Leído

DESPUÉS DEL DÍA NEGRO

Más nacionalista que nunca: Trump analiza dejar de comprar petróleo en Arabia Saudita

Mar, 21/04/2020 - 3:05pm
Enviado en:
Por Urgente24

Después de uno de los días más negros para el gobierno de Donald Trump en lo que va de la crisis del Coronavirus, ya que los valores futuros del petróleo norteamericano tocó un piso negativo histórico, la Casa Blanca parece estar preparada para implementar cambios en su estrategia en cuanto a a comercialización del petróleo, incluida hasta una posible recorte del comercio con su aliado de Medio Oriente, Arabia Saudita, quien bastantes desafíos enfrenta en estos momentos donde la crisis del oro negro amenaza con continuar. Es así que Trump se está volviendo más nacionalista que nunca para intentar salvar su campaña política.

Mohamad Bin Salman y Donald Trump.
Contenido

El pasado lunes 20/04 el mercado del petróleo en Estados Unidos tuvo uno de sus días más oscuros en la historia cuando el WTI (Texas) alcanzó un precio negativo y el Brent se mantuvo por encima de los US$ 25. Aunque esto no fue todo ya que en consecuencia los mercados hundidos en incertidumbre también se desequilibraron . Esto fue la última señal de alerta que el presidente Donald Trump necesitaba para terminar de dar el giro nacionalista a un nivel extremo que al parecer la situación internacional le demanda. Claro que esto es otro intento más por salvar su campaña política del fracaso frente a la crisis económica en la que se está hundiendo Estados Unidos. 

Es así que cuando la prensa local le preguntó al mandatario sobre la posibilidad de dejar de comprar petróleo a su aliado de Medio Oriente, Arabia Saudita, para poder fortalecer la industria nacional, el mismo respondió: "Vamos a pensar en ello", dijo el presidente marcando el principio de lo que podría ser un quiebre en la alianza con el reino saudí y la caída del príncipe heredero, Mohammad Bin Salman. Aunque eso no fue todo ya que luego explicó que uno de los objetivos a corto plazo es poner hasta US$ 75 millones de barriles en las reservas.

La realidad es que el presidente Trump no se puede permitir el colapso de otro sector de su económica, mucho menos uno tan fuerte como lo es el petróleo. Tal es el impacto del virus en el mercado que este martes 21/04, las caídas se extendieron a los futuros de junio, que hasta el día anterior todavía estaban a salvo. Esto mismo es un claro reflejo que la crisis no solamente es algo pasajero sino que seguramente tenga efectos profundos y a largo plazo. 

Recordemos que el problema comienza con un mercado que está inundado de oro negro pero no hay nadie que lo quiera comprar ni mercado en donde colocarlo. Si bien se esperaba que China, el principal consumidor, vuelva a comprar la misma cantidad que lo hacía anteriormente ahora que está camino a reabrir su economía, ya nada es seguro. Además, en el caso de Estados Unidos, el gran problema es que las unidades de almacenamiento como las tuberías y los camiones cisterna están colapsados y no dan a basto de la cantidad de sobrepcoducción que existe. 

Si bien muchos expertos aseguran que este es solamente el comienzo de una gran crisis del petróleo como fuente de energía y principal bien de comercio, el presidente Trump se muestra optimista y asegura que la caída es algo de "corto plazo" y que está condicionada por las trabas financieras que hoy aparecen en el mercado debido a la incertidumbre provocada por el COVID-19. Aunque por otro lado el mismo pone todos los objetivos mirando hacia la industria nacional. 

Tal es su desesperación ante la situación que el mismo propuso un proyecto de ley que fue enviado al Congreso con el objetivo de que el propio gobierno sea comprador de petróleo para aliviar las consecuencias. Esto por supuesto fue rechazado por primera vez en el mes de marzo cuando los legisladores de ambos partidos dijeron que era una propuesta un tanto extremista frente a la situación actual. Si bien luego del golpe del lunes la situación cambio para volverse todavía más extrema, Trump aseguró que en caso de que el Congreso lo deseche de nuevo apelará a los operadores privados. 

"No podemos permitir que Arabia Saudita inunde el mercado, especialmente dada la disminución de nuestra capacidad de almacenamiento. En este momento, el mayor número de petroleros sauditas en años está en camino a nuestras costas", explicó  el senador estadounidense por Dakota del Norte, Kevin Cramer, quien por supuesto al igual que otros congresistas se mostró alertado por lo que había sucedido en Texas, teniendo en cuenta que estos estados, entre otros, dependen en gran parte de lo que sucede en el mercado petrolero. Es así que se esperan nuevas presiones hacia Trump por parte de gobernadores y legisladores.