TENDENCIAS

LA GRIETA DEL GÉNERO

6 de cada 10 estadounidenses no quiere niños autopercibidos mujeres en deportes de niñas

Aborto y género son 2 temas que provocan una grieta enorme en la sociedad estadounidense, a veces más profunda que la libre tenencia de armas de fuego o que las leyes sobre inmigración. Hay 36 ciudades estadounidenses que preparan restricciones a los abortos, sumándose a las 28 que ya limitaron. Pero, a su vez, estados como Wisconsin quitaron financiación a los programas contrarios al cambio de género.

Una encuesta de Gallup revela en USA que una gran mayoría de estadounidenses se opone a permitir que los niños que se identifican como mujeres compitan en deportes de niñas.

La encuesta, realizada entre el 3 y el 18 de mayo, evaluó las opiniones de 1.016 adultos estadounidenses sobre los problemas relacionados con las personas transgénero. 

La encuesta informó, con todo, un margen de error de 5 puntos porcentuales. 

A los encuestados se les preguntó, por ejemplo, si "los atletas transgénero deberían poder jugar en equipos deportivos que coincidan con su identidad de género actual (o) solo deberían poder jugar en equipos deportivos que coincidan con su género biológico". 

Solo el 34% de los estadounidenses dijo creer que los atletas identificados como trans deberían poder jugar en equipos deportivos que se correspondan con su identidad de género. 

El apoyo fue mayor entre los autodenominados liberales (63%), demócratas (55%), mujeres (43%) y graduados universitarios (40%).

Pero el 62% de los estadounidenses expresó su apoyo para exigir que los atletas con identidad trans jueguen en el equipo que coincide con su sexo biológico, no con el autopercibido.

El apoyo fue mayor entre los republicanos (86%), los autodenominados conservadores (85%) y los hombres (72%). 

Una encuesta anterior realizada en 2019 por la encuestadora Rasmussen encontró que una mayoría más pequeña de estadounidenses (51%) se oponía a permitir que los hombres biológicos que se identificaban como mujeres compitieran en deportes femeninos. 

Sin embargo, el apoyo para permitir que los niños que se identifican como niñas compitan contra las mujeres se ha mantenido en su mayoría estable, registrándose en solo el 29% en 2019 en comparación con el 34% en 2021.

El debate

La publicación de la encuesta de Gallup se produce cuando varios estados han trabajado para aprobar una legislación que requiera que los estudiantes atletas compitan en deportes que se correspondan con su sexo biológico. 

Por ejemplo, Florida se convirtió en el estado más reciente y más poblado en promulgar una ley que prohíbe a los niños que se identifican como mujeres competir en deportes de niñas. 

Según Women's Liberation Front, una organización que apoya dicha legislación, 7 estados adicionales han promulgado proyectos de ley diseñados para evitar que las atletas femeninas tengan que competir contra hombres biológicos que tienen ventajas fisiológicas inherentes sobre ellas: Alabama, Arkansas, Idaho, Mississippi, Montana, Tennessee y Virginia Occidental. 

Los legisladores estatales en más de 2 docenas de otros estados han presentado proyectos de ley similares que aún están pendientes.

Pero a nivel federal, los demócratas del Congreso presionan para que se apruebe la Ley de Igualdad, una iniciativa legislativa para consagrar las protecciones para la comunidad LGBT en la ley. 

Los críticos del proyecto federal advierten que su disposición que previene la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género requerirá permitir que los atletas compitan en equipos que se correspondan con su identidad de género. 

En una entrevista que le concedió a Ryan Foley, de The Christian Post, Beth Stelzer, de la organización de base Save Women's Sports, advirtió que con la aprobación de la Ley de Igualdad, “el deporte femenino se desvanecerá” porque “no pasará mucho tiempo hasta que todos los récords sean de los hombres". 

Militares

Si bien la mayoría de los estadounidenses eran tibios con la idea de permitir que los niños compitieran en deportes de niñas, permitir que los transgénero sirvieran abiertamente en el ejército registró un apoyo mucho más fuerte. 

El 66% de los estadounidenses dijeron que no tenían ningún problema con la idea. 

Aunque el apoyo para permitir que las personas transgénero sirvan en el ejército fue importante, el apoyo ha disminuido desde que Gallup realizó una encuesta sobre el tema por última vez en 2019. 

La encuesta anterior encontró que el 71% de los estadounidenses apoyaba que los estadounidenses transgénero sirvieran en el ejército. 

A principios de 2021, el presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva que revocó la prohibición del expresidente Donald Trump que impide que las personas transgénero sirvan en el ejército.

En la encuesta de 2021, el subgrupo demográfico más partidario de permitir que las personas transgénero sirvan en el ejército fueron los que se describen a sí mismos como 'liberales': el 92% de los cuales piensa que las fuerzas armadas deberían permitir que las personas transgénero sirvan abiertamente. 

La mayoría de los autodenominados 'moderados' (73%) e 'independientes' (66%) estuvieron de acuerdo, al igual que un gran número de autodenominados 'conservadores' (43%) y 'republicanos' (42%).

Además de los conservadores y republicanos, la mayoría de todos los demás subgrupos demográficos expresaron su apoyo a permitir el servicio militar transgénero. 

Hubo una brecha de género notable, con el 57% de los hombres y el 74% de las mujeres creyendo que a las personas transgénero se les debería permitir servir en el ejército. 

El apoyo disminuyó con la edad: 74% entre los que tenían entre 18 y 34 años, 66% de los que tenían entre 35 y 54 años, y 61% entre los encuestados de 55 años o más. 

La encuesta de Gallup también preguntó a las personas si conocían a alguien que se identificara como transgénero. 

El 31% de los encuestados respondió afirmativamente, y el 69% dijo que no conocía personalmente a ninguna persona transgénero. 

El 46% de los estadounidenses más jóvenes dijeron que conocían a alguien que era transgénero en comparación con el 19% de los encuestados en el subgrupo demográfico más antiguo. 

El caso de Wisconsin

Pero en estas cuestiones, la sociedad estadounidense aparece muy fragmentada.

Aquello que es bueno para un Estado, no lo es para otro. Es cierto que el federalismo es precisamente eso, en parte. Sin embargo, los contrastes son muy marcados.

Al respecto, el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, firmó una Orden Ejecutiva (equivale a un Decreto de Necesidad y Urgencia) que impide que los fondos estatales y federales paguen programas que incluyan terapias contra el cambio de orientación sexual de menores de edad, lo que a menudo se conoce como "terapia de conversión" para, en  teoría, evitar la atracción no deseada hacia el mismo sexo.

Conocida como Orden Ejecutiva 122, afirma:

## “… El Estado tiene un gran interés en asegurar que los fondos estatales se utilicen para servicios basados ​​en evidencia, y no para facilitar prácticas poco éticas, peligrosas, contraindicadas o dañinas que ya no son reconocidas como viables por los profesionales de la salud en ejercicio, especialmente cuando esos los servicios plantean un riesgo particular de daño a los menores”.

## "... mi administración se compromete a garantizar la salud, la seguridad y el bienestar de todos los jóvenes, incluidos los jóvenes LGBTQ, y tomar medidas para detener la práctica dañina de la terapia de conversión en menores en Wisconsin".

La terapia ha sido rechazada por organizaciones psiquiátricas estadounidenses y varios estados, comenzando por California.

Wisconsin es un estado del medio oeste de USA, con tiene historia de lucha contra la esclavitud en los años de la guerra civil estadounidense.

Wisconsin se convirtió en un centro del abolicionismo, especialmente en 1854 después de que Joshua Glover, un esclavo fugitivo de Missouri, fue capturado bajo la Ley Federal de Esclavos Fugitivos pero una multitud de abolicionistas irrumpió en la prisión donde estaba detenido Glover y lo ayudó a escapar a Canadá. 

En un juicio derivado del incidente, la Corte Suprema de Wisconsin declaró inconstitucional la Ley de Esclavos Fugitivos. Durante la Guerra Civil, 91.000 soldados de Wisconsin lucharon por la Unión.

Evers

Afiliado al Partido Demócrata, Anthony Steven Evers es un político y docente estadounidense, gobernador desde enero de 2019, ex superintendente de Instrucción Pública por 10 años. 

Él la pasó mal en agosto de 2020, durante los disturbios que ocurrieron después del asesinato del afroestadounidense Jacob Blake. Muy cuestionado por Donald Trump él condenó el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía, e impulsó una legislación contra la brutalidad policial. 

Evers fue el 1er. gobernador que izó la bandera LGBT+ en el Capitolio de Wisconsin y ordenó la aplicación del lenguaje inclusivo en cuanto al género.

Texas

En tanto, el juez James Wesley Hendrix, del Distrito Norte de Texas, designado por el ex presidente Donald Trump, desestimó la demanda presentada del proveedor de servicios de aborto Planned Parenthood of Greater Texas contra una ordenanza que prohíbe el aborto en la ciudad de Lubbock.

Planned Parenthood of Greater Texas pidió que se declarase inconstitucional la ordenanza, aprobada por los votantes de Lubbock, que prohíbe la mayoría de los abortos dentro de los límites de la ciudad, excepto en los casos en que la vida de una mujer está en riesgo. 

Más del 62% de los votantes de la ciudad votó a favor de la limitación del aborto, que entró en vigencia el martes 01/06, convirtiendo a la localidad de 250.000 habitantes en la "ciudad santuario para los no nacidos" más grande de USA.

Apoyando la decisión de Hendrix, la Alcaldía municipal de Lubbock emitió un comunicado reconociendo que “la Ciudad ha evaluado la Orden del Tribunal del 1 de junio en el litigio que impugna la ordenanza de la Ciudad Santuario de los No Nacidos de Lubbock y está satisfecha con el resultado”.

Elogiando la "opinión completa y bien razonada" del juez, el Gobierno municipal prometió "defender enérgicamente la ordenanza en cualquier litigio que pueda presentarse".

El fallo de Hendrix sigue al anuncio de Planned Parenthood de que ya no realizará abortos en sus instalaciones de Lubbock, con excepción de los legalmente permitidos.

“Debido a la controvertida ordenanza aprobada el 1 de mayo, los residentes de Lubbock actualmente deben viajar para acceder a un aborto legal y seguro”, lamentó Ken Lambrecht, director ejecutivo de Planned Parenthood of Greater Texas. “Esta prohibición de los abortos no ofrece exenciones, incluso en casos de violación o incesto. La prohibición del aborto viola el derecho constitucional de las pacientes al aborto y estamos en la corte para bloquear esta prohibición para las pacientes de Lubbock”.

Poco después de que el proveedor de servicios de aborto Planned Parenthood anunciara en 2020 sus intenciones de abrir una nueva instalación en Lubbock (había cerrado la anterior en 2013), los legisladores republicanos que representan a la ciudad en la legislatura estatal de Texas instaron al alcalde de Lubbock, Dan Pope, también republicano, a "tomar todas las medidas necesarias para evitar que se abran".

Los legisladores pidieron a Pope que promulgara una ordenanza que convierta a Lubbock en una ciudad santuario para los no nacidos. Cuando algunos funcionarios del municipio se opusieron a la idea, las organizaciones pro vida presionaron con éxito para presentar el tema a los votantes en un referéndum, que se aprobó el 01/05/2021. 

Si bien la mayoría de las ciudades santuario para los no nacidos se encuentran en Texas, el movimiento se ha extendido recientemente a otros estados: 28 localidades se han declarado 'ciudad santuario' para los no nacidos, y más de 36 ciudades en Texas y Florida están considerando prohibir el aborto dentro de los límites de la ciudad. 

Dejá tu comentario