FOCO hijos > USA > pandemia

OTRAS PRIORIDADES

Sin hijos ni vacunas, la tendencia en USA que alarma a Biden

Las tasas de fertilidad en USA están en descenso desde antes del Covid-19, los motivos para no tener hijos son varios, incluyendo al cambio climático.

Joe Biden enfrenta un problema más dado que la baja en las tasas de fertilidad en USA preocupan, ya estaban en un mínimo histórico antes de la pandemia, pero con el Covid-19 se reforzó aún más esta tendencia. Las personas jóvenes no desean tener hijos.

Una nueva encuesta del Pew Research Center revela que una proporción cada vez mayor de adultos estadounidenses que aún no son padres dicen que es poco probable que tengan hijos, y sus razones van desde simplemente no querer tener hijos hasta preocupaciones sobre el cambio climático y el medio ambiente, sumado obviamente a motivos económicos.

Un gráfico de barras muestra que la proporción de no padres menores de 50 años que dicen que no es probable que tengan hijos aumentó desde 2018.

Gráfico natalidad.jpg

De este estudio se extrajeron las siguientes conclusiones: Alrededor del 44% de las personas que no son padres de entre 18 y 49 años dicen que no es demasiado o nada probable que tengan hijos algún día, un aumento de 7 puntos porcentuales con respecto al 37% que dijo lo mismo en una encuesta de 2018. Mientras tanto, el 74% de los adultos menores de 50 años que ya son padres dicen que es poco probable que tengan más hijos, prácticamente sin cambios desde 2018.

La mayoría (56%) de las personas que aún no tienen hijos y son menores de 50 años creen que es poco probable que algún día tengan hijos, porque simplemente no quieren tener hijos. No existen diferencias por género. Esta es una tendencia que se viene dando a lo largo de todo el globo, pero en USA es necesario más que nunca el recambio generacional para mantener la economía funcionando.

¿Por qué bajan las tasas de fertilidad?

El 44% de los adultos estadounidenses dicen que no quieren un hijo porque el futuro parece demasiado oscuro sumando a la salud pública y la crisis económica causada por la pandemia de coronavirus, informó Bloomberg.

USA experimenta la mayor disminución en los nacimientos desde 1973.

También hay que tener en cuenta que los ingresos familiares de los estadounidenses también disminuyeron significativamente desde el inicio de la pandemia, la primera en 10 años, según el Wall Street Journal. El ingreso familiar promedio se redujo a US$67,000, una disminución del 2.9% con respecto a 2019.

En USA el desempleo derivado por la crisis por la pandemia rondó el 14,6%. El dinero de estímulo y las prestaciones por desempleo no cuentan como ingresos en las estadísticas de USA. Si se contabilizaran, los ingresos habrían aumentado un 4% a US$62.772, según WSJ.

A los expertos les preocupa que la tasa de natalidad de USA no pueda impulsar el crecimiento de la población lo suficiente por sí sola para mantener a flote la economía del futuro y financiar programas sociales.

En abril, la Oficina del Censo informó que en la última década la población estadounidense creció al segundo ritmo más lento en cualquier período de 10 años desde la fundación del país. Por su parte, la administración de Joe Biden ha intentado abordar algunos de los obstáculos para una mayor fertilidad a través de su proyecto de ley Build Back Better de aproximadamente US$2 billones, que recientemente fue aprobada por el Congreso y ahora se está trasladando al Senado. El proyecto de ley incluye fondos para jardín maternal universal, así como el primer programa nacional de licencia familiar y médica pagada.

Prioridades distintas

Muchos estadounidenses deciden no tener hijos para poder dedicarse a su propia individualidad, mientras que otros también contemplan que su capacidad financiera se vería muy disminuida si deciden concebir un hijo.

Aunque las teorías de motivos más altruistas se hacen más presentes. Según un estudio, no tener un hijo evita 58,6 toneladas de emisiones de carbono cada año. Otro estudio dijo que no tener hijos es casi 20 veces más importante que cualquier otra elección que pudiera hacer una persona con conciencia ambiental.

campaña anti hijos.jpg
Campaña anti-natalidad en Vancouver.

Campaña anti-natalidad en Vancouver.

Antivacunas

Otra de las preocupaciones que tiene Joe Biden por delante es la lucha contra el movimiento de los antivacunas. Recientemente, una de las nuevas armas que presentan los antivacunas es pedir exenciones por motivos religiosos ante la exigencia gubernamental en USA de que los trabajadores públicos se vacunen. Quienes opten por no vacunarse pueden perder sus puestos de trabajo.

En el estado de Maine, por ejemplo, quienes reclamaban la exención de vacunación por motivos religiosos han sufrido un revés: la Corte Suprema de Estados Unidos ha rechazado la apelación de emergencia que presentaron. También en Nueva York y Rhode Island los tribunales han rechazado la tesis de la exención religiosa para la vacunación.

Todavía no se ha encontrado un abordaje para acelerar la vacunación, pero esto excede a USA y se hace extensivo al resto del mundo.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario