Salta: Ya hay alerta sanitaria por las intensas lluvias

La situación es crítica en Salta. Con 2.000 evacuados ya hay alerta sanitaria porque se detectaron casos de dengue; también de hantavirus y de paludismo.

Allí más de 2.000 personas (600 de Tartagal) fueron evacuadas el sábado pasado en el norte de la provincia por el desborde de los ríos y el peligro de derrumbes, en un marco poco alentador, ya que se prevén para las próximas horas más precipitaciones que complicarían la situación.
Según informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), habría nuevas precipitaciones en la zona norte de la provincia de Salta, lo cual podría agravar la situación en ese lugar, afectada por la crecida del río Tartagal.
Las crecidas y el peligro de desmoronamiento de viviendas motiviaron la evacuación de 600 personas ubicadas a orillas del río. En tanto que Ootros 900 pobladores fueron evacuados en la localidad de Aguaray, ubicada a 40 kilómetros al norte de Tartagal, y 500, de una población aborigen en Yacui, también dejaron sus hogares por
riesgo de derrumbe de un dique natural.
El crítico escenario que atraviesa el norte salteño, producto de las intensas lluvias potenció en las últimas horas una de por sí seria preocupación: la amenaza del avance del dengue. Por eso, las autoridades sanitarias de Tartagal ya se encuentran en "estado de alerta".  Fuentes locales aseguraron que ya hay 7 casos de dengue confirmados por laboratorio en Yacuiba, y uno más en Pocitos Argentinos, a 60 kilómetros de la castigada ciudad.
Según informaciones del coordinador del área de prevención y tratamiento del dengue del Hospital Tartagal, Rodolfo Nazar, suministradas a Ambito Financiero, "en Yacuiba, segunda localidad en la frontera con Bolivia, hay 43 casos sospechosos de dengue, de los cuales siete ya fueron confirmados". Nazar explicó que, por la cercanía de las zonas donde fueron encontrados los casos de dengue, es posible considerar que "el virus ya está circulando en la comunidad de Tartagal", si bien aún no hubo confirmaciones de laboratorio.
El especialista agregó que las autoridades sanitarias de Tartagal están en "estado de alerta" con respecto al dengue y a otros problemas sanitarios, como el hantavirus (ya se confirmaron dos casos) y el paludismo (ya se registró uno).
Al respecto, el ministro de Salud de Salta, Alberto Díaz Legaspe, recalcó que en Tartagal no hay casos confirmados de dengue, aunque reconoció que aumentaron las consultas por cuadros febriles, una de las sintomatologías características. "Todas las provincias del Norte están en alerta, porque es una patología de incidencia estacional", dijo.
En tanto, el Instituto Provincial de la Vivienda delinea un proyecto de contención habitacional para quienes perdieron sus hogares por los derrumbes del río Tartagal, que apuesta a atender los casos más urgentes y construir 52 viviendas en dos meses. En paralelo, el Ministerio de Educación aseguró que se dictarán clases normalmente porque "están dadas las condiciones para que el período lectivo continúe".
En la región, más de dos mil personas debieron ser evacuadas en las últimas horas por el desborde de los ríos y el peligro de derrumbes, en el marco de jornadas signadas por persistentes lluvias y un pronóstico meteorológico poco alentador.
La situación más grave se vive en Tartagal, donde debieron abandonar sus hogares 600 personas. En tanto, otros 900 pobladores fueron evacuados en la localidad de Aguaray, 40 kilómetros al norte de Tartagal, y 500 en una población aborigen en Yacui, ante el riesgo de derrumbe de un dique natural.
En tanto, el gobernador salteño, Juan Carlos Romero, responsabilizó al periodismo porteño por la percepción que el país tiene sobre lo que está ocurriendo en la región. "No voy a negar que la gente está sufriendo inconvenientes, pero creo que no es una cosa general la problemática en la provincia", señaló. "Todas las cámaras están enfocadas sobre un mismo lugar, pero en la zona hay cien mil personas que no tienen problemas", dijo. Además insistió en que "no se podía prever" este escenario -al hablar de lluvias que se dan «cada 20 años"-, descartando las versiones acerca de una supuesta incidencia sobre las crecidas de los ríos del proceso de desforestación que se vive en la zona.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario