Global

FIEL A DONALD TRUMP

La purga del Partido Republicano: Las voces disidentes no tienen lugar

El Partido Republicano destituyó a la representante Liz Cheney como presidenta de la Conferencia Republicana de la Cámara de Representantes. Con esta votación se termina la previsible purga del Partido Republicano, que sigue fiel al exmandatario y deja fuera a las voces disidentes que rechazan las falsas acusaciones de fraude electoral.

El Partido Republicano cumplió con su amenaza: destituir a la representante Liz Cheney como presidenta de la Conferencia Republicana de la Cámara de Representantes, por repudiar las denuncias infundadas del expresidente Donald Trump sobre un fraude en las elecciones presidenciales llevadas a cabo en noviembre pasado. 

Por su parte, Cheney afirmó en desafiantes declaraciones que planea "liderar la lucha" por conseguir un Partido Republicano "fuerte" en el futuro y se comprometió a hacer "todo lo que pueda para asegurar que el ex presidente nunca más se acerque al Despacho Oval". 

"Debemos avanzar basándonos en la verdad", dijo Cheney a los periodistas. "No podemos abrazar a la vez la gran mentira y abrazar la Constitución".

Asimismo, la representante sostuvo que el país se enfrenta a un amenaza "nunca antes vista" de un expresidente que causó el ataque al Capitolio (6/1) y que "reanudó su agresivo esfuerzo por convencer a los estadounidenses de que le habían robado las elecciones"

"No me quedaré sentada a mirar en silencio mientras otros llevan a nuestro partido por un camino que abandona el Estado de derecho y se unen a la cruzada del expresidente para socavar nuestra democracia", afirmó la republicana. 

Los integrantes del partido decidieron no realizar una votación grabada ya que se debía votar a viva voz para "mostrar la unidad", detalla el periódico estadounidense The New York Times (The NYT).

Por su parte, el expresidente republicano Donald Trump defenestró a Cheney y aplaudió su destitución, llamándola "una pobre líder, un importante tema de conversación demócrata, una belicista, y una persona sin absolutamente ninguna personalidad o corazón".

En su reemplazo, los líderes republicanos pusieron sus fichas en la representante Elise Stefanik, de Nueva York, quien ha mostrado su lealtad a Trump y su respaldo a las reclamaciones de fraude electoral.

Con esta votación se termina la previsible purga del Partido Republicano, que fiel al exmandatario y deja fuera a las voces disidentes que rechazan las falsas acusaciones de fraude electoral. De ser elegida Stefanik, los tres principales puestos de liderazgo republica de la Cámara de Representantes serán ocupados por legisladores que votaron en contra de la certificación de la victorial del actual mandatario Joe Biden, detalla The NYT

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario