Leído

MRS. MAISEL

Ser mujer (y comediante) en los años '50, ser brillante y autoboicotearse

Lun, 20/04/2020 - 1:06pm
Enviado en:

Ya lleva tres temporadas en Amazon Prime y se espera la cuarta para fines de este año. Multipremiada, la serie "La maravillosa Mrs. Maisel" habla sobre los desafíos que enfrenta una mujer de los años '50 en Nueva York para convertirse en comediante. Es una historia de emancipación. Sin embargo, tiene un giro interesante al final que complejiza a la protagonista: las mismas características que la llevaron al estrellato hacen colapsar su mayor oportunidad. (Alerta SPOILER ALERT)

La maravillosa Mrs. Maisel
La maravillosa Mrs. Maisel
La maravillosa Mrs. Maisel
Contenido

La serie "La maravillosa Sra. Maisel" retrata a Miriam (Midge) Maisel, una chica judía del Upper West Side (zona pituca) de Nueva York a fines de los '50, quien, abandonada por su marido, Joel, empieza a dedicarse por una casualidad a la comedia stand-up, un género dominado ampliamente por hombres en esa época.

Midge está borracha y tiene el corazón roto: Joel acaba de decirle que tiene una amante, arma una valija y se va de la casa. ¿Qué hace Midge? Se mete en el Gaslight, un club de stand up, agarra el micrófono y empieza a contar su derrotero. "¡Mi marido me dejó por una mujer llamada Penny Pan! ¡Penny Pan! ¿Lo pueden creer?" . Se muestra tan vulnerable y verdadera que saca unas buenas risas de su audiencia, porque toda tragedia puede ser transformada en humor si es mirada desde la óptica correcta.

Susy Myerson, una mujer bajita y que se viste como hombre, y a quienes casi todos confunden con un hombre, está esa noche ahí porque trabaja en el Gaslight y la ve. Y en el talento de Midge vislumbra su propia oportunidad de hacer algo con su vida y salir de la precariedad en la que vive: le propone ser su manager. Bajo el mantra de "tits up" (las tetas arriba), ambas comienzan a trabajar para lanzar a Midge al estrellato, frente a la oposición de su familia y en un contexto muy adverso: nadie toma en serio a una mujer que se quiere dedicar a la comedia. Y menos a una mujer con las características de Midge: una chica "bien", coqueta, y deslumbrantemente hermosa.

La serie relata una historia de emancipación. Midge, su manager, su mejor amiga, su madre; todas ellas van tomando consciencia a lo largo de los capítulos de las tremendas barreras injustas que enfrentan por ser mujeres, y cómo luchar contra ellas. Los críticos de la producción la acusan de tener una mirada demasiado "rosa" acerca de ese camino, y es probable que tengan razón hasta cierto punto. Sin embargo, el giro más interesante de la serie se da en el último capítulo de la tercera temporada, cuando (SPOILER ALERT) todo el camino que Midge ha logrado construir, se derrumba producto de su propio autoboicot.

Otra de las cosas más interesantes que tiene la serie es que, si bien es una ficción, aparecen algunos comediantes que realmente existieron, como el enigmático Lenny Bruce, de quien Midge se hace amiga y con quien juega a tener un romance que nunca se concreta. Bruce fue una estrella real en esa época, arrestado de manera permanente por decir obscenidades en el escenario. La historia verídica de este comediante que desafiaba las normas es bastante oscura: terminó muriendo a sus cuarenta años de sobredosis, cuando ya practicamente todos los estados lo habían proscripto. La propia Midge, si bien es un personaje ficcional, cuenta una mezcla de las historias de distintas comediantes de la época, como han reconocido sus creadores. Una de las claras inspiraciones es la genial comediante Joan Rivers, cuya hija manifestó enojo por no haber sido consultada por los productores.

Engreída, seductora, llena de agallas y muy ambiciosa, Midge reúne las características que la lanzan al estrellato. Sin embargo, la serie se vuelve interesante porque son esos propios rasgos los que también le juegan en contra cuando se le presenta la oportunidad de su vida. El cantante Shy Baldwin (un personaje ficcional que emula una suerte de Elivs negro de la época) la invita a ser su acto de apertura en una gira de seis meses por Estados Unidos y Europa. Comienzan por Las Vegas, donde Midge se vuelve confidente cercana del cantante. Él le revela su gran secreto: lleva una vida gay oculta (la homosexualidad estaba altamente estigmatizada en esa época). Luego la gira debe ser interrumpida por problemas personales del cantante por dos meses. Cuando están listos para reemprender el camino, se despiden de Nueva York con un espectáculo en el teatro Apollo. Midge está nerviosa por presentarse ante un público en su mayoría negro, y después de Moms Mabley, una humorista mítica (también un personaje verídico), adorada por el público. Tiene miedo de que la rechacen. El manager de Baldwin le aconseja: "Ellos aman a Shy. Improvisá. Hablales de Shy. Contales cómo es estar de gira con Shy." Midge le hace caso pero en su acto, incluye chistes que implícitamente se refieren a la homosexualidad del cantante. Cuando al otro día llega con Susy para tomar el avión que las llevará a Europa, el manager del cantante les dice que no pueden subir, hubo un cambio de último momento. Shy ya no la quiere ahí. La decisión es esperable si se tiene en cuenta lo que podría haber significado en esa época revelar (así sea mediante chistes velados) la homosexualidad de una figura pública.

La misma incontinencia verbal, necesidad de exposición y tono verdadero que sirven a Midge para ser una gran comediante, terminaron haciéndola arruinar su gran chance, sin quererlo. ¿Es que no se dio cuenta del problema que implicaría exponer la homosexualidad del cantante? ¿Es que no mide el daño que pueden ocasionar sus palabras? ¿Estuvo mal lo que hizo? Todas estas preguntas quedan rondando en la mente del espectador. Que la serie termine dejándonos llenos de preguntas, es signo de su calidad. Y desmiente la acusación de ser una historia demasiado "rosa".