ECONOMÍA

POR LA PANDEMIA

La construcción marcó un récord histórico (y seguirá de fiesta... hasta las elecciones)

Pese a que se registró una baja mensual del 0,5% en la construcción, el sector se expandió 97,6% en marzo, al compararse con el peor momento de la cuarentena del año pasado, y marcó así una cifra récord para las mediciones del Indec. Pero "no hay que entusiasmarse", dicen los conocedores de la actividad, puesto que difícilmente "se sostengan hasta el segundo semestre, cuando se acerquen las elecciones y se agoten los dólares de la cosecha".

La construcción marcó en marzo el mayor crecimiento interanual de toda su historia, al expandirse un 97,6% en relación al mismo mes del año pasado, cuando arrancó el período de restricciones más dura de la pandemia de coronavirus, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Se trata de la suba máxima de toda la serie elaborada por el ente y que se remonta hasta 1993.

Sin embargo, la actividad registró un retroceso del 0,5% mensual, por lo que se ubicó en su menor nivel de los últimos cuatro meses, más allá de que la baja se desaceleró en relación a la observada en febrero, cuando había sido del 3,7%.

Desde el ministerio de Economía destacaron que tras 26 meses seguidos en baja, el sector anotó su quinta alza interanual consecutiva, particularmente desde diciembre, cuando comenzó a subir a tasas bien por arriba del 20%.

Así, en el primer trimestre la construcción cerró con un avance del 42,4% y opera un 21,2% por arriba de los valores que mostraba antes de la irrupción de la Covid-19.

Para abril, probablemente los guarismos sean incluso más altos, dado que se comparará con el mes completo de aislamiento, a diferencia de marzo, cuando recayó en los últimos diez días.

En ese sentido, el Palacio de Hacienda destacó que todos los insumos relevados mostraron un incremento en sus ventas. "Lideraron el crecimiento los despachos de Hierro redondo y aceros para la construcción (204,9% interanual), Asfalto (137,8% interanual), Pinturas (116,7% interanual) y Ladrillos huecos (115,7%)", resaltó Economía.

Los dos primeros, al estar ligados a las grandes obras, sirven como termómetro de la inversión pública, que se está ejecutando a un buen ritmo. Y además encabezaron las subas en el acumulado del año con un 77% y 75%, respectivamente, en una mejora que en la medición desde enero se extendió a todos los elementos utilizados en el rubro.

En cuanto al empleo, el sector ocupó de forma registrada a 347.900 personas, "apenas" un 5,8% menos que en relación a marzo pasado. Por su parte, la superficie autorizada para construir llegó a 666.632 metros cuadrados, un 19,4% más frente al mismo mes de 2020.

"El hecho de que se trate de uno de los mercados laborales más flexibles provocó una caída importante, pero a su vez sea uno de los mercados de trabajo que estaría mostrando el mayor dinamismo", explicó la consultora ACM en un reporte.

El economista Ariel Coremberg, conocedor del rubro, advirtió en diálogo con el diario 'BAE Negocios' que "no hay que entusiasmarse" con las cifras de los próximos meses. En primer lugar, por la segunda ola y las restricciones a la circulación que, por ejemplo, afectaron a las obras de más de 2.500 metros cuadrados en la Ciudad de Buenos Aires. "De esa magnitud sólo hay en Capital, pero afectan a las más chicas, porque esa demanda permitía producir insumos al máximo de su capacidad, y ahora habrá un exceso de costos fijos que se trasladará a los precios de los materiales" por parte de las fabricantes, evaluó.

Por otro lado, "las restricciones y los contagios marcan un ausentismo laboral muy importante".

"Bienvenidos los rebotes en las cifras. Pero no creo que se sostengan hasta el segundo semestre, cuando se acerquen las elecciones y se agoten los dólares de la cosecha", vaticinó.

 


 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario