Leído

CORTÉS Y MOCTEZUMA

"Hernán": Nueva serie sobre la increíble historia de la conquista de México

Vie, 20/12/2019 - 12:17pm
Enviado en:
Por Urgente24

Hernán Cortés, el enviado de la Corona española que subyugó al imperio mexica (azteca) aliándose con sus pueblos enemigos, estaba muy preocupado por los signos. Lo primero que hizo fue buscar un intérprete; le preocupaba entender a los mexicas y enviar los mensajes adecuados a ellos. En cambio Moctezuma, el emperador azteca, dirigió su atención a intentar recibir mensajes de los dioses sobre qué significaba la llegada de estos hombres barbudos. ¿Debía dejarlos entrar o no? Para cuando quiso enterarse, Cortés ya lo había tomado prisionero. La historia es contada en una nueva serie transmitida por History Channel.

Moctezuma.
Moctezuma.
Contenido

"No solo somos enviados del rey. Somos soldados de Dios", les dice Hernán Cortés a sus soldados antes de salir a batallar contra unos indios que percibían como salvajes. Así lo muestra la serie "Hernán", que comenzó a transmitirse por History Channel la semana pasada. Escudados por la cruz, no debemos temer, les indica. Hernán Cortés fue el enviado de la Corona española que se le rebeló al entonces gobernador de Cuba y se dirigió a conquistar nuevas tierras. Aliándose con pueblos enemigos de los mexicas (aztecas) y gracias a las traducciones de su interpréte, doña Marina (también conocida como la Malinche, un personaje hsitórico muy reprochado en México), interpretada en la serie por Ishbel Bautista, consiguió tomar Tenochtitlan, la ciudad desde donde ese pueblo dominaba a otros de la zona. 

En la serie, Cortés es interpretado por el español Óscar Jaenada, a quien muchos recordarán como Luisito Rey, el padre malvado de Luis Miguel en la serie sobre su biografía. Lo más interesante que tiene "Hernán" es que son respetados los distintos idiomas que son protagonistas de esta historia: tanto el español como el maya y el nahuatl. "Hagamos lo que dictan nuestras costumbres. Recibámosle y oigámosle. Ya veremos qué nos deparan los dioses", dice Moctezuma (interpretado por Dagoberto Gama), el entonces emperador de los mexicas, ante la llegada de estos hombres barbudos que, en un principio creían, podían llegar a ser dioses. Para cuando comprendió lo que estaba sucediendo, era demasiado tarde: Cortés ya lo había tomado prisionero a él y a toda su familia. 

La serie elige para contar la historia de la conquista de México el recurso de ir y venir en el tiempo. La historia de Moctezuma termina, como vemos más adelante en el mismo capítulo, cuando, ya muy enfermo, le pide a Cortés que culmine lo que vino a hacer, que cumpla con su destino y lo mate. Para él era muy importante morir a manos del enemigo que lo había subyugado, ya que, según las creencias mexicas, la manera de morir determinaba el destino que depararía al difunto. 
Las diferencias irreconciliables entre los españoles y los pueblos con los que se encuentran aparecen de manera clara. Los mexicas tenían la práctica de arrancar el corazón en sacrificio a sus dioses. Cuando Cortés cuestiona sobre esta práctica a Moctezuma, el líder mexica le responde: "Así como tú necesitas comer, los dioses también."

El autor Tzvetan Todorov arroja en su libro "La conquista de América" una tésis interesante sobre la conquista de México. La clave para el triunfo de los españoles, dice, estuvo en la comunicación más que en las armas. Para Todorov, hubo en Moctezuma un rechazo global del acto de comunicación. Moctezuma maltrataba a sus informantes y prefería que no hubiera intercambio de mensajes alguno con los que arribaban a sus costas. Esto crea una situación paradójica: los recién llegados saben sobre el pueblo local mucho más que los locales saben de los recién llegados. Moctezuma, mientras tanto, dirige su atención a intentar recibir información de los dioses. La utilización de los signos por parte del conquistador fue mucho más eficiente: Cortés sí estaba preocupado por entender a los aztecas y por el efecto que producían sus propios mensajes en ellos. Su primer interés fue conseguir un intérprete. Comprendía que en una batalla, la lucha psicológica también es determinante. La preponderancia otorgada a lo simbólico, fue la clave que permitió la conquista.