GLOBAL

NEUROTOXINA

Botswana dice que resolvió el misterio de los cientos de elefantes muertos

La causa sería una neurotoxina cianobacterial que se halla en el agua, que habría aparecido debido a una fuerte sequía el año pasado seguida de buenas lluvias esta temporada. "Cuando los pozos se secaron a fines de junio, la enfermedad también terminó", dijo una autoridad del departamento de Vida Silvestre.

Más de 350 elefantes murieron en el norte de Botswana en la primera parte del año y la causa era un misterio.

Las autoridades cinetíficas del país afirman haber finalmente encontrado la causa: una neurotoxina en los pozos del agua, producida por una cianobacteria.

Fuentes locales han sugerido que los elefantes morían cerca de pozos de agua que contenían proliferación de algas.

Botswana es el país del mundo que tiene la mayor población de elefantes, con más de 130.000 ejemplares.

En julio trascendió que varios elefantes, de ambos sexos y de todas las edades, habían sufrido muerte súbita en el Delta de Okavango y que, entre los que aún estaban vivos, muchos estaban débiles y enflaquecidos.

De ese momento a esta parte, proliferaron las teorías sobre el por qué de las muertes, con explicaciones que van del ántrax al envenenamiento.

"Nuestras últimas pruebas detectaron neurotoxinas cianobacteriales como la causa de las muertes. Es una bacteria que se halla en el agua", dijo Mmadi Reuben, oficial veterinaria del Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales, en una conferencia de prensa. "Los elefantes son los únicos animales que beben debajo de la superficie del agua y chupan el limo, que es donde residen estas toxinas".

Las toxinas habían sido descartadas inicialmente como causa de las muertes porque ninguna otra especia había fallecido, pero los científicos creen que los elefantes son particularmente susceptibles a ellas dada la cantidad de tiempo que pasan bañándose y que beben grandes cantidades de agua.

La aparición de la toxina podría deberse a una severa sequía el año pasado seguida de buenas lluvias esta temporada, señaló Cyril Taolo, subdirector del departamento.

"Cuando los pozos se secaron a fines de junio, la enfermedad también terminó", comentó Mmadi.

“Lo importante es que continúen las investigaciones sobre por qué sucedió esto para que en el futuro podamos evitar que esto vuelva a suceder a tiempo”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario