EL KIRCHNERISMO RECHAZA LA RECESIÓN INMINENTE

No hay peor ciego que quien no quiere ver

El oficialismo ha atacado al economista Juan Mario Jorrat, de la Universidad Nacional de Tucumán, quien dijo que "la Argentina entró ya en recesión". El oficialismo afirma que Jorrat ya pronosticó la recesión de la economía argentina 4 veces en los últimos 8 años.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Días atrás, el economista Juan Mario Jorrat, de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), quien elabora el Índice Compuesto de Actividad Económica (ICAE), basado en 11 indicadores distintos, indicó que "la Argentina entró ya en recesión", con una baja desde noviembre pasado, y que la caída ronda el 2%, aclarando que "no hay ningún indicador que muestre que esta tendencia vaya a revertirse en el resto del año, al contrario, ya que parece ser una recesión incipiente".
 
Antes, el índice del Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Di Tella registró una baja del 9,9% en marzo, y en ese informe se indicó una probabilidad de 85% de que ocurra una recesión en los próximos 6 meses
 
Los datos del INdEC de marzo, difundidos el viernes 18/05, informaron que la actividad económica se desaceleró ese mes: la economía creció un 4%, menos de la mitad del 9% que registraba en octubre de 2011, cuando se quebró la tendencia al alza.
 
La desaceleración se concentra en la industria manufacturera, que en el trimestre creció 2,3%; y en la construcción, que registró 3,5%. Además, de acuerdo al INdEC, hubo una caída pronunciada de las ventas de maquinarias agrícolas, tanto nacionales como importadas. Además, a precios constantes, en marzo se redujeron las ventas en supermercados y centros de compras.
 
Debe recordarse que Jorrat enumeró los indicadores que demuestran la llegada de la recesión: "Caen el índice de producción industrial de FIEL, el IVA aduanero y los derechos de importación, el estimador mensual industrial del Indec, la venta de automóviles usados, de muebles y de materiales para la construcción fabricados en el mercado local; además, están estancadas la venta de supermercados y electrodomésticos y la cantidad de empleados en el sector formal".
 
El gobierno de Cristina Fernández decidió iniciar una ofensiva contra los dichos de Jorrat. La agencia estatal de noticias Telam, lidera el contraataque.
 
Grupo Fénix
 
Economistas consultados por Télam rechazaron de plano los dichos de Juan Mario Jorrat, econometrista de la Universidad Nacional de Tucumán, algo así como un meteorólogo de la economía, que aseguró que la Argentina ya entró en recesión, y calificaron su vaticinio como “temerario”, “falso”, “agorero” y “carente de solidez”.
 
De hecho el PBI en el primer trimestre creció 4,8% en comparación con el mismo periodo de 2011, aun cuando no se cerraron todas las paritarias y los aumentos alcanzados por quienes sí ya acordaron no se harán efectivos hasta mitad año.
 
Una vez que todo eso esté cerrado, sumado a la convocatoria del Consejo que define el nuevo salario mínimo, vital y móvil, al aumento en el monto en la Asignación Universal por Hijo, y al segundo ajuste del año para las jubilaciones, se sentirá una fuerte repercusión en el consumo, uno de los puntales de este modelo de crecimiento que ya acumula nueve años.
 
Abraham Gak, del Grupo Fénix, aseguró que “de ningún modo se puede decir eso” de que la economía argentina entró en recesión, y consideró que “es una afirmación realmente temeraria” la de Jorrat.
[ pagebreak ]
Sostuvo que “a la recesión se llega con dos trimestres consecutivos de reducción del PBI”, y señaló que “eso en Argentina no se dio”.
 
“Uno podrá discutir si el 4,8 por ciento de crecimiento es mucho o poco, pero no es igual a nada. Una recesión no se va a ver este año ni el próximo”, enfatizó Gak.
 
Indicó que “no cabe ninguna duda que en el primer trimestre la Argentina tuvo una reducción de la actividad, sobre todo la industrial”, pero afirmó que “de ningún modo a los niveles de señalar una recesión”.
 
Estimó que “este año seguramente habrá una baja en el crecimiento del PBI”, aunque insistió que “no será del nivel que muchos desean, porque parece que hubiera un deseo en el modo que lo presentan, que sueñan con la profecía autocumplida”.
 
“Hay que ver qué va a pasar en este segundo trimestre. Este trimestre tiene una mejora, va a ser mejor en la producción industrial, inmobiliaria, y el resto de las variables”, aseguró Gak.
 
Además, puntualizó que “nadie se muestra preocupado por el resultado de la explotación agraria”, porque remarcó que “por los precios que se incrementaron, más la excelente situación climática, realmente habrá un ingreso adicional importante”.
 
Evaluó que “habrá que ver cómo se reacomoda el gasto público frente a esta circunstancia”, pero subrayó que “la cifra de superávit del primer cuatrimestre –de más de U$S 4.000 millones- es más que promisoria”.
 
“Son cifras que se mantienen con respecto al año pasado, no cabe ninguna duda. A algunos puede molestarles la estrategia de reducción de importaciones, pero son muchos los países desarrollan políticas proteccionistas”, indicó el economista.
 
También consideró que “con las reservas del Banco Central no puede haber ningún temor de que pueda extralimitarse la situación cambiaria”.
 
“Estamos viviendo un año terrible por la crisis internacional que tendrá su influencia y eso obligará a extremar las exigencias de consumo de la producción nacional y también el convencimiento de que tenemos que manejar prudentemente el gasto público, pero de ningún modo reducirlo”, sostuvo Gak.
 
Por su parte, Agustín D’Attellis, de la Gran Makro, señaló que “lo que hizo Jorrat es un análisis basado en unos indicadores de la UNT y del indicador industrial de FIEL (Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas), y aseguró que “Argentina está lejos de una situación de recesión”.
 
Destacó que “técnicamente se denomina recesión en la economía cuando hay dos trimestres consecutivos de contracción del PBI”, y señaló que “Argentina se encuentra en un proceso de desaceleración, en el marco de lo que pasa en el mundo y en Brasil”.
 
“Pero venimos de crecer cerca de 9% el año pasado, y se proyecta una tasa de 5,1% que si la cuestión internacional empeora puede ser un poco más baja, pero nunca una contracción”, remarcó D’Attellis.
[ pagebreak ]
Indicó que “en el mundo desarrollado hay recesión y Argentina está lejos de esa situación”, y puso de relieve que el país “es uno de los que lidera el proceso de crecimiento a nivel mundial”.
 
En ese sentido, remarcó que “Argentina crece muy por encima del resto”, y estimó que “a esta altura del año y con el efecto arrastre va a tener una tasa positiva para fines de 2012”.
 
Señaló que “la demanda sigue traccionando y creciendo muy fuerte”, y puntualizó que “eso no sucede de casualidad, sino porque se hace política económica para que ello suceda, con defensa del mercado interno, política de subsidios y control del mercado cambiario”.
 
Afirmó que “con el crecimiento del consumo y el sostenimiento del mercado interno, la inversión indefectiblemente crece”.
 
En la misma línea, Santiago Fraschina, de la Universidad de Buenos Aires (UBA), aseguró que “es estrictamente falso” lo que dijo Jorrat, y precisó que “uno puede hablar de que hay una desaceleración en el sentido que vamos a crecer menos que el año pasado”.
 
“Pero el año pasado fue de crecimiento récord histórico, de casi 9%. Y la economía está creciendo, sigue expandiéndose”, señaló Fraschina.
 
Consideró que el de Jorrat “es el mismo discurso que dice que Argentina está entrando en estanflación”.
 
Subrayó que “esos mismos economistas que la pronosticaron, son los que dicen que la inflación que hay en Argentina es por la demanda”, y añadió que “eso es absolutamente contradictorio con una estanflación, que es inflación con estancamiento”.
 
“Si hay demanda no es posible que haya estanflación. Ellos mismos se contradicen con los conceptos”, destacó Fraschina.
 
Puso de relieve que “la economía está creciendo sin haberse cerrado todas las convenciones colectivas de trabajo, que no es un dato menor”, porque estimó que “cuado se cierren, habrá un importante impacto de la demanda”.
 
“Si seguimos creciendo durante el primer trimestre, qué va a pasar cuando se cierren las convenciones y se expanda la demanda interna”, sostuvo el economista.
 
Asimismo consideró que es importante también “compensar la caída de demanda externa por la interna y eso es lo que hace el Gobierno desde que se inició la crisis en 2009”, y subrayó que “lo más importante en ese momento fue la decisión de avanzar con la AUH que le dio plata a los sectores más postergados para que consuman”.
 
Por su lado, Gustavo Ludmer, del Centro Estratégico para el Crecimiento y Desarrollo Argentino (CECREDA), aseguró que “no hay para nada una recesión”, y también destacó que “una recesión es cuando durante dos trimestres seguidos cae el PBI”.
 
“Técnicamente está mal usado, porque la Argentina ni siquiera vivió una primera caída intertrimestral de su PBI. Jorrat no es buen técnico, no es sólido”, señaló Ludmer.
 
A su criterio, “la economía se está desacelerando, no crece como en 2010 ni 2011”, pero puntualizó que “sigue creciendo”.
 
“A los agoreros del Apocalipsis les conviene que la gente entre en pánico, vaya a comprar dólares, no consuma. Vaticinan un corralito financiero, cuando no existen condiciones objetivas para tal situación. Por más que estos tipos quieran asustar a la gente, el consumo se va a mantener sólido”, aseguró Ludmer.
[ pagebreak ]
Remarcó que “en 2011 el PBI argentino alcanzó su mayor marca histórica”, y añadió que “en el primer trimestre de este año se creció frente al mismo de 2011”. Insistió con que “si bien se crece menos, el pico es muy alto”.
 
El economista del CECREDA estimó que “no sería raro que Grecia ingrese en default en un par de meses y se retire del euro”, y afirmó que “Europa está tirando para abajo todo y esto va a afectar a los Estados Unidos, lo cual va a desacelerar el crecimiento en el resto del mundo, y en ese marco está la Argentina”.
 
De todos modos afirmó que la posibilidad de una recesión “este año no la creo. Los aumentos salariales en torno al 25 por ciento van a sostener el consumo, las jubilaciones siguen creciendo fuerte, el último aumento fue de 37 por ciento interanual; y probablemente haya un incremento del valor de la AUH”, sostuvo.
 
Así consideró que “hay señales que indican que va a seguir fuerte el consumo”, y evaluó que “no será como en años anteriores, pero tampoco se va a pinchar”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario