FOCO Michal Goleniewski > CIA > Polonia

HISTORIA DE ESPÍAS

Triple agente secreto y bígamo: Michal Goleniewski

Michal Goleniewski era el espía encubierto más importante de Occidente pero no sólo de Occidente. Un día él desertó y ocurrió una tormenta en la inteligencia.

Michal Goleniewski, alias 'Sniper' o 'Lavinia' fue un oficial polaco del Ministerio de Seguridad Pública de Polonia, ascendido a jefe adjunto de la contrainteligencia militar GZI WP, más tarde jefe de la sección Técnica y Científica pero, a la vez, espía del gobierno de la URSS e informante de la Central Intelligence Agency estadounidense (CIA), lo que provocó la exposición de los dobles agentes británicos George Blake y Harry Houghton, encubiertos de la URSS.

La CIA le dio el nombre en clave 'Sniper' (francotirador), el MI5 del Reino Unido le llamó "Lavinia": en abril de 1959, la CIA, que lo bautizó 'Sniper' (francotirador), informó al MI5 que había recibido la información secreta de que Suba Bezpieczestwa, la agencia polaca de seguridad y contrainteligencia, tenía un informante británico dentro de la Royal Navy: Harry Houghton.

La CIA también le dijo al MI5 que un 'topo' en el MI6 había pasado información ultrasecreta. Entonces, el 'topo' (George Blake) avisó a la KGB que la CIA tenía un informante de alto nivel en Polonia y Goleniewski escapó mientras eran arrestados el diplomático estadounidense Irvin C. Scarbeck; el oficial de la Fuerza Aérea Sueca, Stig Wennerström; y también Heinz Felfe y Hans Clemens, quienes habían perforado la inteligencia de Alemania Occidental para la KGB.

Goleniewski afirmó que había una organización de ex nazis controlada por los soviéticos, a la que apodó 'Hacke', activa en Alemania Occidental y desertó a Estados Unidos en enero de 1961, pasando a trabajar para la CIA mientras un tribunal polaco lo condenaba a muerte en ausencia.

El Congreso estadounidense aprobó una ley, en julio de 1963, para convertir a Goleniewski en ciudadano estadounidense.

El periodista y cineasta Tim Tate escribió el libro 'Agente Sniper: El espía que se quedó afuera en el frío' (Agent Sniper: The Cold War Agent and the Ruthless Head of the CIA), y es muy interesante el compacto publicado por la web Politico: él desmiente o minimiza la historia oficial que acabamos de contar, e introduce otra crónica, mucho más apasionante, acerca de la fuga de Goleniewski hacia Occidente.

La acusación

El 18/04/1961, el caso 'República Popular de Polonia contra Micha Goleniewski' se abrió en el Tribunal Militar del Distrito de Varsovia por 2 delitos imputados: robo de cantidades sustanciales de fondos públicos, la mayor parte en monedas fuertes (marcos alemanes), y 'traición a la Patria' (artículo 83 del Código Penal del Ejército).

El juicio sólo convocó a 2 testigos para que declararan, eran altos mandos del ejército o del servicio de inteligencia. El imputado no estuvo presente en el banquillo de los acusados, y todo fue secreto: Goleniewski había sido el espía más importante de Occidente, trabajando encubierto dentro de los servicios de inteligencia comunistas en Polonia y la Unión Soviética. Utilizando el nombre en clave 'Sniper', envió cientos de páginas de secretos militares y de espionaje de Moscú a Occidente.

Después de que desertó a Estados Unidos en enero de 1961, èl transfirió secretos de inteligencia aún más vitales: identificó a más de 1.600 agentes del bloque soviético que espiaban en Occidente, incluyendo a George Blake, el hombre de Moscú dentro del MI6 de Gran Bretaña; al jefe de contrainteligencia de Alemania Occidental; y a un coronel de la Fuerza Aérea Sueca que había vendido secretos de la OTAN a Moscú durante décadas.

No se publicó ningún informe en Polonia sobre ese juicio, y no hay evidencia de que la CIA supiera todo lo que sucedía en abril, a causa del secreto de sumario: abundaba la vergüenza por la deserción de Goleniewski tanto en la Urzd Bezpieczestwa (UB), la policía secreta de Polonia, como en las agencias de espionaje del bloque soviético.

guerra fria.jpg
Michal Goleniewski fue uno de los grandes casos de la Guerra Fría, cuando el espionaje y contraespionaje, los traidores y los agentes dobles, proliferaron de manera especial.

Michal Goleniewski fue uno de los grandes casos de la Guerra Fría, cuando el espionaje y contraespionaje, los traidores y los agentes dobles, proliferaron de manera especial.

El hombre

Micha Goleniewski, hijo de un contador y una ama de casa, estudió Derecho en la Universidad de Poznan, fue colaborador de los nazis como contador en propiedades agrícolas en Tloka y Wroniaw, y luego de la 2da. Guerra él solicitó la membresía del Partido de los Trabajadores Polacos, ascendiendo en el Ministerio de Seguridad Pública -MBP-, que supervisaba los servicios de inteligencia nacional y extranjeros.

Durante los siguientes 12 años, ascendió y ascendió. En 1946 recibió la Cruz del Mérito, luego la Cruz de Caballero de la Orden de Polonia Restituta, en 1948 fue ascendido a jefe de la División de Contrainteligencia del distrito de Poznan, y evitó todos los pedidos de sus compañeros de que se lo investigara por haber cooperado con los nazis.

En 1955 fue jefe de división dentro del Departamento 1 de MBP, a cargo de la contrainteligencia civil, infiltró a la resistencia anticomunista con la identidad de 'Dr. Roman Tarnowski', y fue un interrogador implacable de disidentes.

En febrero de aquel año fue nombrado subdirector de la División Científica y de Inteligencia del Departamento 1 de la UB, y tuvo acceso a secretos de Estado, conociendo la red de colaboradores secretos, la estructura, tareas, formas y métodos de trabajo del Departamento 1 y unidades colaboradoras.

Anna Diachenko

Pero por entonces, Goleniewski ya era el 'hombre clave' de la KGB en Varsovia, con un mandato encubierto de informar a Moscú sobre las actividades de sus colegas polacos. De la evidencia de los fiscales quedó en evidencia que Goleniewski había estado trabajando con la inteligencia occidental desde 1958 pero la UB consideró que Goleniewski era un trabajador competente y eficiente. En agosto de 1960, su desempeño interno, según su jefe inmediato, el coronel Witold Sienkiewicz, mereció esto conceptos:

El trabajo del departamento que dirige el camarada Goleniewski es muy diverso y, además de las calificaciones operativas, requiere el conocimiento de los problemas técnicos y económicos. A pesar de este trabajo específico, el camarada Goleniewski, con capacidad organizativa y abnegación en el trabajo, lo cumple. La contribución del trabajo del camarada Goleniewski al departamento es grande… Ha adquirido experiencia en el trabajo con agentes y trabaja con ellos tanto legal como ilegalmente con buenos resultados. El trabajo del departamento que dirige el camarada Goleniewski es muy diverso y, además de las calificaciones operativas, requiere el conocimiento de los problemas técnicos y económicos. A pesar de este trabajo específico, el camarada Goleniewski, con capacidad organizativa y abnegación en el trabajo, lo cumple. La contribución del trabajo del camarada Goleniewski al departamento es grande… Ha adquirido experiencia en el trabajo con agentes y trabaja con ellos tanto legal como ilegalmente con buenos resultados.

Sin embargo, también se informó que la arrogancia y la ambición de Goleniewski lo habían hecho impopular entre sus compañeros espías:

En las relaciones dentro de la oficina y con los colegas es presuntuoso. Se considera el más sabio y el mejor en todos los asuntos que se le encomiendan. Emite juicios sobre las personas con demasiada precipitación, a menudo de forma espontánea, aunque puede que los revise en el transcurso de su trabajo. Le gusta mostrar sus amistades y relacionarse con personalidades de alto rango. En las relaciones dentro de la oficina y con los colegas es presuntuoso. Se considera el más sabio y el mejor en todos los asuntos que se le encomiendan. Emite juicios sobre las personas con demasiada precipitación, a menudo de forma espontánea, aunque puede que los revise en el transcurso de su trabajo. Le gusta mostrar sus amistades y relacionarse con personalidades de alto rango.

El coronel Witold Sienkiewicz informó un problema conyugal que afectó el trabajo de Goleniewski, y que sería una de las motivaciones de su deserción en enero de 1961.

Anna Diachenko era 1 año mayor que Micha Goleniewski. Ella nació en Rusia en junio de 1921, pero llegó a Polonia en la década de 1930 y le concedieron la ciudadanía. Ella fue transportada a Alemania para realizar trabajos forzados, antes de escapar con un amante que había conocido en los campos de trabajo; en 1943 se casaron con una identidad falsa y lograron esconderse de las tropas alemanas en Wolsztyn.

En octubre de 1944, Anna Diachenko dio a luz a su hija, Halina. Hacia el final de la guerra, su esposo murió. En 1945 ella conoció a Goleniewski, y se casaron en marzo de 1946; él adoptó a Halina. Luego tuvieron una hija, Danuta, y un hijo, Jerzy.

Sin embargo, Anna sufría de problemas de salud mental, exacerbados por la frecuente infidelidad de Goleniewski. En al menos 2 ocasiones ella fue hospitalizada por "esquizofrenia delirante".

En 1954, el matrimonio estaba "en completa desintegración". En 1952 cuando murió el padre de Goleniewski en un accidente industrial, él llevó a su madre Janina a vivir con ellos en el apartamento; Anna se opuso y "desterró" a su suegra de la casa familiar.

A mediados de 1958, Goleniewski decidió que ya no podía vivir con su esposa; pidió permiso a la UB para solicitar el divorcio -citando la enfermedad y el comportamiento de Anna como justificación- y avanzó pero él no contaba toda la verdad.

TimTate_BookJacket.jpg

Irmgard

Goleniewski necesitaba quitarse de encima a Anna porque él vivía una apasionada aventura con la alemana Irmgard Kampf, de 28 años.

Goleniewski creyó que Irmgard era una espía de Stasi, el servicio de inteligencia de la Alemania comunista, y se presentó como Jan Roman, periodista polaco "de origen judío", un luchador de la resistencia durante la 2da. Guerra, único sobreviviente de una familia asesinada por los nazis, según contó él más tarde.

Así comenzó una historia de amor clandestina. Irmgard Kampf se enamoró del 'periodista' polaco, pero no entendía por qué la documentación de él lo mencionaba como Roman Tarnowski.

Pero la Stasi ya había descubierto su aventura, e informó que la pareja dedicaba “mucho espacio a asuntos eróticos”, que Irmgard era muy insegura y que el polaco la consolaba.

Goleniewski le pidió a Kampf que se casara con él sin revelar que él ya estaba casado y tenía 3 hijos.

Kampf aceptó la propuesta y comenzó a aprender polaco para mudarse a Varsovia.

En octubre de 1960, Erich Mielke, jefe del Ministerio de Seguridad del Estado de Alemania Oriental, envió un informe detallado al gobierno polaco, exponiendo los detalles de los "contactos no autorizados" de Goleniewski con Irmgard Kampf, ciudadana de la RDA.

La UB ordenó a Goleniewski que escribiera un relato exhaustivo y una explicación de su peligrosa vida secreta, y le advirtió que debía cerrar su aventura en Berlín.

El 11/11/1960, Goleniewski entregó 9 carillas a su jefe inmediato, el coronel Sienkiewicz, pidiendo una vez más permiso para divorciarse de Anna y luego casarse con Irmgard.

Si la UB insistía en rechazar sus ruegos, y lo obligaba a romper la relación, solicitaba aprobación para hacerlo en persona:

Pero la UB no sabía que Goleniewski, supuestamente enamorado de Irmgard, ya estaba manteniendo una aventura con otra mujer en Polonia, y que también le había ofrecido casamiento.

Antes de la Navidad de 1960, la UB convocó al espía, le ordenó que rompiera con Irmgard y le anticipó que le iban a quitar su jefatura pero le permitía hacer el viaje final a Berlín Oriental. Él debía estar de regreso en Varsovia el 6 de enero de 1961.

Ante el probable colapso de su carrera y la inminente pérdida de sus privilegios financieros, Goleniewski consideró que su tiempo en las filas comunistas estaba agotado.

El desertor

Utilizando una cámara miniatura Minox, él fotografió los documentos en la caja fuerte de su oficina, guardó algunos de ellos en un lugar seguro en Varsovia y puso el resto en 3 sobres para que el mensajero llevaría por separado para esperarlo en Berlín.

Uno de los sobres estaba sellado, una medida de seguridad que Goleniewski explicó con el argumento de que contenía "cifrados [que] no deben caer en manos de nadie".

Luego retiró 11.300 marcos alemanes de los fondos de la oficina y envió un telegrama a Irmgard, advirtiéndole que llegaría a Berlín Oriental para el Año Nuevo y le pidió que reservara sus vacaciones anuales entre el 3 y el 8 de enero.

La sede de la UB descubrió su ausencia el 6 de enero, cuando él faltó a la cita prevista con uno de sus agentes de control en Alemania Oriental, y no pudieron encontrarlo en la vivienda alquilada en Berlín.

El coronel Henryk Sokolac, subjefe del Departamento 1, descubrió que Goleniewski habia sido visto dirigiéndose velozmente, con Irmgard Kampf, hacia la frontera con Berlín Occidental.

En Varsovia, Sienkiewicz ordenó una investigación para determinar qué material ultrasecreto se había llevado Goleniewski. Descubrieron que había acumulado, en forma clandestina, documentos sensibles e "información secreta sobre el Ejército polaco".

El 13/01/1961, la UB envió cables urgentes a sus jefes de estación en Londres, París, Roma, Berlín, Viena, Washington, Ottawa, Nueva York, Estocolmo, Copenhague, La Haya, Tel Aviv, México, Río de Janeiro y Buenos Aires, ordenándoles que advirtieran a sus agentes “sobre la necesidad de tomar precauciones en el comportamiento personal y laboral, en la ciudad y en casa.... Asegúrese de que los empleados no entren en pánico. No deben comentar sobre este asunto porque es necesario para evitar filtraciones”.

El problema era que ninguno sabía dónde estaba Goleniewski. Sospechaban de que debía estar en una 'casa segura' en algún lugar de Estados Unidos. La UB abrió un expediente, cuyo nombre en clave fue TELETECHNIK, y asignó agentes a 2 investigaciones separadas:

  • descubrir dónde vivía Goleniewski. El esfuerzo incluyó ponerle un amante-espía a Janina, la madre del espía prófugo, para intentar que delatara a su hijo; y
  • planificar un programa para desacreditar al desertor entre quienes le habían dado refugio.

El arma era poderosa: la verdad. Al abandonar a su esposa e hijos en Varsovia, y al decirle a Irmgard que era legalmente libre de casarse con ella, Goleniewski era un bígamo, lo que podía desacreditarlo en Estados Unidos, exhibiéndolo como un mentiroso desvergonzado.

Esa primavera (boreal) de 1961, cuando Goleniewski e Irmgard celebraron su boda bígama y se instalaron en una vivienda financiada por la CIA, en Arlington, la Operación TELETECHNIK avanzó, duraría casi una década y destruiría la credibilidad de Goleniewski. Pero, en tanto, caían uno por uno los principales espías sovieticos identificados por el desertor.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario