COCA-COLA, MC DONALD'S Y BUDWEISER

La hipocresía de la FIFA y la otra reforma del fútbol

Joseph Blatter tenía como objetivo la facturación... y así le fue. Su sucesor, Gianni Infantino, tiene pendiente cambios estructurales para que los nuevos tiempos no lo sepulten.

En el fútbol profesional argentino alguna vez la cervecería Quilmes patrocinó en forma simultánea las camisetas de River Plate y Boca Juniors, y también Velez Sarfield.

River Plate también tuvo en su camiseta a Budweiser.

El deporte financiado por el alcohol es un tema muy controversial, inadmisible pero tolerado durante años pero los tiempos han cambiado y hay muchos jugadores que se atreven a desafiar la hipocresía a que apelan los dirigentes.

La Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) tiene como FIFA Partners a la empresa Coca-Cola, conociendo que el deporte y las bebidas cola no se llevan bien.

Luego, en la categoría FIFA World Cup Sponsors aparece la madre de la obesidad, McDonald's, y una bebida alcohólica, Budweiser.

El argumento es que aportan mucho dinero, con el cual se pueden realizar actividades nobles como la promoción del fútbol infantil.

El mensaje de la FIFA es "El fin justifica los medios". 

La ética de la propuesta es, probablemente, más perversa que el acuerdo publicitario en sí mismo.

Los patrocinadores de la Unión Europea de Fútbol Asociado (UEFA) son la rusa Gazprom, la electrodoméstica china Hisense, la automotriz alemana Volkswagen, la estadounidense FedEx, la china digital Alipay y la digital de viajes Booking.com/ No hay conflicto en esto, y la UEFA consiguió patrocinadores saludables, por llamarlo de algunaer manera.

El problema aparece en los patrocinadores oficiales d la UEFA Euro 2020: además de Qatar Airways, la telco VIVO, la china TikTok y TakeAway.com/, aparecen las no saludables Coca-Cola y Heineken.

Y la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) no está publicitando alcohol solo porque decidieron no participar del torneo en pandemia la multinacional de bebidas destiladas Diageo, dueña de marcas como Johnnie Walker, Smirnoff y Tanqueray. También renunció al evento Ambev, la filial brasileña de la multinacional belga AB InBev, la mayor cervecera del mundo.

Cambio de época

Es evidente que el fútbol no tiene empatía con las tendencias de la alimentación saludable, la hidratación suficiente y la protección del estado físico. 

La gran pregunta a la FIFA, UEFA y Conmebol: ¿pueden obligar a aquellos deportistas comprometidos con los cambios a renunciar a sus convicciones?

Aquí aparece el debate, más avanzado en Europa que en América latina, pero no por eso menos interesante.

Ubicar sobre la mesa las dificultades financieras del fútbol en la pandemia no parece un argumento válido toda vez que los acuerdos y contratos se realizaron antes de la pandemia.

Hay un cambio en la sociedad global que la FIFA no quiere interpretar y se rige por el Viejo Orden, el de Joseph Blatter. 

Hasta ahora su sucesor, el abogado Giovanni Vincenzo Infantino, se ha negado a incursionar en esto pero Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro y Paul Labile Pogba le han enviado el mensaje.

Evidentemente es una cuestión controversial.

El ex jugador del Crystal Palace, Aston Villa y Middlesbrough, Gareth Southgate, hoy entrenador de Inglaterra, defendió el derecho de los patrocinadores a publicitar sus productos en la Eurocopa.

Southgate y el capitán del equipo Harry Kane, del Tottenham Hotspur, se sentaron con las botellas de Coca-Cola frente a ellos mientras hablaban antes del partido del Grupo D de Inglaterra contra Escocia.

Southgate dijo: "Creo que hay muchos patrocinadores en el deporte y el impacto de su dinero en todos los niveles ayuda a que el deporte funcione, particularmente el deporte de base en nuestro país requiere mucha inversión y sin algunas de esas empresas invirtiendo, es muy difícil". 

Ante la presión periodística, Southgate tuvo que buscar otros argumentos:

"Por supuesto en nuestro país somos conscientes de la obesidad y la salud, pero todo se puede hacer con moderación. Cualquier cosa en la que se participe con moderación rara vez es un problema. Entiendo las preocupaciones que tienen las personas y los deportistas para las posturas que adoptaron, pero siempre hay un panorama más amplio de estas cosas".

Ronaldo & Pogba

Después de que Cristiano Ronaldo, Paul Pogba y el mediocambista Manuel Locatelli -del equipo nacional de Italia y del club Sassuolo- quitaran en sus conferencias de prensa las botellas con los colores de los patrocinadores de la Euro -CR7 y Locatelli se quitaron sus Coca-Cola y Pogba su Heineken-, la UEFA se divide con un enfoque destinado a los equipos participantes.

Durante una rueda de prensa el jueves 17/06, Martin Kallen, director de la Eurocopa, declaró que “las aportaciones de estos patrocinadores son importantes para el torneo y el fútbol europeo”. 

El viernes 18/06, la UEFA informó que “recuerda a los equipos participantes que los patrocinios son una parte integral de la organización del torneo y el desarrollo del fútbol en Europa, incluyendo los jóvenes y las mujeres (...) En cuanto a cuánto dinero es la contribución de los socios a la Eurocopa, estas cifras aún no están disponibles”.

Son tiempos complicados para la UEFA: acaba de sobrevivir a un intento de los clubes más importantes de ignorarla, y ahora su torneo de selecciones recibe el castigo ético de CR7, quíntuple Balón de Oro y la primera personalidad del mundo en superar los 500 millones de seguidores en las principales redes sociales.

Hace tiempo que el delantero portugués prohibió en su dieta los alimentos demasiado dulces para conservar su impecable físico. Esto le concedió autoridad a su frase: “Agua, no Coca-Cola." Una frase que, quizás, el patrocinador no podría cuestionar demasiado porque la botella de agua mineral que exhibió CR7 la produce Coca-Cola.

Pero en la Bolsa de Valores de Nueva York, que abrió antes del inicio de su conferencia de prensa, la acción de Coca-Cola, que ya estaba en una tendencia a la baja, incrementó su caída antes de recuperarse.

24 horas después, Pogba, calificado "el jugador del partido" entre Francia y Alemania, decidió poner en el piso el envase de Heineken 0.0 (cerveza sin alcohol). 

Pero Pogba, además de jugador de Francia también lo es del Manchester United, es musulmán y no bebe alcohol. Nunca lo promocionaría y Heineken es básicamente una marca de cerveza con alcohol aún cuando ahora quiera promocionar su descafeinada.

Sanciones no

Coca-Cola y Heineken son los mayores socios de la UEFA, según un estudio de KPMG, que estima el valor anual del contrato de Heineken en US$ 45 millones y el de Coca-Cola en US$ 35 millones.

"Los jugadores están obligados por contrato a participar en conferencias de prensa en el entorno visual de los patrocinadores de la UEFA", dijo a Le Monde, Jean-Pascal Gayant, profesor de Economía en la Universidad de Le Mans. 

Por el momento, la UEFA no prevé una sanción individual contra Ronaldo o Pogba: 
"Tenemos un reglamento aprobado por las federaciones que participan [en la Euro], estamos en contacto y les recordamos sus obligaciones", recordó Kallen, agregando que "siempre es posible" imponer a las federaciones nacionales una sanción económica en el caso de nuevos incidentes.

"Las sanciones individuales indudablemente serían contraproducentes para las marcas", reconoció Gayant:

Luego reflexionó: “Lo interesante es que los jugadores se rebelan contra su condición de hombre-objetos con el pretexto de una forma de libertad de conciencia. La UEFA responde recordando que el dinero de los patrocinadores también se utiliza para financiar competiciones juveniles y femeninas. Es un enfrentamiento pecuniario, que se desliza hacia el terreno de las causas nobles, una escalada en la corrección política."

El jueves 17/06 por la noche, tras la victoria ante Macedonia del Norte (2-1), el ucraniano Andrei Yarmolenko declaró: "Vi a Ronaldo", dijo sonriendo, antes de levantar las dos botellas de refresco y cerveza y lanzar a los patrocinadores: "¡Llámenme!".

Es cierto que muchos deportistas están dispuestos a promocionar cualquier producto o servicio que le reditúe. Pero otros no.

Elegido hombre del partido contra Dinamarca, el jugador belga Romelu Lukaku también respondió a una pregunta sobre la polémica: "¿Coca-Cola? Llame a Roc Nation [la agencia que la representa], ¡podemos trabajar juntos!", bromeó. 
Cuando se le preguntó sobre su preferencia entre Coca-Cola y Heineken, retiró la botella de cerveza para marcar su preferencia. 

Roberto Martínez, el entrenador de la selección belga, agregó: “A los Diablos Rojos (N. de la R.: el equipo belga) les encanta Coca-Cola".

Es cierto, Coca-Cola es patrocinador de la federación belga.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario