ACTUALIDAD Cristina Kirchner > Alberto Fernández > Pacto con Irán

INTERNA POLÍTICA

Cristina Kirchner y su enojo con Alberto Fernández

La periodista Romina Manguel apuntó a la situación judicial de Cristina Kirchner como verdadero foco de conflicto con el Presidente. 

Si Cristina Kirchner está enojada con Alberto Fernández no es sólo por el ajuste económico que derivó en la derrota electoral que la Vice le endilga al Presidente. No. CFK también le reprocharía el incumplimiento de un pacto. Uno de impunidad.

Es que el Presidente se habría comprometido a aliviar la situación procesal de la Vice, algo que no está avanzando en las causas que a ella le interesan, que son las que tienen involucrados también a sus hijos Máximo y Florencia Kirchner.

La semana pasada el fiscal federal Diego Velasco pidió que se rechacen los pedidos de sobreseimiento de la Vicepresidente y sus hijos en la causa Los Sauces/Hotesur, cuya investigación por presunto lavado de dinero se elevó a juicio oral.

Con la pérdida del quórum propio en el Senado, lo que se reflejará con el recambio desde el próximo 10/12, CFK también perdió poder de presión. Si antes quedaban lejos los 2/3 para reemplazar al jefe de los fiscales, tras la derrota del 14N esa distancia se amplió mucho más.

La tensión entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández por la cuestión judicial fue reflejada este jueves en una nota firmada por Romina Manguel en El Cronista.

La reconocida periodista afirma que fue aquel "pacto de imposible cumplimiento" el que dio origen a la sociedad que puso a Fernández en la Casa Rosada y que hoy "está haciendo más estragos que la última derrota electoral".

"CFK ve que sus causas avanzan. Y las que no, como dólar futuro o aquellas que logro dilatar como el Memorándum de entendimiento con Irán, poco tienen que ver con gestiones del hombre que postuló a la primera magistratura y que se jactaba de sus excelentes relaciones con hombres clave del Poder Judicial. Le prometió como buen lobista que fue algo que como presidente no puede cumplir. En el entorno de CFK sospechan que siquiera lo haya intentado", dispara Manguel -con mucho oficio en los tribunales- en su columna.

Y agrega:

Tampoco se preguntan si no quiso, no supo o no pudo descomprimir el frente judicial de la jefa. Sólo saben que no lo hizo Tampoco se preguntan si no quiso, no supo o no pudo descomprimir el frente judicial de la jefa. Sólo saben que no lo hizo

https://twitter.com/rominamanguel/status/1463857470212698115

Manguel sostiene que Fernández "habría prometido" aliviar la situación procesal de su ahora Vice y que esta "esperaba resultados" en ese sentido. Pero aunque estuviera en el deseo del jefe de Estado honrar el presunto compromiso, esto le resulta dificultoso.

"Lo que al abogado Alberto Fernández le gustaría, al Presidente le cuesta", resume la periodista.

Cuenta que las relaciones con los jueces "dejaron de ser fluidas" a partir de las críticas públicas del mandatario. Hubo una cerrazón corporativa en defensa propia, lo que "alineó hasta al más díscolo".

"Los pocos interlocutores tratan de exculpar a AF con argumentos varios, algunos ciertos. Los jueces ya no están alineados bajo un mando único con el que resultaba más fácil negociar, acusan al kirchnerismo de una embestida que AF no pudo parar, explican que las condiciones no están dadas, que la sociedad mira con lupa cada paso y que inmolarse no está entre los planes de ninguno", recopila Manguel.

Entonces, aparecen las "sospechas" de CFK ante lo que percibe "otra predisposición" cuando las causas involucran al propio Fernández:

Se preguntan en su entorno, si lo hizo cuando era Jefe de Gabinete hasta forzar la renuncia de un camarista y ahora logró sacar la causa del 'Olivosgate' de Comodoro Py ¿Por qué no conmigo? Se preguntan en su entorno, si lo hizo cuando era Jefe de Gabinete hasta forzar la renuncia de un camarista y ahora logró sacar la causa del 'Olivosgate' de Comodoro Py ¿Por qué no conmigo?

"El clima está caldeado. Entre ellos, a su alrededor. Los tiempos apremian", dice la también conductora, quien recuerda que mientras tanto avanza la causa que tiene a los hijos de la Vice como procesados.

Sobre el final, Manguel relata el estado de situación entre la política y Comodoro Py, muy distinto al de la década del 90 cuando -dice- Carlos Menem cenaba con los jueces federales en la quinta de Olivos:

Al comienzo respetando ciertas leyes no escritas y sagradas como ayudar si se podía, pero no salir a hacer daño. Y nunca jamás involucrar a la familia Al comienzo respetando ciertas leyes no escritas y sagradas como ayudar si se podía, pero no salir a hacer daño. Y nunca jamás involucrar a la familia

Y concluye:

Está claro en estos últimos años que todo eso estalló por los aires. No quedo nada de ese mecanismo tan aceitado como perverso del que algunos cómplices de ayer hoy sobreactúan indignación Está claro en estos últimos años que todo eso estalló por los aires. No quedo nada de ese mecanismo tan aceitado como perverso del que algunos cómplices de ayer hoy sobreactúan indignación

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario