Leído

UN PRESTIGIO EN BAJA

'Money money' Giuliani, que la voracidad te sea leve

Mie, 18/12/2019 - 2:29am
Enviado en:
Por Urgente24

Hubo un tiempo cuando Rudolph Giuliani era prestigioso. Hoy día su estrella ha declinado y será una sorpresa que no tenga problemas judiciales importantes en medio del intento de juicio político a Donald Trump. Su ocaso no fue casualidad. En la Argentina, hubo políticos locales que frecuentaron a Giuliani con cierta asiduidad. Por ese motivo es tan interesante la investigación del Financial Time.

Contenido

"Era enero de 2002, y Rudy Giuliani acababa de abandonar el Ayuntamiento después de dos mandatos como alcalde de Nueva York. Era un héroe estadounidense y una celebridad mundial, saludado incluso por la Reina (Isabel II), por su resuelta respuesta a los ataques terroristas del 11/09/2001. El "Hombre del Año" de la revista Time en aquel 2001 parecía destinado a la Casa Blanca.

Pero Giuliani tenía un punto débil: su cuenta bancaria estaba limitada por una carrera en el servicio público y un divorcio costoso. Era hora de ganar algo de dinero", comienza relatando la investigación de Joshua Chaffin para Financial Times, tiulada "Time to make some money: the business career of Rudy Giuliani" (Tiempo para ganar dinero: la carrera empresarial de Rudy Giuliani).

Chaffin continuó: "Giuliani lo hizo con entusiasmo. Abrió una consultora, Giuliani Partners, que intentó extraer dinero de su reputación como 'el mejor administrador de crisis y experto en cambios': el ejecutivo que no solo estabilizó la ciudad de Nueva York después de los ataques, sino que también había logrado domar su crimen y limpiar las calles de crímenes.

Giuliani Partners comenzó con una explosión, atrayendo a clientes como Delta Air Lines, Nextel Communications, fabricante del teléfono móvil que Giuliani estaba llevando el 11/09, y la aseguradora Aon, entre otros. A lo largo de los años, su propietario se involucraría en una vertiginosa variedad de emprendimientos para hacer dinero, desde reestructuraciones y bienes raíces hasta una firma de abogados de Texas y consultoría japonesa.

Sin embargo, incluso en los primeros días de la carrera del sector privado de Giuliani había señales que eventualmente lo enredarían en una red de intrigas comerciales y políticas en Ucrania y lo colocarían en el centro de un proceso de juicio político que ahora amenaza a la presidencia de Trump."

El comienzo

Giuliani nació en Brooklyn, Nueva York, pero creció en Garden City South, en Long Island. 

Sus padres eran hijos de inmigrantes italianos, o sea que Rudolph es una 2da. generación de ítalo-estadounidenses. 

Él logró graduarse 'cum laude' en Derecho por la Universidad de Nueva York en 1968.

Ya abogado, Giuliani prefirió la acusación a la defensa y se unió a la oficina del fiscal de distrito de Nueva York. Más tarde llegó a Washington DC.

Apenas tenía 29 años cuando fue nombrado Jefe de la Unidad de Narcóticos y ascendido a Abogado Ejecutivo de USA. 

Apenas tenía 31 años cuando fue designado auxiliar asociado del Fiscal General y Jefe de Personal del asistente del Fiscal General de USA.

Apenas tenía 37 años cuando asumió como asistente del Fiscal General de USA, William French Smith.

Desde este cargo, Giuliani supervisó la totalidad de las agencias federales dependientes del Departamento de Justicia: la Oficina de Correccionales, la Agencia Federal contra las Drogas (DEA) y la Oficina de Comisarios.

A los 41 años, él fue nombrado fiscal del Distrito Sur de Nueva York, donde encabezó la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. 

Giuliani presumió de haber ganado 4.152 casos y perdido sólo 25 en su rol de Fiscal de Distrito en lucha contra la corrupción. No le alcanzó para ganar la alcaldía en 1989.

