DINERO Argentina > deuda pública > acreedores

A ACREEDORES

Bloomberg: Argentina ofrece acción climática, no dinero

El presidente Alberto Fernández difunde la idea en la cumbre climática de la ONU de canjear parte de la deuda argentina con el FMI por proyectos verdes.

"Argentina, uno de los morosos más destacados del mundo, está presionando por una nueva forma de pagar la deuda pública externa: en lugar de pagar a los acreedores con efectivo que escasea en Buenos Aires, quiere que reconozcan los esfuerzos del país para abordar el cambio climático", afirmó Jonathan Gilbert, de la agencia Bloomberg.

El relato de Gilbert agregó:

  • “Necesitamos más flexibilidad para honrar esa deuda”, dijo el presidente Alberto Fernández, en una cumbre climática de las Naciones Unidas, de unos US$ 46.000 millones que Argentina debe al Fondo Monetario Internacional. "Estamos dispuestos a vincular parte del pago a inversiones esenciales en infraestructura verde".
  • "Las conversaciones sobre el clima en Glasgow incluirán una discusión sobre cómo los países ricos pueden ayudar a los más pobres como Argentina a realizar la costosa transición a energías más limpias."

Georgieva

Acerca de la posibilidad de que prospere la posición argentina, hay mucho escepticismo.

No obstante, hay que considerar un texto que acaba de difundir la directora-gerente del Fondo Monetario, Kristalina Georgieva. Aquí un fragmento:

"(...) La buena noticia es que los costos de reducción son manejables. Poner las emisiones globales dentro del rango de un objetivo de 2° costaría entre el 0,2% y el 1,2% del PIB , y la mayor carga recaería en los países más ricos. Y en muchas naciones, el costo de alejarse de los combustibles fósiles puede compensarse con los beneficios ambientales nacionales, sobre todo la reducción de las muertes por contaminación del aire local.

Un mayor financiamiento externo será esencial para respaldar una mayor ambición de mitigación para los mercados emergentes y las economías en desarrollo. Las economías avanzadas deben cumplir su compromiso de proporcionar US$ 100.000 millones anuales en financiación a los países de bajos ingresos a partir de 2020. Las cifras más recientes muestran que seguimos por debajo de ese objetivo. Un mayor financiamiento externo será esencial para respaldar una mayor ambición de mitigación para los mercados emergentes y las economías en desarrollo. Las economías avanzadas deben cumplir su compromiso de proporcionar US$ 100.000 millones anuales en financiación a los países de bajos ingresos a partir de 2020. Las cifras más recientes muestran que seguimos por debajo de ese objetivo.

Además, para ampliar el financiamiento privado, será fundamental la certeza sobre los objetivos públicos de mitigación, especialmente las señales de precios para nivelar el campo de juego para las tecnologías limpias. También será fundamental contar con información estandarizada y de mejor calidad, de modo que los inversores puedan ayudar a abordar los riesgos percibidos, incluso en los países de bajos ingresos.

Incluso con promesas suficientemente ambiciosas, todavía necesitamos políticas para implementar los recortes de emisiones.

La fijación de precios del carbono —cargos sobre el contenido de carbono de los combustibles o sus emisiones— debería desempeñar un papel central, especialmente para los grandes emisores. De un plumazo, proporciona una señal de precios para redirigir la inversión privada hacia tecnologías bajas en carbono y eficiencia energética.

Pero la brecha entre lo que se requiere y lo que está en su lugar es muy grande. Se necesitaría un precio global del carbono que exceda los US$ 75 por tonelada para 2030, para mantener el calentamiento por debajo de los 2°. Pero la brecha entre lo que se requiere y lo que está en su lugar es muy grande. Se necesitaría un precio global del carbono que exceda los US$ 75 por tonelada para 2030, para mantener el calentamiento por debajo de los 2°.

A nivel internacional, la coordinación será fundamental para superar las limitaciones de la economía política y aumentar los precios del carbono. Piense en las preocupaciones sobre la competitividad y la incertidumbre sobre las acciones políticas que dificultan que los países actúen solos.

Abordar estos problemas está en el centro de una propuesta del personal técnico del FMI para un precio mínimo internacional del carbono entre un pequeño grupo de grandes emisores.

Ese piso sería equitativo , con precios diferenciados para países con diferentes niveles de desarrollo económico, junto con asistencia financiera y tecnológica para participantes de bajos ingresos. Y el arreglo de precio mínimo sería pragmático, permitiendo la implementación nacional a través de medidas sin fijación de precios que logran resultados equivalentes.

Sería colaborativo, ayudando a evitar ajustes de carbono en la frontera polémicos si algunos países avanzan con precios sólidos mientras que otros no lo hacen (...)".

Más repercusión

Sin embargo, mucho más impacto que la propuesta Argentina provocó el anuncio de la creación de una gran zona de reserva biomarina por 4 países latinoamericanos frente al Océano Pacífico, un área interconectada, creando uno de los focos de biodiversidad oceánica más ricos del mundo.

Panamá, Ecuador, Colombia y Costa Rica anunciaron la creación de la iniciativa del Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental (CMAR), que uniría y aumentaría el tamaño de sus aguas territoriales protegidas para crear un corredor libre de pesca de más de 500.000 km2 (200.000 millas cuadradas) en una de las rutas migratorias más importantes del mundo para tortugas marinas, ballenas, tiburones y rayas.

La medida se produce en medio de un creciente clamor por la acción para proteger las especies marinas raras y las poblaciones de peces comerciales contra las flotas pesqueras extranjeras que explotan la rica biodiversidad marina de la región, así como para limitar la pesca ilegal, subregistrada y no reglamentada (IUU) por parte de las comunidades pesqueras locales.

El presidente de Colombia , Iván Duque, anunció 160.000 kilómetros cuadrados adicionales de área marina protegida además de los 120.000 Km2 existentes en el país en Cop26 en Glasgow.

El día anterior, el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, dio el primer paso al anunciar la ampliación de la actual reserva marina de Galápagos de 133.000 km2 en 60.000 km2.

Lasso agregó que el plan para una reserva conjunta más amplia era "una respuesta absolutamente directa de los países de ingresos medios con un compromiso con la humanidad" a la mayor presencia de las flotas pesqueras industriales. Dijo que la expansión involucró uno de los canjes de deuda más grandes del mundo por conservación, pero no dio detalles ni cifras.

La expansión crea un "camino de baño seguro" que conecta las aguas ecuatorianas con las costarricenses, por donde "viajan importantes especies migratorias en peligro de extinción, como tiburones, ballenas, tortugas y mantarrayas", dijo el ministro de Medio Ambiente de Ecuador, Gustavo Manrique.

“A pesar de que somos un país en desarrollo, a pesar de que tenemos [una de] las flotas [pesqueras] más grandes del Pacífico, hemos decidido reducir el esfuerzo de pesca”, dijo Manrique a The Guardian.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario