Leído

CONFLICTO DIPLOMÁTICO

Compra de Groenlandia: Trump se ofendió con Dinamarca y deja plantada a la Reina

Mie, 21/08/2019 - 10:28am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Días atrás, Donald Trump hizo pública su intención de comprar la isla de Groenlandia para USA. El interés de Trump se remonta a 2018 cuando China National Petroleum Corporation y China National Offshore Oil Corporation solicitaron al entonces ministro de Energía de Groenlandia, Aqqalu Jerimiassen, comprar licencias para explotar el crudo de la isla. En 2016, Dinamarca detuvo los planes de China de comprar una instalación de defensa que no se estaba utilizando. Por eso ahora Trump quiere avanzar sobre la isla. Pero el gobierno isleño rechazó la oferta de compra del mandatario estadouidense y el gobierno danés tampoco tomó en serio la cuestión. En represalia, Trump canceló una visita a Dinamarca y abrió un conflicto diplomático con un aliado estratégico en Europa.

Contenido

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, generó un conflicto diplomático con Dinamarca por el rechazo de este país a la venta de Groenlandia, cuya isla también rechazó días atrás la intención del mandatario norteamericano.

En represalia al desplante danés a su oferta de compra, Trump ahora canceló una visita de estado a Dinamarca e incluso generó un choque con la reina Margarita II.

Trump debía hacer su primera visita a Dinamarca, un miembro fundador de la OTAN y un aliado de Estados Unidos en la guerra de Irak, del 2 al 3 de septiembre.

Pero desde que hizo pública su intención se sucedieron los rechazos a su idea. Un destacado miembro del bloque del gobierno danés calificó el comportamiento del norteamericano como "desesperado", mientras que un ex primer ministro dijo que la decisión era "profundamente insultante" para el pueblo de Dinamarca y preguntó si todo había sido una broma.

Luego, vino el rechazo público del gobierno de Groenlandia.

Por último, l reina intervino, señalando a través de una portavoz que la decisión del presidente de los Estados Unidos de rechazar su invitación en un tweet fue una sorpresa.

Según la agencia Bloomberg, las conversaciones formales de los Estados Unidos con la primera ministra Mette Frederiksen se centraron en la importancia estratégica de Groenlandia.

Allí, Estados Unidos tiene su base más septentrional, Thule, y la ubicación de la isla cerca de los recursos naturales en el Ártico lo ha hecho atractivo tanto para Rusia como para China. El predecesor de Frederiksen, Lars Lokke Rasmussen, tuiteó que la debacle requerirá un trabajo "enorme" para reparar las relaciones transatlánticas.

La cancelación del viaje marca una "crisis diplomática", según Kristian Jensen, un destacado miembro de la oposición y ex ministro de finanzas. Insinuó el daño causado a la relación posterior a la Segunda Guerra Mundial con Dinamarca, que se encontraba entre un puñado de países que siguieron a Estados Unidos en la guerra de Irak.

Martin Lidegaard, miembro del bloque del gobierno y ex ministro de Relaciones Exteriores, calificó el asunto como una "farsa diplomática".

Trump escribió que "el Primer Ministro fue capaz de ahorrar una gran cantidad de gastos y esfuerzos tanto para Estados Unidos como para Dinamarca al ser tan directo". ¡Le agradezco eso y espero reprogramarlo en algún momento en el futuro!

Horas antes de que se suspendiera el viaje, Carla Sands, la embajadora de EE.UU. En Dinamarca, tuiteó que el país escandinavo estaba "listo para la visita de POTUS @realDonaldTrump! Socio, aliado, amigo”.

Por muy serias que hayan sido las discusiones en la Casa Blanca sobre una venta, el tema provocó bromas en ambos lados del Atlántico desde que se informó por primera vez sobre el interés de Trump, aseguró Bloomberg.

El interés de Trump por la isla se remonta a 2018 cuando China National Petroleum Corporation y China National Offshore Oil Corporation solicitaron al entonces ministro de Energía de Groenlandia, Aqqalu Jerimiassen, comprar licencias para explotar el crudo de Groenlandia.

La isla quiere aumentar sus ingresos propios para no depender del subsidio anual que le envía la Corona danesa desde Copenhague por unos US$ 660 millones.

Luego está el tema del envejecimiento de su población: necesita nuevos pobladores.

Los estudios geológicos auguran petróleo y gas por 50.000 millones de barriles.

China, además, quiere extraer metales raros de Groenlandia, tales como el uranio -al sur- y el zinc -al norte- del territorio.

En 2016, Dinamarca detuvo los planes de China de comprar una instalación de defensa que no se estaba utilizando.

En septiembre de 2018, Groenlandia cedió a la presión de Copenhague e impidió que una empresa china firmase un contrato para modernizar los aeropuertos.

Por eso Trump quiere avanzar sobre la isla. Así, Groenlandia es otro capítulo de la Guerra Fría entre USA y China.