Leído

ARGENTINA 2020

Del ajuste "necesario" de Macri al ajuste "solidario" de Alberto

Vie, 24/01/2020 - 2:26pm
Enviado en:

"Hasta ahí, entonces, el ajuste neoliberal de Macri resultó ser muy similar al aplicado por el gobierno nacional y todo por una causalidad estructural de la economía argentina. ¿Se podrá hacer otra cosa por fuera de esta estructura?. Por ahora parece muy difícil, al menos a corto plazo. La paradoja es que el peronismo acabó aplicando lo mismo que le cuestionaba al gobierno anterior. Los tarifazos de Cambiemos fueron sustituidos por ese famoso "dólar solidario" y por el impuestazo provincial. Ambos fueron mecanismos de ajuste despiadado para los sectores medios y medio-bajos", afirma el autor, Osvaldo 'Cacho' Fernández. La doble vara, la posverdad y los relatos como forma de encubrir la misma realidad.

Apretón de manos entre Mauricio Macri y Alberto Fernández.
Contenido

OLAVARRÍA (El Popular). Se dice que la realidad es múltiple o que nadie puede dar cuenta de los hechos sino a través de las interpretaciones o re-presentaciones de esa misma realidad.

La re-presentación no es otra cosa que un volver a presentar esa realidad en la mente a través de las palabras o del lenguaje y aquí entramos en los mundos de los relatos o de la posverdad: solo se cree lo que se quiere creer y sin prueba alguna. ¿Y donde quedaría la verdad? un escritor italiano, Leonardo Sciascia afirmaba que se la podía encontrar en la Literatura.

En Argentina, una mitad, más o menos, cree que a Nisman lo mataron, y la otra, que se suicidó, y nadie va a cambiar su opinión por más pruebas en contrario que se presenten. Por el contrario, seguirá sosteniendo lo que le construyó su intención o su ideología.

Lo mismo pasa con los hechos económicos o políticos. La devaluación aplicada por Mauricio Macri a poco de asumir como Presidente, pasó ser para el peronismo un brutal ajuste sobre los sectores de ingresos fijos, una medida cargada de enorme insensibilidad sobre los jubilados y asalariados.

Por el contrario, para ese mismo peronismo, la devaluación del 30 por ciento sobre el dólar, denominada asombrosamente "impuesto solidario", fue concebida así, como una medida "solidaria" para los sectores de menores ingresos por su impacto en los precios.

Tanto es así que los productos por fuera de los "precios cuidados" aumentaron en pocos días 40 por ciento, seguramente a causa del dólar "solidario" ya que la inflación en la Argentina no está provocada por la emisión sino por una cuestión cambiaria. Al menos esa es la principal variable: los precios se mueven al compás de la moneda estadounidense. Con sus correspondientes devaluaciones, Macri y Alberto Fernández le quitaron bruscamente un alto porcentaje de poder adquisitivo a los ingresos de trabajadores y jubilados.

Hasta ahí, entonces, el ajuste neoliberal de Macri resultó ser muy similar al aplicado por el gobierno nacional y todo por una causalidad estructural de la economía argentina. ¿Se podrá hacer otra cosa por fuera de esta estructura?. Por ahora parece muy difícil, al menos a corto plazo.

La paradoja es que el peronismo acabó aplicando lo mismo que le cuestionaba al gobierno anterior. Los tarifazos de Cambiemos fueron sustituidos por ese famoso "dólar solidario" y por el impuestazo provincial. Ambos fueron mecanismos de ajuste despiadado para los sectores medios y medio-bajos.

Políticos y judiciales

Entonces, mientras los relatos perviven en la política nacional, las clases política y judicial sigue gozando de los privilegios construidas a partir de la quita de derechos a los sectores populares.

El Estado deja de representar a la sociedad y se transforma o bien en ese ámbito en el que "la burguesía hace sus negocios", o las noblezas política y judicial aumenta sus irritantes privilegios. El tandem entre ambas castas sigue incólume y ambas se cuidan como cómplices de los enemigos externos a través de una transa permanente e insoportable.

La centro derecha y la centro izquierda, imaginadas por Néstor Kirchner siguen siendo lo mismo y ambas aplican las mismas recetas antipopulares. Cambiemos y el Frente de Todos se mancomunan en un neoliberalismo que amenaza con erradicar lo único que nos diferencia del resto de los países latinoamericanos, la clase media.

El Estado se cuida a sí mismo y se transforma en la "otredad" de una sociedad que va quedando cada vez más paria. Ese Estado se quedará mirando su propio ombligo mientras el pueblo se debate en la carencia, en la impotencia y en la indefensión.

De ese modo, la sociedad va cayendo por extenuación y adormecimiento. En nombre de los jubilados, el Gobierno terminó defaulteando la deuda del 25 por ciento que debía pagarles en junio y los adormeció con un bono de 5.000 pesos por única vez.

Quizás sea cierto que lo que se quiso hacer fue hacerle creer al FMI que se estaba limando un poco el déficit fiscal, quizás, y que el objetivo sería el de lograr una renegociación de la deuda. Pero, si quien decide eso es Donald Trump, y es sabido que ese reperfilamiento de la deuda, como se lo llama ahora, depende exclusivamente de este líder republicano. 

Entonces ¿por qué no tomar una posición más clara con respecto al régimen venezolano que es lo único que le importa al presidente de los Estados Unidos?. ¿Es que se prefiere perjudicar a los jubilados antes que al régimen de Maduro que ya tuvo en el informe Bachelet su diagnóstico lapidario?.

La medidas económicas de Cambiemos y del Frente de Todos son muy semejantes y ambas comulgan con el ajuste neoliberal, y al que le quepa el sayo, que se lo ponga. No son idénticas porque las cosas, según la lógica aristotélica, solo son idénticas a sí misma, pero son semejantes, demasiado semejantes y provocan la misma asfixia popular.

 Lo que cambia es el relato y solo cambian los epítetos: para el macrismo era "necesario", y para el kirchnerismo pasó a ser "solidario", pero el ajuste es el mismo y provoca similares efectos.