BIO24

Carlos Pedro, un admirador de Ella con paradero incierto

El octogenario presidente del ingenio Ledesma tiene prohibido salir del país y tiene citación a indagatoria por su presunta vinculación con delitos de lesa humanidad durante la última dictadura. Perfil de uno de los empresarios más poderosos del país. Filosofía, literatura y chistes verdes.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Que Carlos Pedro Blaquier, presidente del ingenio Ledesma, destacara la gestión del Gobierno Nacional y hasta le haya dedicado un poema a Cristina Fernández no iba a significar que en el futuro el poderoso empresario azucarero no tuviera que responder por presuntos delitos de lesa humanida que le atribuyen en Jujuy.

La Justicia determinó que Blaquier no puede salir del país, una medida que se enmarca que en el llamado a declaración indagatoria para el 18 de este mes, dispuesto por el juez federal de Tucumán, que subroga el Juzgado Nº2 de Jujuy, Fernando Poviña
 
Blaquier enfrenta acusaciones por delitos cometidos durante la denominada 'Noche del Apagón', ocurrida en la provincia norteña entre el 20 y el 27/7 de 1976. 
 
La prohibición de abandonar el país también abarca al ex administrador del Ingenio, Alberto Lemos, que debe presentarse a declarar el próximo jueves. En su caso, de no comparecer, podría quedar inmediatamente detenido, tal como sucedió con cuatro ex policías provinciales por su participación en los secuestros, adelantó este viernes el diario Tiempo Argentino.  
 
Blaquier es uno de los empresarios más importantes y poderosos del país, a pesar de su bajo perfil. Nació el 28/8 de 1927. Hijo de Carlos Félix Miguel Blaquier Alzaga y María Esther Estrugamou Guillon ,proviene de una familia de origen francés , por su lado materno. Estudió en el Colegio Champagnat. En 1947 egresó del 4º y último año del Instituto Superior de Filosofía, que luego habría de convertirse en la Facultad de Filosofía de la Universidad del Salvador. 
 
Consultado por su vocación por la filosofía, respondió: "Mi vocación inicial fue seguir filosofía. Mi padre me pidió que siguiera abogacía, porque en ese entonces en la Facultad de Derecho se estudiaba mucha economía; tanta, que por ejemplo Roberto Alemann (posiblemente el mejor economista vivo que tenemos hoy en la Argentina) es abogado. Pero yo además cursé filosofía. En un librito mío, Apuntes para una introducción a la filosofía, explico cómo me resultó de gran utilidad en mi vida empresarial haber estudiado lo que estudié. Es una gimnasia para el cerebro".
 
Se casó con Nelly Arrieta Wollman en 1951 año en que también se recibiera de abogado en la Universidad de Buenos Aires, obteniendo posteriormente el Doctorado en Derecho y Ciencias Sociales en 1955, en la Universidad de Buenos Aires. Padre de 5 Hijos, María Elena, Carlos Herminio, Alejandro Santiago e Ignacio Blaquier Arrieta, todos integrantes actuales del Directorio de Ledesma S.A. Desde hace 30 años, mantiene una relación con Cristina Khallouf, con la que nunca convivió. 
 
Herminio Arrieta y Paulette Wollman, sus suegros, decidieron que su yerno ocupara la titularidad del Ingenio Ledesma, que actualmente preside desde el año 1970. No piensa abandonar ese cargo. En una entrevista en 2008, el empresario reveló que iba a ser presidente de Ledesma "hasta que me muera". 
 
Los que lo conocen aseguran que su lugar sagrado es su casa bautizada 'La Torcaza' que contruyó sólo  para organizar cenas y conocer gente influyente. "Acá tengo una colección de libros eróticos; la tengo guardada. Y hay libros del siglo XVIII; una colección espléndida", reveló. También cuentan que en esas reuniones, a Blaquier le gusta recitar poemas y contar chistes verdes, y también escucharlos. 
 
Le reconocen pasión por la literatura y despuntó ese vicio con varios libros como “Los amores de Luis XIV – Madame de Maitenon, la mujer de su vida”, “Apuntes para una introducción a la Filosofía”, “Alberdi y Roca – Proyecto y realización de la Argentina exitosa” y “Juan Domingo Perón”, entre muchos otros. 
 
Justamente de Perón recordó una anecdota durante una entrevista. "Un día me invitó a comer a Olivos y me dijo: "A pesar de no ser peronista, usted supo generar una buena relación conmigo y, en signo de agradecimiento, le quiero dejar un recuerdo". Era un bastón de mando. "Pero mejor déselo a un peronista", le comenté. Perón me contestó: "Nunca, Blaquier, porque un peronista nunca le entrega el poder a otro peronista, salvo que sea a la peronista de su mujer".
 
A pesar de haberse encontrado varias veces con "el General", Blaquier nunca fue peronista y reconoce que sus ideas estuvieron vinculadas un tiempo con la izquierda. "No milité en ningún partido, pero tenía ideas cercanas al socialismo", recordó. Sin embargo, la actualidad lo encuentra bastante alejado de ese sector político. "En este país, a todo el que tiene guita lo ataca la zurda", comentó. 
 
Es que son organizaciones de izquierda y de defensa de los Derechos Humanos las que promueven la investigación que vincula a Blaquier con delitos de lesa humanidad ocurridos durante la última dictadura militar.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario

Te puede interesar