EL PORTEÑO GCBA > parque > verde

CABALLITO

¿Intenta GCBA pasar como parque lineal un embaldosado verde?

GCBA recibe quejas de vecinos porque el Parque Lineal Honorio Pueyrredón disfraza media avenida de proyecto verde. Quieren un predio ferroviario para paseo.

El Gobierno de la Ciudad (GCBA) destinó $497 millones a hacer un parque lineal que ocupa media calzada a lo largo de ocho cuadras de la avenida Honorio Pueyrredón, como proyecto verde en el barrio, alternativo al que había con los terrenos del ferrocarril avenidos a desarrollo inmobiliario, y los vecinos de Caballito no lo digieren.

Los pro de la obra son que va a incorporar una hectárea de nuevo espacio verde, con más de 204 nuevos árboles, 18 especies en total, en esos 800 metros lineales que transformarán más de 16.623 m2 de espacio público.

La contra es que tropieza con un movimiento vecinal que se opone a que, para realizar “un veredón con canteros” se haya recurrido a la ocupación de una mano de una avenida muy transitada.

El cuestionamiento central, sin embargo, reside en que, a pocas cuadras, está el playón ferroviario, con 16 hectáreas de tierra pública, de terreno absorbente y con gran arboleda ya existente, que la gente del barrio quería convertir en paseo y para el que el GCBA tiene otros planes: construir edificios en torre.

La iniciativa de la avenida Honorio Pueyrredón, según se ve en las maquetas, incorpora vegetación en todo el parque lineal y en las esquinas de las calles de convivencia de 3,5 metros de ancho, donde se pondrá un sistema de drenaje sostenible que filtra, escurre y retarda la llegada del agua de lluvia a la red pluvial de la Ciudad.

Habrá patio de juegos con equipamiento recreativo y un área deportiva con cancha de fútbol tenis, así como postas aeróbicas para entrenamiento y un anfiteatro con áreas de descanso.

Uno de los aspectos más controvertidos es que se le elimina al tránsito vehicular a la mano hacia el sur de la avenida Honorio Pueyrredón para que avance sobre la calzada esa superficie embaldosada o cementada, con el agregado de canteros y macetones.

Derivación del tránsito

La actual circulación norte-sur de la amplísima Av. Honorio Pueyrredón se descargará en las arterias paralelas Rojas, Hidalgo y Av. Acoyte, que suelen estar colapsadas por interrupciones, como las vías del ferrocarril Sarmiento, Hospital Méndez, comercios de diversa escala, grandes edificios, escuelas, entre otros, que en parte desagota la avenida que habrá de angostarse en breve.

Esos espacios de descanso, las “canchitas”, la calle de “convivencia” por la que transitarán por automóviles, repartidores, bicicletas y hasta un anfiteatro que funcionarán en el área por la que se extiende el proyecto, producirán alteraciones en el ecosistema, la privacidad y los ruidos que afectarán la vida de los frentistas por tenerlos permanentemente ante las puertas y ventanas de sus viviendas.

Los trabajos está previsto que comiencen el 22 de diciembre y durarán 11 meses, durante los cuales la avenida estará cerrada, con los imaginables trastornos de tráfico que provocará. Tampoco habrá espacio público para transitar, lo cual puede ser agotador para los vecinos y lapidario para los comerciantes.

Se advierte, asimismo, que las calles laterales ya sufrirán las consecuencias, sin un “espacio público de cercanía”.

La construcción del Parque Lineal de la Avenida Honorio Pueyrredón, entre el Cid Campeador y Neuquén, se dispuso sin que en la Comuna 6 se habilitara un canal de participación ciudadana ni por parte del gobierno central ni de la Junta Comunal, según cuestionan.

Los costos ambientales, de calidad de vida, sanitarios, de seguridad y otros no sólo pueden afectar la calidad residencial del vecindario, sino que encima deberán ser pagados por los que viven, trabajan o transitan en la zona, se quejan los detractores del proyecto.

Temas

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario