Leído

ORDENANDO EL FRENTE INTERNO

La inflación, la (modesta) carta de Alberto F. para sostener un poco de credibilidad

Jue, 13/02/2020 - 4:26pm
Enviado en:
Por Urgente24

Frente al FMI, las empresas y los sindicatos, el Indec dará a conocer hoy la inflación de enero, que el Gobierno asegura que será menor al 3%, y por tanto, sería la primera baja tras 5 meses de subas. Con ello, además, mostrar que el 40% para este año que prometió es creíble, Alberto Fernández pretende lucir un dato relevante tanto para las negociaciones con el FMI como para el inicio de las paritarias. El tema es que las consultoras no evalúan lo mismo, y proyectan hasta un 3,5%.

Alberto Fernández espera mostrar su primer "logro".
Contenido


Sin ningún resultado positivo que mostrar hasta ahora, la inflación se presenta para el Gobierno como "el logro" (aunque modesto) a relucir. Pues, sostienen que será menor al 3% haciendo del 40% proyectado para este año, una realidad alcanzable.

Hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) mostrará la variación que registró el índice de precios minoristas durante el primer mes de 2020 luego de que el año pasado cerrara en 53,8%, el porcentaje de inflación más alto desde 1991 a la fecha.

Pero los analistas del sector financiero, incluidos en el Relevamiento de Expectativas del Mercado, que realiza el Banco Central, estimaron que en enero la inflación fue de hasta 3,5%. Los datos consignados por la autoridad monetaria muestran una inflación para todo 2020 del 41,7%.

El IPC de diciembre del año pasado se ubicó en 3,7%, lo que llevó a que el alza de precios en todo 2019 trepara al 53,8%. El rubro que mostró mayores subas fue el de alimentos y bebidas, muy sensible a la variación del dólar, que casi se duplicó en un año. A su vez, la inflación núcleo –la suba de precios de los productos que no son ni estacionales ni regulados– trepó a 3,7% en diciembre y alcanzó a 56,7% en todo el 2019.

El titular del BCRA Miguel Pesce dijo al asumir que el objetivo era bajar la inflación a un dígito para 2021 y en ese marco consideró que una de las herramientas para lograrlo es atacando la inercia inflacionaria.

Esta semana, en declaraciones radiales, vaticinó que la inflación de enero "seguramente será menor al 3%", al tiempo que destacó que será una cifra "muy por debajo de lo que han venido estimando las consultoras que releva el Central todos los meses a través del REM".

"Siempre fuimos optimistas sobre la baja de la inflación", destacó Pesce. En ese sentido, dijo que la estrategia de cortar la inercia inflacionaria es la prioridad del Gobierno y cuestionó a la gestión anterior por no prestarle atención. "Prefirió controlar la inercia con valores altos de la tasa de interés. Eso fue ineficaz y terminamos con la inflación más alta de las últimas décadas. Claramente había un problema de inercia inflacionaria que este Gobierno atacó. Por ejemplo con Precios Cuidados, que ya tuvo efectos en enero y seguramente los tenga en febrero también", remarcó.

Asimismo, consideró que el congelamiento de tarifas por un semestre apunta también en el mismo sentido. "Que no haya movimientos abruptos en el tipo del cambio también es un elemento importante", añadió.

Según un relevamiento de la consultora 'Focus Market', en el top 10 de categorías de productos que más aumentaron en enero con respecto a diciembre de 2019 se encuentran los productos que sufrieron la quita del IVA.

El yogurt, el azúcar y la yerba mate, tres alimentos a los que se les restituyó el impuesto, fueron los productos de consumo masivo que lideraron los aumentos en enero, con nueve artículos cuyos precios subieron más del 10%.

La lista de incrementos entre las categorías de productos de consumo masivo ubicó al yogurt en primer lugar con un 18,8% más que los niveles de diciembre, seguido por el azúcar con el 18,4% y la yerba mate con el 15,3%.

Los tres productos integraron en los últimos 107 días de 2019 el conjunto de trece alimentos a los que se les redujo a cero la alícuota del IVA, junto al pan, la leche fluida y UAT, aceite girasol y mezcla, pastas secas, arroz, harinas de trigo, polenta, rebozador y pan rallado, mate cocido y té, conservas de frutas, hortalizas y legumbres y huevos.

La lista de aumentos de enero se completó con conservas (15,3%), leche (14,6%), crema de leche (11,5%), pan de molde (10,6%), aceite (10,6%), puré de tomates (10,6%), pastas secas (9,5%), huevos (9,4%), arroz (9,1%) y pan rallado (8,1%).

'Focus Market' resaltó como "nota llamativa" que hubo cinco categorías en las que bajaron los precios respecto de diciembre, en una nómina liderada por la mayonesa y los chocolates, ambos con un 12,7% de caída. Las otras tres rebajas mensuales fueron las de los precios de los caldos (0,5%), el queso rallado (0,3%) y la mermelada ( 0,1%).

El Gobierno espera con ansias el dato que se comunicará hoy, por un lado, como se mencionó, porque necesita mostrar que la proyección de un alza de los precios para este año de aproximadamente el 40% es creíble y también que las políticas de contención de la presión inflacionaria están dando resultados, como manifestó Pesce. 

Pero también esperan los resultados el FMI, las empresas y los sindicatos. En el primer caso, el resultado de enero debe servir para que los enviados del FMI consideren válidas de análisis a las promesas del ministro de Economía, Martín Guzmán, de un superávit fiscal primario de más de al menos 0,5% sean defendibles. 

Además, no es lo mismo pedir credibilidad al FMI y los acreedores con una inflación descontrolada, que con una evolución de los precios con ciertos signos de contención.

El resultado del IPC de enero tiene, además, la misión de poder controlar la ambición de los sindicatos a semanas del comienzo de la reapertura del ciclo lectivo de negociaciones paritarias 2020, proceso en el que el Gobierno quiere que la discusión circule alrededor de un incremento salarial que empate a la inflación.

Además, mostrar una disminución parcial de la inflación es importante frente al congelamiento de tarifas de servicios públicos, la prohibición para las petroleras de incrementar las naftas hasta nuevo aviso y, fundamentalmente, la aplicación del programa Precios Cuidados en su versión renovada.

Como el mismo plan de contención continuará inalterable en febrero y marzo se entiende dentro del oficialismo que la evolución del IPC en el primer trimestre del año podría mostrar un incremento más cercano al 6% que al 8%.

Advertencia de las consultoras

Pese a ello, y más allá de la discusión sobre el número final de la inflación, hay 2 cuestiones aún no resueltas. Por un lado, la evolución de los precios en enero sigue siendo demasiado elevada para los golpeados bolsillos de los consumidores. 

Por otro, aún no se logró anclar expectativas en los precios no regulados, lo que pone presión a la inflación futura.

Según el director de 'Ecolatina', el problema sigue siendo la inflación núcleo (sin precios estacionales y regulados), que continúa por encima del promedio.

"El acuerdo de precios y salarios ha quedado postergado por la negociación de la deuda hasta nuevo aviso. Si querés cortar la inercia, necesitás trabajar sobre el componente inercial y así se necesita un acuerdo de  precios y salarios generalizados", aclaró Sigaut Gravina.

Ricardo Delgado, director de 'Analytica', explicó que la decisión de "retrotraerlos precios de medicamentos y el programa Precios Cuidados sirven para amortiguar la inercia inflacionaria". Sin embargo, admitió que "se hace complejo sin un plan antiinflacionario integral".