el otro. Hasta el momento, los ministros estaban autorizados a hablar solo de la gestión y a no enredarse en discusiones políticas, sobre todo en arenas opositoras. Pero la estrategia cambió. El punto de inflexión fue el poco valor periodístico que se le dio una noticia tan estructural como que Argentina se ahorró 40 mil millones de dólares con el acuerdo por la deuda con los bonistas privados. La buena nueva duró poco, sobre todo después de la profundización del cepo al dólar que, calculan, seguirá hasta fin de año. “No hay dólares, no hay”, enfatizan en Rosada (...).

(...) Es que en el gobierno dan por sentado que esta administración va a estar signada por la pandemia y no quieren que las consecuencias psicológicas que produce el aislamiento social sean el pantano donde se cultiva el descontento social, y mucho menos que eso devenga en aglutinamiento de posiciones políticas".

Según Clarín, vienen incentivos al campo para intentar captar US$7.200 de la cosecha:

"Con los ánimos caldeados, Alberto Fernández recibió el sábado en la quinta presidencial de Olivos a buena parte del equipo económico para limar asperezas, mediar entre los principales referentes, alinear conceptos y definir anuncios de relevancia para la exportación, entre otros que prepara el Gobierno.

A las 18, mientras la lluvia del sábado daba una tregua y salía el sol, se hizo el encuentro al que asistieron, además de Guzmán y Pesce, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; la vice jefa de Gabinete, Cecilia Todesca; el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá; y el secretario de Asuntos Estratégicos de Presidencia, Gustavo Béliz.

Lo más relevante que se trabajó fue un anuncio para que el agro (también la minería y el sector de la energía) liquide divisas e ingresen los ansiados dólares a las reservas internacionales, según pudo reconstruir Clarín.

“Lo que se busca es brindar reglas de juego que impidan que esos sectores queden dañados por el esquema de regulaciones cambiarias”, especificaron fuentes oficiales. Una posibilidad que venía en estudio era la de modificar de manera parcial el esquema de retenciones vigente, con incentivos a generar exportaciones adicionales, precisamente, uno de los ejes de la recuperación económica para el año próximo según consta en el Presupuesto 2021.

Fuentes oficiales confiaron a este diario que de la cosecha de soja de 49 millones de toneladas de la campaña 2019 se lleva vendido poco más de la mitad: en concreto, un 64%.

Además, que es muy elevada la cantidad que ya se vendió pero que aún no tiene precio. “Los productores entregaron ´a fijar´ y todavía no lo hicieron. Ese porcentaje con precio aún no fijado supera a cosechas anteriores”, contaron desde otro sector del Gobierno.

Con todo esto calculan en los pasillos oficiales la cantidad de dólares que aún podrían ingresar al país durante 2020: con el ritmo de ventas actuales, hasta fin de año faltan liquidar unos US$ 7.200 millones".