CLUB DE PARÍS Y PRESUPUESTO 2011

Cristina: La victimización, el recurso estratégico al que apela la Presidente

La victimización empelada por Cristina, es una formula a la que apela para motivar a una opinión pública que sin conocer en general demasiados detalles de lo que se habla la puede asociar a una mujer dolida por estado de reciente viudez a la que sus adversarios políticos  le ponen palos en la rueda.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Especial para Urgente24). En  septiembre de 2008, Cristina Fernández de Kirchner en un ampuloso anunció el pago al contado de unos US$ 7.000 millones que la Argentina le debe a los países integrantes del Club de París.
 
En la noche del 15/11/2010, en un mensaje grabado en el despacho presidencial de la Casa Rosada, la 1era. mandataria dijo que el grupo de países acreedores accedió a la condición que impuso la Argentina, de no someterse a la mediación del organismo multilateral de crédito.
 
La jefa del Estado habló por Cadena Nacional, y comenzó emocionada, con la voz quebrada -situación esta que si no se quisiera presentar en cámara bien podría ser editada ya que el mensaje está grabado- agradeciendo los saludos a empresarios y presidentes en la reunión del G-20 en Seúl.
 
Cristina dijo:
 
>"El martes pasado recibimos un mail, confirmando por carta, donde decía que el Club de Paris ha accedido a la posición argentina de negociar la deuda que tenemos sin la intervención del FMI. En esa negociación no habrá ni comisiones, ni bancos, ni asesores".

>"La carta recibida habla de una negociación realista, y coincidimos con ello. Debe ser realista el modo y plazo de pago para permitir seguir sosteniendo la actividad económica con inclusión social. Fue este modelo la única manera de poder saldar las deudas".

>"Todavía tengo muy presente el primer discurso de Néstor en las Naciones Unidas, donde afirmó: "Los muertos no pagan".

>"El tiempo le dio la razón".
 
>"Se ha generado confianza en torno a la palabra argentina sobre el cumplimiento de sus compromisos. En 2011 saldremos definitivamente del default si arreglamos con el Club de París. Costó una década hacerlo. Un gobierno que duró tan sólo una semana nos incluyó en el default, lo que demuestra qué poco cuesta destruir y cuánto construir".
 
Asimismo la presidente dijo que no se iba a enojar con la oposición (lo que en realidad no puede disimular) diciendo que la esta está buscando retrotraer al país a la implementación de fórmulas que llevaron al fracaso.
 
El ataque a la oposición lo hizo en forma encubierta, llegando a la opinión pública como la persona a la que le ponen palos en la rueda y ella es la única que vela por el bienestar de todos los argentinos.
 
Una forma clara de victimización que sumada a su nueva condición de viuda trata de ser implementada como si fuese algo buscado con fines netamente políticos. Situación esta no distante de lo que le aconsejan los encuestadores que contrata el gobierno para levantar la imagen de la presidente al menos en estos tiempos de duelo.
 
Si se recurre al diccionario de la Real Academia Española, "víctima" es aquella persona que experimenta daño o menoscabo por causa ajena o fortuita.
 
La victimización constituye una estrategia que apunta a señalar un determinado status de sufrimiento, persecución o ensañamiento con el fin de obtener un tratamiento que mejore tal calidad.
 
La victimización constituye una actitud cuya finalidad es la de revertir una determinada situación de menoscabo. Suele recurrirse a la victimización para neutralizar o anular cualquier intento de crítica respecto del sujeto victimizado.
 
aquel que presenta a la victimización como una estrategia que pretende mejorar la condición de la víctima, y nos interrogaremos si tal estrategia resulta eficaz en el largo plazo, para superar la situación de menoscabo.
 
La calidad de víctima despierta en otros individuos un sentimiento de compasión, y se convierte en fuente para conquistar adhesiones.
 
En una nota publicada el 12/11 por el diario La Nación acerca del súper comentado debate presupuestario y bajo el título “El Gobierno profundiza la idea de la victimización”, Mariano Obarrio comentaba:
 
“En su suite del piso 22 del hotel Park Hyatt, en Seul, cerca de los líderes del G-20, Cristina Kirchner recibió con indignación la noticia del freno de la oposición al proyecto de ley de presupuesto 2011 en el Congreso, con escándalo y denuncias de coimas. La Presidenta ordenó desplegar una estrategia: la victimización del Gobierno y la denuncia a la oposición por no dejarla gobernar.

‘Es una maniobra de dilación para poner palos en la rueda, no a este gobierno, sino al país. Y no sabemos qué propósito tiene’, dijo el ministro de Economía, Amado Boudou, y puso en marcha el nuevo discurso.
 
Cristina Kirchner analizó el escenario con Boudou, el canciller Héctor Timerman y el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro. Hubo informes telefónicos desde Buenos Aires del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

Se resolvió entonces al mejor estilo del fallecido Néstor Kirchner: dejar marcada la cancha entre buenos y malos y lanzar un ataque preventivo a sus adversarios: Boudou, Timerman y Scoccimarro subieron al lobby del piso 24 y hablaron con la prensa.
 
La segunda decisión, revelada por Boudou, fue anunciar que si la oposición obstruye la ley, la Presidenta gobernará en 2011 sin presupuesto, con el simple trámite de prorrogar el actual. ‘Ese es el presupuesto reconducido’, deslizó Boudou.

Fue luego de que anticipara que el Gobierno ‘va a instrumentar todos los mecanismos necesarios legales y constitucionales que hay para administrar con normalidad el país’. Aunque no lo dijo, eso se ejecuta lisa y llanamente al posponer el actual presupuesto y disponer a futuro de la reasignación discrecional de partidas. Mucho no cambiaría de lo actual.

La oposición rechazó el proyecto oficial porque subestima ingresos, crecimiento de PBI e inflación y ello le daría recursos excedentes por 40.000 millones de pesos de manejo a voluntad en un año electoral, que podría ser el de la reelección presidencial.

‘Nosotros enviamos en tiempo y forma lo que es nuestro plan de gobierno, con el que el país creció en los últimos años’, dijo Boudou. Es ése o nada, entonces.

La denuncia de dilación encaja con la estrategia del Gobierno para acusar a la oposición de no dejar gobernar a la Presidenta, que todavía sufre el duelo por la muerte del ex presidente Néstor Kirchner. El luto también juega su papel.

‘Lamentamos esto: era la oportunidad para que la oposición demostrara que no quiere poner palos en la rueda cuando la Presidenta se va dos días afuera (Corea del Sur) para atender cuestiones del país y pasa esto’, acusó Boudou a sus rivales.
 
En la Casa Rosada suelen asegurar que la Presidenta guarda en la manga una carta para explicar frustraciones como ésta: acusar a la oposición de no dejarla gobernar, sin admitir tampoco que el Gobierno no acepta negociar ante los reclamos de sus rivales”.
 
 
Tarea cumplida:
 
Cristina Fernández interpretó cabalmente la estrategia de victimización armada donde a una dolida mujer que acaba de perder a su marido y en su función de presidente de la Nación la oposición se atreve a obstaculizar su función de gobierno.
 
Más víctima de todo, imposible.
 
Es por eso que la puesta en escena del discurso grabado tuvo de todo y siempre persiguiendo el mismo fin donde la forma fue más importante que un fondo –el  recurrente pago al Club de París- poco trascendente para millones de ciudadanos que no entienden nada más que el dinero cada vez le alcanza menos, la inseguridad sigue viva y Cristina pena la muerte de Néstor y la pesada carga de llevar sola el destino de los argentinos.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario