Leído

A DÍAS DE LAS ELECCIONES

La nueva película de "Borat" ridiculiza sin límites los peligros de la era Trump

Vie, 23/10/2020 - 6:34pm
Enviado en:

A 10 días de las elecciones y con nada de filtro por delante, Amazon Prime Video estrenó la nueva película de Sacha Baron Cohen, y su reconocido personaje: "Borat Subsequent Moviefilm". Esta llega como una secuela del ya conocido personaje de la sátira de 2006. Con escenas salvajes que incomodan al público pero a la vez sacan carcajadas a algunos (porque el humor de Borat no es para cualquiera), Cohen se sumerge en la era Donald Trump, de las fake news, del debate del aborto y el coronavirus. Y a esto le agrega algunas cámaras ocultas a Rudy Giuliani.

Borat, la nueva película de Sacha Baron Cohen en Amazon Prime Video.
bora.jpg
Borat, la nueva película de Sacha Baron Cohen en Amazon Prime Video.
Contenido

Borat: el periodista descarado, bigotudo y un poco perdido de Kazajstán, volvió a hacer su aparición después de 14 años. Y el mismo eligió volver de la mano de Amazon Prime Video, con un estreno internacional y haciendo foco en la era Donald Trump donde su objetivo es claro: entregar a una de sus hijas a la administración Trump, Mike Pence o Rudy Giuliani más exactamente. A cambio podría conservar su vida ya que las autoridades kazajas le pedían que se inserte en el círculo íntimo del presidente.

Esta secuela del personaje de Sacha Baron Cohen llega mientras en CNN transmitían el último debate presidencial de cara a las elecciones del próximo 03/11. En la primer película Borat vivía en la era Bush, en tiempos de Pamela Anderson, Irák y en un mundo sin redes sociales. Hoy le hace una cámara oculta a Rudy Giuliani, se burla del coronavirus y la distancia social, de los debates por el aborto y muestra como la sociedad se horroriza ante los pelos en la axila en las mujeres y la menstruación. 

El mismo representa todo lo que es rechazado por el liberalismo. Es un hombre que acepta todos los estereotipos, un antisemita extremo, al nivel de creer morirse cuando ingresa a una Synagoga vestido de diablo. Su hija, Tutar, es casi una presa, hasta el punto que se la entrega a una señora (Karen) para que la cuide en Estados Unidos y con ella deja un plato de comida de perro y una herropea (esa bola con cadena para caracterizar a los presos o esclavos). La misma se siente cómoda en su burbuja de Kazajstán viviendo en la historia que le contó su padre: "las mujeres no leen, no manejan no hacen preguntas y no se masturban". 

Su sueño es "ser como Melania" (otro guiñó al amigo Trump). La misma es su hermana que logró casarse con un hombre de alta sociedad y ahora vive en una "jaula de oro". Aunque cuando Tutar llega a Estados Unidos entiende que ninguna de esas historias es cierta y asegura que su mejor amigo es Facebook donde leyó que el "Holocausto nunca habría ocurrido". El peligro de las noticias falsas es abordado en la película teniendo en cuenta que Borat no solo es el target de la desinformación sino que también el producto. 

Como mencionamos anteriormente, Borat se encuentra con muchos personajes de la administración Trump, entre ellos Mike Pence y Rudy Giuliani. El último tuvo que dar varias explicaciones luego del estreno porque una cámara oculta por parte del propio Sacha Baron Cohen pone al ex político en una posición cuestionable. Al final de la película, sin ánimos de dar spoilers, Tutar se encuentra con Giuliani en una habitación y el mismo es filmado con sus manos dentro del pantalón. Esto no fue actuación, fue cámara oculta.

La filmación de esta escena es uno de los elementos más sorprendentes del proyecto de Cohen. La producción de "Borat" coordinó una entrevista  con Giuliani haciéndose pasar por un falso medio de comunicación conservador. Aunque mientras la actriz que encarnó a Tutar: Maria Bakalova, hablaba con e ex alcalde de Nueva York, el equipo filmaba para la película. Esto continuó con Giuliani siguiendo a la falsa periodista a una habitación de hotel. Giuliani dijo que fue todo sacado de contexto y solo se estaba acomodando la camisa.

Sacha Baron Cohen lo hace de nuevo, sin dudas. Hasta se animó a ir un poco más allá con este personaje teniendo en cuenta que diálogo por medio te hace abrir los ojos y preguntarte: ¿hasta que punto es correcto que se haga una broma con estos temas? Después recordás que existe algo maravilloso que es la sátira política y que el sabor que queda luego de ver la película no va más allá de decir: "la sociedad norteamericana está jodida". Aunque no existe seguridad en que todos los espectadores lo interpreten de la misma forma. 

Sin embargo, por momentos toma recaudos. Por ejemplo, el personaje de Karen es una aforamericana que intenta concientizar a Borat, a su hija y a toda la sociedad. Tal es así que cuando viene la parte del coronavirus ella es la que quiere mantener la distancia social mientras Borat asegura que no hay peligro al tiempo que entona "Four more years" ("Cuatro años más en español) junto a los partidarios de Trump. Al final de la película abraza a la situación política dejando la sátira de lado y le pide a la población norteamericana que vaya a votar el próximo 3/11.