Global

HORAS DECISIVAS

Israel tiene nuevo presidente y el plazo para formar un nuevo gobierno llega a su fin

El Parlamento israelí eligió a su undécimo presidente: Isaac Herzog, hijo del difunto expresidente Haim Herzog y ex jefe del Partido Laborista. Mientras tanto, son horas decisivas en el plazo del que tenía el centrista Yahir Lapid para formar un nuevo gobierno que sustituirá al primer ministro Benjamín Netanyahu.

Israel comenzó el día eligiendo a su nuevo presidente: Isaac Herzog (60 años) sustituirá a Reuven Rivlin. Mientras tanto, el plazo del centrista Yahir Lapid para formar un nuevo gobierno va llegando a su fin.

El presidente de la Agencia Judía derrotó a Miriam Perezt tras recibir el voto secreto de 87 diputados, contra 27, en una Cámara de 120 escaños.

Herzog es un político veterano, sobrino del histórico ministro de Relaciones Exteriores Abba Eban e hijo del difunto expresidente Haim Herzog, ex jefe del Partido Laborista, ex líder de la oposición y ex ministro de Bienestar y Diáspora.

"Seré el presidente de todos", dijo Herzog, señalando a los israelíes de todo el espectro político y a los judíos de la diáspora, cito The Jerusalem Post (The JPOST)

Rivlin saludó al Herzog por teléfono. "Le envío mis más cordiales saludos, señor presidente", dijo. "Puedo decirle que la responsabilidad del papel que va a asumir no se parece a nada de lo que ha hecho hasta ahora. El sistema judío y democrático que establecimos aquí, en la tierra de nuestros antepasados, tiene cuerpo y alma. Si la Knesset es un lugar de discusión, como sin duda hemos visto recientemente, la Residencia del Presidente es un lugar de discurso, de asociación y de Estado".

Mientras tanto, aún no se ha formado una nueva coalición de gobierno para sustituir al primer ministro Benjamín Netanyahu, en manos del centrista Yair Lapid. El bloque opositor sigue negociando los últimos detalles del "gobierno del cambio". 

Además de Lapid, los otros miembros que lo integrarían serían el ultranacionalista YIemina, el derechista Israel Beiteinu, el derechista Tikvá Jadashá, el centroderechista Kajol Laván, el laborista Avodá y el izquierdista Meretz.

Esta oposición junta 58 escaños en una Knesset de 120, por lo que es necesario el apoyo del partido Ra'am (Liga Árabe Unida), ya sea como parte del gobierno o mediante un respaldo externo. 

Una de las diferencias que han imposibilitado llegar a un acuerdo es la voluntad de la número dos de la lista Iemina, Ayelet Shaked, de ocupar el lugar de la líder laborista, Merav Mijaeli, en el comité de nombramientos judiciales. Lo que haría esto es otorgar una mayoría a ala derechista del ejecutivo a la hora de tomar ciertas decisiones. 

Además de los puntos de fricción con Shaked, Ra'am añadió exigencias de última hora tras una reunión con Netanyahu.

El MK de la Ra'am, Saeed Alharumi, dijo que votaría en contra del nuevo gobierno si la cuestión de la legalización de las construcciones árabes ilegales no forma parte del acuerdo de coalición.  

La figura del presidente 

El Parlamento elige por mayoría simple al presidente entre los candidatos presentados, que puede ser por su capacidad personal o previa contribución al Estado y simboliza la unidad del país por encima de la política partidista.

Para la periodista Greer Fay Cashman, "la mayoría de la gente necesita una figura paterna de algún tipo. Para Para las comunidades judías del extranjero, el presidente de Israel es lo más parecido a la realeza"

Ante la pregunta de si Israel necesita un presidente, Cashman responde con un "rotundo sí", sobre todo porque es un cargo apolítico. Esto no quiere decir que un outsider se convierta en presidente, si no que es apolítico en término de favorecer a algún partido político en particular. Pero no es apolítico cuando se trata de defender los intereses de Israel en el plano internacional.

El primer ministro nunca podría ser aceptado universalmente, el presidente lo es. 

"Cuando el primer ministro de Israel hace una declaración sobre las amenazas existenciales o el antisemitismo, se toma en su contexto político y partidista, mientras que cuando el presidente del Estado habla de los mismos temas, se acepta que habla en nombre de toda la nación", sostiene la periodista de The JPOST. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario