MUNDO Francisco > Vaticano > Roma

"HIPÓCRITAS"

Francisco, con todo contra ortodoxos, abre paso a mujeres

El Papa Francisco arremetió con todo contras los ortodoxos que intentan instalar rumores por problemas de salud y renuncia.

Luego de algunas señales, el Papa Francisco refirió públicamente a la interna que se vive en la Iglesia católica entre jesuitas y ortodoxos al tildar a estos últimos de "hipócritas".

El miércoles 25 de agosto, Jorge Bergoglio presidió en el Aula Pablo VI del Vaticano su Audiencia General dedicando la sexta catequesis sobre la carta del Apóstol San Pablo a los Gálatas disparó:

La hipocresía es el miedo a decir abiertamente la verdad, es fingir o aparentar para quedar bien a los ojos de los demás. En la Biblia hay varios ejemplos en los que se combate esta actitud, como el testimonio del anciano Eleazar, que se mantuvo fiel aun sabiendo que corría peligro su propia vida. También Jesús condena la hipocresía y reprocha a quienes se muestran justos por fuera, pero por dentro están llenos de egoísmo y falsedad La hipocresía es el miedo a decir abiertamente la verdad, es fingir o aparentar para quedar bien a los ojos de los demás. En la Biblia hay varios ejemplos en los que se combate esta actitud, como el testimonio del anciano Eleazar, que se mantuvo fiel aun sabiendo que corría peligro su propia vida. También Jesús condena la hipocresía y reprocha a quienes se muestran justos por fuera, pero por dentro están llenos de egoísmo y falsedad

Al comenzar, había dicho exactamente: "En la Carta a los gálatas, Pablo menciona una corrección que le había hecho a Cefas —es decir, a Pedro— ante la comunidad de Antioquía. Le había reprochado su comportamiento porque, para evitar que lo critiquen, hacía diferencias entre los cristianos que procedían del judaísmo y los que venían del paganismo, y esta actitud dividía injustamente a la comunidad. Con esta observación, san Pablo quiere advertir a los cristianos de Galacia que uno de los peligros en el cumplimiento de la Ley es la hipocresía".

Contra las críticas de los más duros de la Iglesia, el Obispo de Roma dio otro paso histórico en lo que se denomina internamente como el proceso de mejoramiento femenino en los Palacios Sagrados del Vaticano.

Francisco asignó a una mujer una nueva posición importante en la jerarquía de la Curia romana, nombrando a sor Alessandra Smerilli, salesiana de Don Bosco, especialista en economía, secretaria interina del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral y delegada para la Comisión Vaticana Covid-19. Se trata de quien reemplaza a monseñor Bruno-Marie Duffé y al padre Augusto Zampini, respectivamente secretario y vicesecretario del mismo Dicasterio, ambos regresados a la diócesis.

De esta manera, el Pontífice dispuso que la dirección de la Comisión Vaticana Covid-19 esté compuesta por el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, prefecto del Dicasterio, la hermana Smerilli, secretaria interina, y el padre Fabio Baggio, misionero scalabriniano, subsecretario de los Migrantes y Sección de Refugiados, tal como lo resumió Vatican Insider.

Ya en junio 2021, Francisco había enviado nuevas señales públicas a los ortodoxos con declaraciones que realmente molestaron mucho, pero Bergoglio no está dispuesto a retroceder:

Como Pedro, estamos llamados a liberarnos de la sensación de derrota ante nuestra pesca, a veces infructuosa; a liberarnos del miedo que nos inmoviliza y nos hace temerosos, encerrándonos en nuestras seguridades y quitándonos la valentía de la profecía. Como Pablo, estamos llamados a ser libres de las hipocresías de la exterioridad, a ser libres de la tentación de imponernos con la fuerza del mundo en lugar de hacerlo con la debilidad que da cabida a Dios, libres de una observancia religiosa que nos vuelve rígidos e inflexibles, libres de vínculos ambiguos con el poder y del miedo a ser incomprendidos y atacados Como Pedro, estamos llamados a liberarnos de la sensación de derrota ante nuestra pesca, a veces infructuosa; a liberarnos del miedo que nos inmoviliza y nos hace temerosos, encerrándonos en nuestras seguridades y quitándonos la valentía de la profecía. Como Pablo, estamos llamados a ser libres de las hipocresías de la exterioridad, a ser libres de la tentación de imponernos con la fuerza del mundo en lugar de hacerlo con la debilidad que da cabida a Dios, libres de una observancia religiosa que nos vuelve rígidos e inflexibles, libres de vínculos ambiguos con el poder y del miedo a ser incomprendidos y atacados

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario