Leído

DÍAS DE PANDEMIA

Desafío para Kicillof: Lograr un consenso entre Gollán y Berni

Mie, 03/06/2020 - 10:49am
Enviado en:
Por Urgente24

No basta con corroborar que funcionarios que opinan diferente coinciden en que desean lo mejor para la Administración. También hay que lograr unificar objetivos porque, de lo contrario, se complica la definición de estrategias y la ejecución de decisiones. Todo un tema para una jornada intensa que tiene por delante el gobernador Axel Kicillof.

trajes para pandemia Berni
trajes.jpg
Todos con trajes color blanco para prevención de infecciones pero Sergio Berni viste uno amarillo: La anécdota ilustra la nota.
Contenido

Contrastes bonaerenses:

 **  los partidos de Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Cañuelas, Exaltación de la Cruz, Ezeiza, General Rodríguez, Pilar y Tigre gozan de nuevas excepciones al aislamiento social, preventivo y obligatorio, mientras que

 **  el alcalde de Ensenada, Mario Secco, tuvo que desmentir que se estuviera por cerrar el barrio precario José Luis Cabezas o 'Machu Pichu', que comparte con el municipio de Berisso, tal como sucedió con la villa Azul, entre Avellaneda y Quilmes.

Es cierto que lo que ocurrió en villa Azul no es un protocolo para otros asentamientos que puedan registrar una situación similar pero también es cierto que los brotes de infección y contagio requieren medidas excepcionales. Por ahora, el barrio Cabezas quedó con postas sanitarias las 24 horas.

Esto sucedió mientras se escuchaban los comentarios de al menos 2 corrientes de opinión bien diferentes en el gabinete del gobernador Axel Kicillof acerca de cómo encarar la coyuntura de la pandemia:

 **  El ministro de Seguridad, Sergio Berni, se encuentra preocupado por el desborde social posible, consecuencia del hartazgo pero también la escasez de recursos individuales / familiares que provoca la cuarentena. Un obstáculo que enfrenta este enfoque es que la potencial agitación sucede en especial en los barrios que hoy día padecen el riesgo de alto contagio.

 **  El ministro de Salud, Daniel Gustavo Gollán, teme que una flexibilidad tanto apresurada como excesiva provoque una pérdida de los logros obtenidos en aplanar la curva de contagios (y fallecidos). Por lo tanto, Gollán reclama más rigor en las áreas 'frágiles' porque un descontrol resultaría un desastre sanitario (con consecuencias sociales equivalentes a las del desborde que teme Berni). Un obstáculo que enfrenta este enfoque es que aquellos territorios que han logrado consolidar situaciones requieren diferenciarse de quienes no lo lograron aún. Otro: no abrir exige cubrir una cantidad de necesidades que, a veces, exceden a la propia voluntad de los asistentes sociales y sanitarios.

El gobernador Kicillof regresará hoy (03/06) a Quilmes -visita al Centro de Formación Profesional Nº 406 "Isabel Pallamay"- luego de recorrer las instalaciones de la refinería de Axxion, en Campana, junto al presidente Alberto Fernández; y la visita al Centro de Formación Laboral (CFL) dependiente de la UOM, en Carapachay, Vicente López.

Entre tantas escenas particulares, probablemente él podrá extraer conclusiones generales.

Probablemente, el reclamo de Berni resulte correcto, y la prioridad de una cuarentena focalizada resulte más apropiada para la nueva etapa de la pandemia.

Pero Kicillof también precisa mantener la unidad del equipo. Ya no se trata de Berni vapuleando a una ministra de la Nación sino a un compañero de gabinete.

Quizás, Berni se ha 'comprado un personaje', confundiendo eficiencia con prepotencia y ejecutividad con soberbia.

El aire de 'pocas pulgas' y 'estoy más allá... ' a veces muta en bizarro, casi ridículo (ocurrió con Berni esperando, infructuosamente, en la puerta de una comisaría en Zárate).

La prudencia es mejor consejera, siempre: no provoca tantos daños colaterales. Lo último que precisa una gestión de la pandemia es un conflicto doméstico entre funcionarios decisivos de un gabinete.

¿Cuál es el fundamento de Berni para afirmar que Gollán y su N°2, Nicolás Kreplak, no 'caminan la calle' tal como él?

Berni siempre presume de estar informado porque no permanece en una oficina sino 'en la acción', y es una verdad relativa, no absoluta. 

En cualquier caso, la presión que ejerce Berni, por un reclamo sin duda valioso -y cercano a lo que decide Kicillof-, termina convirtiéndose en un obstáculo para la gestión cotidiana de la provincia.