DEBATE SOBRE LA GESTIÓN MACRI

La comunicación, 1 año después: Dillenberger vs. Goretti

¿Dónde se ubica el lado flaco de la Administración Macri? ¿En la gestión del Estado o en la comunicación del gobierno? ¿En la ausencia de un plan económico o en un sistema de negociación que prescinde de la política y abusa de la chequera? Hay que debatirlo, y aquí va un aporte:

por DIEGO DILLENBERGER

CIUDAD DE BUENOS AIRES (El Cronista Comercial). Para el 76% de los profesionales de comunicación institucional y relaciones públicas de la Argentina, el Gobierno ha cometido errores en la comunicación de su gestión. Es el resultado de una encuesta a los miembros de ese sector hecha en el marco de los Premios Eikon a la comunicación, realizada días atrás.

Pero no todos lo ven así. El consultor Matteo Goretti tiene otra evaluación: por el magro resultado de la gestión económica, que se equivocó de punta a punta instalando el "2do. semestre" como momento de inflexión para la recesión, "la comunicación del gobierno no fue buena, sino muy buena".

Un par de datos parecen darle la razón. Sigue baja la curva de las expectativas económicas negativas para dentro de un año: se ubica en 25%. Hace dos años estaba en 66%, según el último sondeo de la encuestadora GOP, de Claudio Polosecki y Raúl Timerman. El error del "2do. semestre" ha sido perdonado por una opinión pública que todavía cree en una pronta recuperación de la economía.

-------------

El programa de La Hora de Maquiavelo en el que fue consultado Matteo Goretti (a los 27:00 está la opinión que gatilló la nota de Dillenberger):

-------------

Ese dato es aún más significativo que la evaluación de 51,1% positiva que mantenía la imagen de Macri en octubre. Además, menos del 38% desaprobaba tajantemente su gestión.

¿Goretti tiene razón? Si Macri conserva un aceptable nivel de imagen a pesar de la economía, la comunicación no puede ser tan mala.

Además, el inesperado triunfo de Trump sobre Clinton pareció darles la razón al asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba y a Julián Gallo, el gurú de las redes sociales del Gobierno: hoy Facebook y Snapchat influyen más en la opinión pública de lo que nos gustaría a los periodistas, de lo contrario hubiese ganado Hillary.

Pero la otra visión pregunta por qué la economía no se recuperó luego de un año del ballotage, en contra de las expectativas que generó el triunfo de Macri. Aquí también hay dos bibliotecas: los que sostienen que la comunicación no puede mejorar una gestión económica que no acierta, y los que creemos que las reformas económicas que harían a la Argentina un país más atractivo a las inversiones son irrealizables sin una estrategia comunicacional adecuada que genere el consenso para reformar una economía desquiciada desde hace demasiadas décadas.

Aquí es donde falló la decisión inicial de "no hablar de la herencia", o hacerlo al final demasiado tarde y demasiado poco: el Gobierno necesitaba mostrar más claramente el desastre heredado para poder sentar a empresarios y sindicalistas a moderar precios y salarios y obtener el consenso para un ajuste fiscal bastante más contundente. Quedó claro que con una estrategia demasiado gradual, las inversiones reaccionan también demasiado gradualmente.

Aquí es donde muchos expertos en comunicación le siguen reclamando a Macri un ‘relato’: explicar mejor de dónde venimos, entusiasmarnos con ese país a donde nos quiere llevar y explicarnos por qué el camino para llegar allí requiere de sacrificios para muchos sectores. Para que vengan las esquivas inversiones es necesario resolver antes los dramas del déficit fiscal crónico, la elevada carga impositiva, la inflación y los altísimos costos laborales. Sin una estrategia fuerte de comunicación, parece un objetivo inalcanzable.

Sin embargo, los mismos relacionistas públicos empresariales que opinan que el Gobierno comete errores de comunicación de gestión, eligieron a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal Comunicadora del Año.

¿Hay una contradicción? Más allá de que en la encuesta de GOP, Vidal sea la líder política argentina de mejor imagen (66,2% de positiva), los expertos en comunicación valoran no solo su carisma, sino su capacidad de dar malas noticias, explicarlas, y mostrar la luz de esperanza que la opinión pública precisa para seguir creyendo y sentirse ‘en buenas manos’ políticas.

Por eso la conclusión más relevante del aniversario del triunfo del ballotage para Macri: entrenar mejor la capacidad de dar la dosis necesaria de malas noticias para cambiar la Argentina (el camino) y tener un relato para entusiasmar con la meta de un país con menos pobreza y más inversiones.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario