Leído

ALBERTO FERNÁNDEZ

Desguace de AFI, reforma de la Justicia Federal y la CSJN sin cambios (pero el 280...)

Lun, 13/01/2020 - 1:58pm
Enviado en:
Por Urgente24

En la extensa y muy interesante entrevista que Alberto Fernández le concedió a Horacio Verbitsky aparecieron otros temas que, evidentemente, provocan discrepancias entre ellos, y lo que cada uno representa en el Frente de Todos. Por ejemplo:

Contenido

Alberto Fernández y Horacio Verbitsky venían hablando del servicio de espionaje gubernamental, durante la entrevista para El Cohete a la Luna. Una obsesión de Verbitsky, quien les concede cualidades superdotadas a los espías, de las que carecen porque, la historia lo demuestra, su esencia pasa por la mediocridad y la obsesión por la escucha telefónica de cabotaje. Desde que perdieron la central telefónica (la OJOTA), aunque de todas maneras se las rebusquen para algunas intervenciones en las telecomunicaciones, el desinfle es notorio.

Sin embargo, probablemente porque en la organización Montoneros, Verbitsky ya estaba en el área de Inteligencia, que comandaba Rodolfo Walsh, el tema siempre le inquieta. Por ahora, la novedad consiste en que la investigación de delitos tales como secuestros extorsivos (inteligencia criminal, es el nombre correcto) quedará en el Ministerio de Seguridad. Pero Alberto F. le informó algo más.

En verdad, él imagina un saludable desguace de la intervenida Agencia Federal de Inteligencia: "Mi idea es que la inteligencia criminal vuelva al Ministerio de Seguridad, que la inteligencia militar siga funcionando donde está, y la inteligencia estratégica en algún momento pensé que podía pasar a Cancillería".

—Hay algo que ocurrió cuando eras Jefe de Gabinete y es la utilización del servicio de inteligencia como auxiliar de la Justicia. La fomentó Néstor, porque estaba preocupado por la ola de secuestros en la provincia de Buenos Aires, y a partir de ahí se fue extendiendo.  

—Eso sirvió de excusa para que se genere un vínculo espurio entre el Poder Judicial y el sistema de inteligencia. En verdad eso fue producto de que fundamentalmente en el caso Blumberg la Secretaría de Inteligencia de entonces resolvió el caso, que lamentablemente terminó con Axel Blumberg muerto pero el caso fue resuelto, se encontraron a los autores y ahí hizo un trabajo muy profundo y, en muchos secuestros, la SIDE trabajó bien. El caso del padre de Pablo Echarri me acuerdo, también. Trabajaron mucho y trabajaron bien. Nos llevó a nosotros a pensar que ellos podían auxiliar a la Justicia en esos temas. Ese auxilio después se convirtió en algo espurio, claramente se convirtió en algo espurio.

—Entiendo que esa facultad, esa función, va a ser transferida al Ministerio de Seguridad, ¿no?

—La inteligencia en la Argentina no es para hacer inteligencia interna, y la inteligencia criminal es inteligencia interna también. Eso es algo que estamos trabajando con Sabina Frederic.

—¿Va a ser así eso?

—Debe ser así.

—¿Cuánto tiempo durará la intervención a la Agencia Federal de Inteligencia?

—180 días

—Y después de esos 180 días, ¿dónde va a parar la inteligencia estratégica nacional?

—No sé bien qué tenemos allí. Cristina Caamaño llegó y encontró que en el último mes 500 agentes fueron pasados a planta permanente de la nada. De una planta de 1.500, un tercio en el último mes entró a la planta permanente. Nosotros tenemos que ver bien cómo funciona eso. Mi idea es que la inteligencia criminal vuelva al Ministerio de Seguridad, que la inteligencia militar siga funcionando donde está, y la inteligencia estratégica en algún momento pensé que podía pasar a Cancillería, pero me parece que no es una buena idea mezclar la relación diplomática con inteligencia. Es la inteligencia externa, ver qué riesgos corre la Argentina frente a lo que pasa."

Durante el diálogo, Verbitsky expresó otra de sus preocupaciones permanente: la Justicia Federal, cuya reforma Alberto F. le informó que irá como proyecto de ley a las sesiones extraordinarias.

Así el diálogo llegó a la más reciente obsesión de Verbitsky, que es la Corte Suprema de Justicia de la Nación, cuya ampliación él está proponiendo.

Verbitsky comenzó recordándole que ya habían mantenido una conversación tiempo atrás, cuando Alberto F. rechazó la ampliación, que es la información que llegó a la Corte Suprema

Es evidente que siguen existiendo discrepancias entre ellos, según lo que subyace en el diálogo:

—¿Y con la Corte Suprema, qué pensás? La última vez que hablamos no eras partidario de la ampliación, y yo creo que no hay solución sin ampliarla porque está trabada la situación interna entre distintas personalidades muy conflictivas entre sí. ¿Cuándo te vas a ocupar del tema?

—Nosotros nos estamos ocupando ahora de la reforma de la Justicia Federal. Hay un segundo punto que me preocupa, que es poner en marcha el sistema acusatorio cuanto antes, porque creo que eso va a ser muy bueno. Estoy viendo cómo encarar el tema de la Corte. Yo entiendo que las personalidades de los miembros de la Corte quizá hacen dificultosa la obtención de fallos, pero también es justo decir que la Corte se ha expedido en 24.000 casos el último año. No es poco.

—¿Cuántos 280? 

(Verbitsky le está diciendo que no son análisis en profundidad de los casos sino acciones administrativas, de forma, apelando al Artículo 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación: "Llamamiento de autos. Rechazo del recurso extraordinario. Memoriales en el recurso ordinario. Cuando la Corte Suprema conociere por recurso extraordinario, la recepción de la causa implicará el llamamiento de autos. La Corte, según su sana discreción, y con la sola invocación de esta norma, podrá rechazar el recurso extraordinario, por falta de agravio federal suficiente o cuando las cuestiones planteadas resultaren insustanciales o carentes de trascendencia. Si se tratare del recurso ordinario del artículo 254, recibido el expediente será puesto en secretaría, notificándose la providencia que así lo ordene personalmente o por cédula.")

—Deben ser la mayor parte. Pero igual son 24.000 casos analizados.

—O no analizados. Con el 280 hay un tema de constitucionalidad. ¿Cómo se puede rechazar un recurso sin explicar por qué?

—Básicamente el 280 lo aplican siempre pensando en una idea, que es que no hay sentencia definitiva. Entonces en el medio hay un montón de planteos por arbitrariedad en los procesos y dicen: «No, como no hay sentencia definitiva, no lo voy a analizar». Mi opinión (voy a hablar como abogado, porque acá me empiezan a decir que como soy Presidente no puedo opinar de estas cosas)…

—No, opinar podés, lo que no podés decir es que lo hacés como abogado. Ahora sos el Presidente y tenés que hacerte cargo…

— …me parece que la historia demuestra que es necesario que se analicen las arbitrariedades en los procesos, porque si no ocurre que reciben procesos a 23 años de iniciados —caso Menem— y se producen enormes injusticias, como el fallo que la Corte sacó el mes pasado, que eran dos mujeres condenadas por un homicidio y que las absolvió la Corte por carencia total de pruebas, después de once años de prisión. Eso es lo que me lleva a mí a decir: «Señores, no pueden ustedes decir que no van a intervenir por arbitrariedad, cuando en el proceso se producen irregularidades manifiestas». Y es lo que francamente creo.

—¿Modificar el 280 implica una modificación del Código procesal civil y comercial?

La ley de recurso extraordinario tendríamos que modificar. Pero también tendríamos que ver varias cosas.

—Esa sería una transformación muy importante.

Ampliar el número también supone un montón de temas. Pensemos que tenemos cinco miembros que, según decís vos, por su personalidad son difíciles de conciliar y que incorporamos cuatro más, ¿qué nos garantiza que nueve van a conciliar sus personalidades? Poco y nada. Si la dividiéramos en salas, ahí tengo un artículo de la Constitución que me hace un poco de ruido. La Constitución dice: una Corte Suprema resolverá.

—Sería una Corte Suprema dividida en salas, lo que no prohibe…

—¿Qué quiere decir? ¿Una sala opina y todos adhieren? ¿O que una sala resuelve? Son todas cosas que tenemos que ver. Lo que sí creo es que deberíamos revisar si es el mejor modo de funcionamiento el que hoy la Corte tiene. Eso creo que deberíamos pensarlo.

—El ejemplo que diste del 280 es clarísimo. Además hay un tema de fondo, que es que el 280 es una sentencia sin fundamentos y eso es anti-republicano, una sentencia tiene que tener fundamentos.

—El fundamento implícito es que no es sentencia definitiva.

—No siempre. Hay 280 que se aplican con sentencias definitivas

El 280 generalmente se aplica porque las condiciones del recurso extraordinario no se dan, y generalmente la condición implícita es que no es sentencia definitiva. Pero esto no va en desmedro de lo que vos decís. Lo cierto es que terminás con esas realidades, con juicios de 30 años y como esperás la sentencia definitiva en el año 30 tenés que revisar lo que se hizo el primer día."