Pero si lo logró en 1993, al frente del Partido Republicano.

Image
Giuliani en Londres con los investigados Lev Parnas e Igor Fruman.
Giuliani en Londres con los investigados Lev Parnas e Igor Fruman.

El dinero

Chaffin continuó: "Junto a clientes respetados, Giuliani Partners también aconsejó a equipos que parecían perspectivas extrañas para una consultoría que se anunciaba como un McKinsey más pequeño. Puede haber sido impulsado por gastos abultados.

Un alcalde alguna vez conocido como un "tipo de persona con una porción de pizza", tal como lo presentó su director de Comunicaciones, Ken Frydman, tenía gastos mensuales en 2018 de aproximadamente US$ 232.000, según una audiencia judicial relacionada con su 3er. divorcio. Entre otras extravagancias, el costo de 6 casas -2 en Palm Beach-, 11 membresías de clubes de campo y un hábito de cigarros de alta gama.

Cuando la celebridad de Giuliani comenzó a desvanecerse en casa, él se vio obligado a buscar oportunidades en otros lugares, relatan sus asociados. "Estaba arrojando su red cada vez más lejos de la costa", explica una persona que trabajó con Giuliani. “El calibre de las personas que se acercaban se volvió cada vez más cuestionable. En un comienzo, tenías al director ejecutivo de Delta llamando. Pero 15 años después, tenías a Igor Fruman."

Fruman es uno de los dos empresarios del sur de Florida acusados ​​en octubre por presuntamente destinar dinero extranjero a grupos de campaña proselitista alineados con Trump. Antes de su arresto, Fruman, dueño de un bar en Odessa llamado 'Mafia Rave', y Lev Parnas, se convirtieron en socios cercanos de Giuliani, contratándolo para promover sus negocios y sirviéndole en su misión de investigar en Ucrania a uno de Los rivales políticos de Trump, el ex vicepresidente Joseph Biden.

La última misión es la que está en el corazón del caso de juicio político contra Trump, a quien los demócratas acusan de abuso de poder al retener la ayuda militar desesperadamente necesaria para Kiev a menos que anunciara una investigación sobre el hijo de Biden, Hunter, y sus vínculos con una empresa ucraniana de energia.

La mancha del escándalo está a un mundo de distancia de la aclamación que recibía Giuliani después del 11S. La adulación fue tal que la gente aplaudía cuando entraba a un restaurante. Él luchaba al caminar por los aeropuertos, dicen ex asistentes, porque muchos admiradores lo frenaban para rendirle homenaje.

Giuliani Partners colgó su placa en una oficina con paneles de madera cerca de Times Square, que era de buen gusto, aunque no ostentosa. Giuliani trajo consigo un elenco de leales suyos en el Ayuntamiento, incluido el ex abogado de la ciudad, Michael Hess; el comisionado de policía, Bernard Kerik; y el ayudante Anthony Carbonetti, entre otros.

“Habían hecho cosas increíbles para reconstruir cosas en Nueva York. Estaba intrigado con cómo usar esas habilidades otra vez", dijo Steven Oesterle, un ex vicepresidente de Ernst & Young que asesoró a Giuliani en su carrera post-alcalde y asumió un papel importante con él, a un periódico de Michigan en 2007.

Un ex ayudante fue más breve: "El negocio era Rudy", recordando que incluso los poderosos directores ejecutivos estaban asombrados de estar en la compañía de Giuliani: "La gente le estaba tirando dinero".

Desorden personal

Giuliani está casado con Judith Nathan, su 3ra. mujer. 

Él tiene 2 hijos (Andrew y Caroline) de su segundo matrimonio, que ocurrió con Donna Hanover.

También tiene una hijastra, Judith Whitney. 

En mayo de 2000, el diario New York Daily News informó que Guiliani tenía una relación sentimental.

Giuliani llamó a una conferencia de prensa en la que anunció su divorcio​ de Hanover, quien no tenía la más remota idea de que Giuliani le iba a pedir la separación.

El 1er. matrimonio de Giuliani, con Regina Peruggi, fue anulado después de 14 años.

Según Giuliani, porque él descubrió que con su mujer eran primos de segundo grado.​ La pareja no tuvo hijos.

En aquel año 2000, Rudy Giuliani -siempre disfrazando su carácter estricto con una sonrisa- fue animado a presentarse al Senado. Sin embargo, le diagnosticaron un cáncer de próstata.

De todos modos, él se recuperó de esa dolencia pero no compitió por el Senado.

Aquel aparente fracaso fue la base de su éxito porque el 11S estaba en funciones.

Image
Rudolph Giuliani y el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko.
Rudolph Giuliani y el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko.

Trump

Giuliani se hizo conocido por usar computadoras y estadísticas para apuntalar sus esfuerzos de lucha contra el crimen.

Luego ocurrió su aceptación de la Teoría de la Ventana Rota: controlar agresivamente los delitos pequeños para prevenir los más grandes.

Cuando dejó la Alcaldía, comenzó con un contrato de US$ 4 millones, pagado por líderes empresariales de Ciudad de México DF, para ayudar a combatir el crimen. Giuliani hizo 146 recomendaciones, todas las cuales fueron aceptadas por funcionarios mexicanos. Sin embargo, tuvieron poco impacto inmediato. Es más: en 2003, la mejora fue marginal y en algunos casos hubo más crímenes, recordó Facundo Rosas.

Luego Giuliani Partners capacitó a los servicios de seguridad en Qatar y realizó una consultaría sobre temas de seguridad para una planta nuclear de Entergy, que buscaba extender su licencia en Nueva York. 

Chaffin otra vez: "Pero el primer compromiso comercial de Giuliani ha vuelto para perseguirlo, y explica cómo su considerable reputación podría ser utilizada de manera cuestionable. Purdue Pharma recurrió a él en 2002 cuando los fiscales federales comenzaron a conectar una creciente epidemia de opioides con sus ventas de OxyContin, el poderoso y adictivo medicamento para el dolor.

Durante un discurso ante los ejecutivos de relaciones públicas, Robin Hogen, el ejecutivo de Purdue que intentaba contrarrestar un ataque de mala publicidad, explicó que la compañía concluyó que necesitaba pensar desde lo político, no desde lo científico, para defender a OxyContin.

"Ciertamente necesitamos un portavoz que tenga la reputación e integridad que tiene Giuliani para este tema", dijo Hogen al New York Post en ese momento.

Giuliani Partners fue contratado para reforzar la seguridad en las fábricas donde se producía OxyContin. Mientras tanto, Giuliani se reunió varias veces con el fiscal principal que se ocupaba del caso.

Al final, la empresa matriz de Purdue se declararía culpable en 2007 por la forma agresiva en la que comercializaba OxyContin. Pero su acuerdo de declaración de culpabilidad evitó que sus ejecutivos pudieran ser condenados a prisión y permitió que la compañía continuara haciendo negocios con el gobierno federal.

Los demócratas en el Congreso ahora buscan más información sobre el trabajo de Giuliani para Purdue, que según ellos resultó en un manejo "excesivamente indulgente" del caso.

Hubo otros problemas. Bernard Kerik, quien dirigió el negocio de seguridad, fue nominado por el presidente George W. Bush en diciembre de 2004 para encabezar el Departamento de Seguridad Nacional, pero se vio obligado a retirarse una semana después debido a problemas fiscales. Más tarde cumpliría una pena de prisión por fraude fiscal.

Giuliani Partners también atrajo titulares negativos por un contrato de US$ 2 millones que firmó para asesorar a una start-up, Applied DNA Sciences, que estaba desarrollando tecnología antifalsificación. Su principal patrocinador se había declarado previamente culpable de fraude electrónico. La compañía no tenía ingresos en ese momento, pero sus acciones extrabursátiles despegaron con la noticia de su asociación con Giuliani.

Estos episodios no pudieron impedir el despegue de Giuliani Partners. En 2004 él adquirió el equipo de servicios financieros de Ernst & Young por US$ 9,8 millones para crear un banco de inversión boutique: Giuliani Capital Advisors. La idea era vender asesoramiento sobre reestructuraciones, fusiones y adquisiciones y otras transacciones a sus clientes de seguridad. El papel designado del señor Giuliani era el de 'hacedor de lluvia'.

Giuliani Capital Advisors forjó un nicho en el mercado de quiebras, trabajando en la reestructuración de Delta Air Lines, así como las de US Airways y Aloha Airgroup. Giuliani Partners también lanzó una consultoría de gobierno corporativo en Japón.

Giuliani apuntó a la Casa Blanca. No pudo 'correr' en 2004 pero Giuliani comenzó a prepararse para la campaña de 2008.

Lo hizo cortejando a los partidarios de George Walker Bush en Texas. Por ejemplo, Roy W. Bailey, un ejecutivo de seguros de Dallas y miembro prominente del Partido Republicano texano.

Bailey presentó a Giuliani a Patrick Oxford, el socio gerente de Bracewell & Patterson, la firma de abogados con sede en Houston que tuvo como cliente a Enron y otros 'peso pesados' ​​de la energía. En 2005, Oxford traería a Giuliani a la empresa, rebautizándola como Bracewell & Giuliani.

Se suponía que la asociación, presentada en una conferencia de prensa en el hotel Waldorf Astoria, colocaría la bandera de Bracewell en Nueva York y le daría a Giuliani un cheque estable, US$ 1,2 millón en 2006, y expandiría su red. Tanto Bailey como Oxford se han convertido en importantes recaudadores de fondos para Trump.

Para cuando Giuliani declaró formalmente su campaña en febrero de 2007, las encuestas lo mostraban como un claro favorito. Al mes siguiente, vendió Giuliani Capital Advisors a Macquarie, el banco de inversión australiano. El precio no fue revelado, pero se dice que es de unos US$ 100 millones."

Impeachment

Giuliani está en las noticias.

Antes que Financial Times, The Washington Post y The New York Times informaron que Giuliani buscó cientos de miles de dólares en negocios con funcionarios en Ucrania mientras estaba usando sus conexiones para descubrir información que lastimara a los Biden.

The New York Times mostró que Giuliani alcanzó un compromiso con el Ministerio de Justicia de Ucrania, que le habría significado a su empresa US$ 300.000 por su ayuda para encontrar dinero robado.

Giuliani habría representado a Yuriy Lutsenko, el ex fiscal superior de Ucrania, y un borrador de la propuesta sin firmar describía un acuerdo en el que Lutsenko habría pagado al menos US$ 200.000 para retener la firma de Giuliani y el equipo legal formado por Joseph E. diGenova y Victoria Toensing, quienes son marido y mujer y también están vinculados a Trump.

Giuliani ha dicho que no le cobra al Presidente por sus servicios legales. Y tuiteó: “NYT y WAPO intentan destruir mi credibilidad porque conozco sus mentiras para encubrir a Biden”

Ahora, Rudy Giuliani ha reconocido que presionó al presidente Trump para despedir a la exembajadora de USA en Ucrania, Marie Yovanovitch

Giuliani, abogado personal del mandatario, es el más reciente ejemplo de la muy inusual intromisión en canales diplomáticos oficiales que practica Trump. 

“Forcé su salida porque es corrupta”, dijo Giuliani en una entrevista con Fox News.

“Sólo les di los hechos”, dijo Giuliani. “O sea, ¿creo que debía ser destituida? Creo que debió ser despedida. Si yo fuera secretario de Justicia, la habría echado. Digo, secretario de Estado”.

“Creo que necesitaba a Yovanovitch fuera del camino”, dijo Giuliani a la revista The New Yorker. “Ella iba a hacer las investigaciones difíciles para todos”.

Yovanovitch, una respetada diplomática de carrera, había presionado al gobierno de Ucrania a causa de las preocupaciones sobre corrupción al más alto nivel gubernamental.

Giuliani agregó que “un par de veces” entregó información a Trump que presuntamente mostraba que Yovanovitch impedía investigaciones en Ucrania que podrían beneficiar políticamente a Trump, incluido el intento de que Ucrania investigara a la familia Biden y otros demócratas.

A su vez, Trump pasó la información al secretario de Estado, Mike Pompeo, según Giuliani. En cuestión de semanas, a Yovanovitch le indicaron que Trump había perdido confianza en ella y fue regresada a USA.

Image
Rudy Giuliani (izq) con el legislador ucraniano Adriii Derkach en Kiev el 05/12/2019. (Foto cortesía de la oficina de prensa de Adriii Derkach).
Rudy Giuliani (izq) con el legislador ucraniano Adriii Derkach en Kiev el 05/12/2019. (Foto cortesía de la oficina de prensa de Adriii Derkach).

Cenit y ocaso

Chaffin otra vez: "La campaña electoral abrió una ventana poco común a la riqueza de Giuliani, en particular a su actividad paralela como orador remunerado, ofreciendo comentarios enlatados sobre el liderazgo a grupos tales como la Asociación Nacional de Comestibles, Lehman Brothers y Financial Times. 

Según un formulario de divulgación financiera, ganó US$ 11,3 millones entre 2006 y principios de 2007 por 124 discursos, algunos con una remuneración de hasta US$ 200.000. Él exigió aviones privados para transportarlo a sus discursos y bloques de habitaciones de hotel para un séquito que incluía a su 3ra. esposa, Judith Nathan.

Para los Giuliani se suponía que la campaña presidencial era un momento culminante. En cambio, se estrellaron. 

Después de terminar 3ro. en las primarias de Florida, el estado en el que había depositado sus esperanzas, Giuliani terminó abandonando el concurso republicano en enero de 2008. Dirigiéndose a sus seguidores, un melancólico Rudolph Giuliani habló de su herencia como nieto de inmigrantes, y pidiendo un Partido Republicano más inclusivo: "Tenemos que llegar a todos los estadounidenses, esa es la forma de romper la brecha entre el estado rojo y el estado azul".

La derrota no solo dejó en desorden sus perspectivas políticas, sino que también marcó un punto de inflexión para su carrera comercial. 

Giuliani Partners había declinado en ausencia del jefe. Ahora regresaba, pero con menos para ofrecer. "Todo fue menos sólido", dice Jon Reinish, un estratega demócrata en Nueva York, quien señala que, a medida que la crisis financiera se aceleraba ('subprime'), ya no había el mismo apetito por Giuliani. 

El siguiente movimiento comercial de Giuliani fue una sorpresa: unos meses más tarde, se lanzó a los bienes raíces, anunciando una asociación con un desarrollador familiar en Maryland, Berman Enterprises, para recaudar un fondo de inversión inmobiliaria de US$ 750 millones. 

Giuliani tenía poca experiencia en el negocio. Pero tenía una cierta lógica: Berman, quien tenía vínculos con Rusia y las antiguas repúblicas soviéticas, y quería atraer a los inversores ricos en lugares donde Giuliani no era ganador.

Uno de esos lugares era Ucrania. En 2003, Giuliani la visitó por primera vez, por invitación de un oligarca y político local, Vadim Rabinovich, para participar en una ceremonia en un monumento conmemorativo del 11S en Kiev.

En pocos años, Giuliani se convertiría en un frecuentador de Ucrania, codeándose con el alcalde de Kiev, el boxeador Vitali Klitschko; un rabino políticamente influyente, Moshe Reuven Azman, quien tenía vínculos con Fruman; y un elenco de oligarcas. Estas son algunas de las mismas cifras que Giuliani abordaría más tarde en su calidad de abogado personal de Trump, buscando información sobre los tratos de los Biden en Ucrania.

En ese momento, sin embargo, era solo otro político convertido durante el camino en hombre de negocios, y tratando de ganarse la vida."