MINI

Nanorobots para limpiar derrames de petróleo o curar el cáncer

Los avances en la miniaturización de dispositivos han llegado tan lejos que la persona común aún no tiene noción de las cosas que se pueden realizar con esta tecnología. Desde submarinos microscópicos que sirvan para limpiar las aguas con petróleo hasta nanorobots de ADN capaces de unirse selectivamente a determinadas células para combatir el cáncer.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - Unos microsubmarinos diseñados recientemente recogerán y transportarán a contenedores especiales las gotas de petróleo presentes en el agua contaminada. Las primeras pruebas de este nuevo dispositivo han resultado exitosas, según informa un grupo de científicos expertos en nanotecnología que trabajaron junto con el profesor Joseph Wang de la Universidad de California en San Diego (UCSD).
 
Los dispositivos tienen una superficie cónica con una gran capacidad de absorción de petróleo cuyo carácter extremadamente ‘hidrofóbico’ permite la captura de petróleo en la interfase agua-aceite. El Grupo de Wang informa que este nuevo invento requiere relativamente poco combustible y se mueve a una velocidad increíble.
 
“Nadie imaginó que un aparato 10 veces menor a la anchura de un cabello humano pueda ayudar a limpiar el agua de aceite” aseguran los inventores. “Esto es especialmente importante ya que tenemos una necesidad urgente de mejores métodos de tratamiento para la prevención de desastres ambientales”, concluyeron.
 
El nuevo invento publicado en la revista ACS Nano cuenta que los investigadores trabajaron en el diseño y en la fabricación de nanomáquinas que seguramente desempeñarán un papel importante en los accidentes de derrames de petróleo como el ocurrido en el golfo de México en 2010.
 
A su vez, un equipo de científicos de Boston logró a principios de año fabricar nanorobots de ADN capaces de unirse selectivamente a determinadas células.
 
Los nanorobots pueden estimular la actividad de los linfocitos del sistema inmune, o marcar para su posterior eliminación a determinadas células cancerosas.
 
La bionanotecnología es una rama de la biología molecular que ha sufrido un vertiginoso crecimiento en los últimos años. Su objetivo es el diseño de herramientas (tecnología) obtenidas a través de elementos biológicos (bio) de dimensiones nanométricas (nano, la milmillonésima parte de un metro) como son el ADN o las proteínas, que puedan aplicarse en campos como la medicina.
 
Científicos de la Escuela Médica de Harvard (Boston, MA) han logrado crear, según la revista Science, un nanorobot de ADN capaz de interactuar selectivamente con las células, induciendo cambios en su comportamiento.
 
El Dr. Shawn M. Douglas y su equipo han logrado formar estos nanorobots a partir de ADN plegado mediante la técnica conocida como origami, que como su propio nombre indica, permite una gran versatilidad a la hora de moldear el ADN. De esta forma consiguieron fabricar una estructura en forma de “barril” hexagonal, con un sistema de apertura controlada. El sistema de apertura sigue un sistema de dos “cerraduras” que asegura que la estructura sólo se abra cuando el nanorobot encuentre una célula que disponga de las dos “llaves”, asegurando la selectividad del proceso.
 
La utilidad del descubrimiento consiste en cargar estos nanorobots de ADN con moléculas que tengan la capacidad de estimular la inhibición o activación de determinados procesos celulares. Esta estimulación sería totalmente selectiva, ya que los nanorobots circularían cerrados por la sangre y solamente se abrirían, liberando su carga, al interactuar con las células de interés. Esto permitiría activar el sistema inmune, o detectar y eliminar ciertas células cancerosas, disminuyendo al mínimo los efectos secundarios.
 
El equipo de investigadores de Massachusetts ha probado la eficacia del método en cultivos celulares, donde se demostró su alta selectividad, incluso en condiciones fisiológicas simuladas, y su capacidad de unirse a las células deseadas independientemente de su concentración. “Queda mucho trabajo que hacer” asegura el Dr. Douglas “aún no hemos demostrado que el sistema funcione en animales”. Según el investigador, la siguiente etapa será disminuir el coste de fabricación de los nanorobots, para que puedan empezar a ser probados en modelos animales, que sería el paso intermedio antes de poder comenzar las pruebas en humanos. En opinión del Dr. Douglas, también debe mejorarse la vida de los nanorobots, ya que no deben ser degradados antes de poder cumplir su función.
 
Entre las posibles aplicaciones de los nanorobots de ADN podemos encontrar el tratamiento de cánceres de tipo leucémico, en los que las células infectadas se desplazan a lo largo del torrente sanguíneo, dificultando su eliminación, por lo que la mejor manera de eliminarlas podría ser el empleo de estos nanorobots selectivos que patrullen la sangre a la caza de células cancerosas. Por el mismo motivo, el dispositivo también podría ser útil para combatir enfermedades autoinmunes e incluso ciertas inflamaciones crónicas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario