MEDIOS Juan Pablo Franco > comunicación > medios

QEPD, QUERIDO AMIGO

Se fue Juan Pablo Franco, decano de la comunicación

Juan Pablo Franco, pilar en la comunicación, murió a los 78 años, tras estar internado una semana. El responso se hará en Chacarita, entrada Newbery a las 11.

Se ocupaba de la muchas veces conflictiva tarea de intermediar entre la necesidad periodística de conseguir entrevistas con sus jefes y las agendas nutridas e importantes que tenían Norberto Peruzzotti en la Asociación de Bancos Argentinos, o la de quien lo llevara a trabajar al Banco Río, Roque Maccarrone, quien también presidía la entidad de los bancos privados nacionales hasta recalar en el máximo cargo del Banco Central.

Y ahí estaba "Franquito", así llamado por su físico esmirriado y baja estatura, "envase" de una inmensa humanidad que trasuntaba con una amabilidad y modestia que lo envolvían en un halo de confiabilidad, tanto para los directivos que representaba ante los medios y otras instituciones, como para los periodistas que pugnábamos por conseguir las entrevistas.

Un hombre jovial, cálido, conciliador, sereno, de instituciones, del que nadie hablaba mal, pese a su tarea de equilibrar intereses contradictorios como los de quienes necesitamos hacer una nota ya y los que no quieren o no pueden darla.

Tenso pasado

Paradójicamente, en los ´70 el régimen militar gobernante lo había sentenciado a muerte, no porque fuera terrorista ni un hombre de armas llevar, sino porque escribió con Fernando Alvarez, en 1972, el ensayo "El peronismo, antecedentes y gobierno", que fue calificado de subversivo por la inteligencia castrense.

Se había licenciado en la carrera de sociología y fue docente en la UBA en la cátedra de Historia Social Latinoamericana, director de Sociología, titular concursado en Sociología Económica y profesor titular en El Salvador, así como y vicedecano de la carrera de Ciencias Sociales.

Fue un pasado académico muy prolífico, pero su despegue profesional lo vivió desde la gerencia de Relaciones Institucionales del Banco Río cuando era propiedad del grupo Pérez Companc, de la que se hizo cargo en 1989.

El obituario que publica la revista especializada Imagen señala que "no solo se destacaba por entender que la clave del éxito de su labor eran sus relaciones, sino que lograba ser sumamente respetado como intelectual de la comunicación".

Y que "como sociólogo egresado de la UBA a fines de los 60 se destacó no sólo como un excelente nexo entre los medios y la entidad financiera que el grupo Pérez Companc estaba vendiendo a los españoles de Santander. Juan Pablo Franco nunca dejó de investigar sobre el vínculo de los medios de comunicación y las empresas".

Estuvo en forma activa en el primer think tank de comunicación institucional, creado por el periodista y docente especializado en publicidad Alberto Borrini en el seno de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES) junto al ex Siemens Michael Ritter.

La confianza que le dispensaban desde todos los sectores lo ubicó durante décadas al frente del Instituto Verificador de Circulación (IVC) que auditaba los tirajes de los medios impresos.

En mayo de 2009 se jubiló pero continuó hasta 2010 en la misma área de la entidad, ya por entonces propiedad del banco de Santander.

De su probidad da fe que no aceptó seguir en esas condiciones percibiendo salario y beneficios de gerente y hasta abril de 2018 se desempeñó como consultor en el área de Comunicaciones Corporativas de Santander Rio.

Por fuera participó en exitosos proyectos, como el de apuntalar la imagen de la red Link en su competencia con Banelco y como asociado a la consultora de origen español Estudio de Comunicación, a la que llevó precisamente la cuenta de Link.

Con 78 años cumplidos y una vida familiar y personal muy ordenada, lleno de amigos por todas partes, el jueves de la semana pasada fue a hacerse ver por un dolor en la espalda.

Lo internaron en el sanatorio Los Arcos al detectársele un cuadro irreversible de cáncer, del que nunca se había sabido nada entre sus allegados. Lo sedaron se durmió para ya no volver a despertar. Así, sereno y conciliador tal era su característica, murió en la madrugada de este jueves.

No partió para siempre, sino hasta siempre para los que tuvimos el inmenso honor de haberlo conocido y tratado.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario