Leído

OTRA VEZ, INCERTIDUMBRE

Coronavirus: el mayor enemigo de Xi que preocupa a la OPEP y hace peligrar el acuerdo con USA

Lun, 03/02/2020 - 6:58pm
Enviado en:
Por Urgente24

Mientras la cifra de fallecidos en China aumenta a más de 360 personas y Xi Jinping asegura que el objetivo principal del gobierno es combatir la epidemia, la economía del país está en graves problemas, no solamente porque sus mercados tocaron los puntos más bajos desde 2015, sino porque también sus expectativas de crecimiento siguen decreciendo. En tanto, comienzan las preocupaciones en cuanto a las posibilidades que tendrá China de cumplir o no el acuerdo comercial con Estados Unidos, y por supuesto, desde la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), ya que una caída de la demanda china se traduciría en una gran caída de precios.

Xi Jinping, presidente de China.
Xi Jinping, presidente de China.
Contenido

Si bien el presidente chino, Xi Jinping había comenzado el año con grandes victorias y objetivos de cara al crecimiento del país para 2020, como fue el acuerdo firmado con Estados Unidos y su plan de erradicación de pobreza para fines de este año, no todo parece estar funcionando como esperado y esto tiene una causa principal inequívoca: la amenaza que significa el Coronavirus,a la gran epidemia que generó alarma en todo el mundo y que ya se cobró más de 360 muertos en China. 

Mientras Xi asegura que el gobierno está haciendo todo lo posible para controlar la situación, el mayor peligro que corre ahora su administración no es el tener una mala imagen frente al resto del país, sino que su economía ya está sintiendo las consecuencias. Es así que por ejemplo, el pasado domingo 02/02, como parte de un esfuerzo de los reguladores por controlar los mercados, el Banco Central de China decidió inyectar 1,2 billón de yuanes (US$ 174.000 millones) en la economía. Claro que al parecer esto no fue suficiente porque el lunes cuando abrieron, las entidades financieras le dieron la espalda. 

En consecuencia, al mismo tiempo que el Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China decidió reunirse en una cumbre presidida por Xi para discutir sistemas de prevención del virus, muchos comenzaron a preguntarse sobre las reales consecuencias en la economía que el Coronavirus podría dejar a largo plazo en el país y a nivel global por supuesto.Los números de crecimiento siguen cayendo, teniendo en cuenta que el trimestre que viene se hablaría de un crecimiento de tan solo 4%, aunque: ¿que sucede fuera del país?

Al parecer el primer preocupado, además de Xi, es la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP). China es el principal país importador de petróleo, es decir quien más compra a nivel global, aunque un cambio en su capacidad de compra motivado por una baja en la capacidad de producción podría provocar un gran impacto en los precios del oro negro. Esto no solo sería un problema para los productores, sino también para los escenarios políticos que de desarrollan alrededor de la compra y venta de petróleo. 

En consecuencia, la organización de países millonarios se reunirá el próximo martes y miércoles 04/02 y 05/02 en la sede central de la OPEP, Viena, para discutir como proseguir de cara a evitar una caída drástica en el precio. Aunque claro esto se traduce en un intento por establecer un bajo precio del petróleo, algo con lo que no están de acuerdo ciertos países productores, sobretodo para Arabia Saudita. 

La realidad es que, sea cuál sea el recorte de precios que establezca la organización, el mercado no confía en la incertidumbre que significa la expansión del Coronavirus en China y las consecuencias que esto puede llegar a tener. Aunque el mercado del petróleo no es el único problema, los productos agrícolas también van a sentir el impacto de la crisis china. Esto nos dirige directamente al acuerdo comercial entre China y Estados Unidos. 

Recordemos que el pasado 15/01, finalmente las dos grandes potencias económicas firmaron el acuerdo comercial que dio un final parcial al enfrentamiento de aranceles que comenzaron hace más de 1 año y medio. Una de las cosas a las que se comprometió China fue a invertir aproximadamente US$ 200 mil millones en compras de bienes y servicios estadounidenses durante por lo menos, los próximos dos años, a cambio, Estados Unidos levantaría solo algunos de los aranceles comerciales que más estaban dañando a la economía china. Sin embargo, con el Coronavirus instalado, esto ya no será tan llevar adelante. 

Si bien esto no significa que se reanudará la guerra comercial, ni que China no vaya a cumplir con su palabra, si tal vez se traduce en que las compras masivas desde Asia podrían llegar un poco más tarde de lo esperado. Esto no solo vale para Estados Unidos, sino que también para otros países exportadores como Argentina, cuyo mercado se la soja tiene como principal comprador a China. Pero volviendo a Washington, una disminución en las exportaciones también se podría traducir en una desventaja electoral para Donald Trump. 

En tanto, según dio a conocer Bloomberg, China estaría esperando cierta "flexibilidad" por parte de las autoridades norteamericanas, aunque de acuerdo a un portavoz del Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer: "Washington no había recibido ninguna solicitud de China para discutir cambios en los compromisos de compra de Beijing", explicó. Lo mismo desde China, donde no hubo comentarios al respecto. 

"Esta es una cuestión de ayudarlos si podemos, ofreciendo nuestra asistencia, comprometiéndonos con ellos, es un esfuerzo humanitario de nuestra parte, nada que ver con las rivalidades económicas", explicó el Asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, hace algunos días cuando recién comenzaban a verse las consecuencias de la epidemia.