ANÁLISIS Mateo Méndez > Teología de la Liberación > Uruguay

URUGUAY

Con Mateo Méndez delante, pentecostales tienen oportunidad

Los cristianos buscan más experiencia religiosa que política pero la Teología de la Liberación no lo entiende. El caso de Mateo Méndez.

En la entrevista que le hizo Juan Pablo Mosteiro, Mateo Méndez, de 76 años y actividad diaria hasta el final de 2021 entre Casavalle (Montevideo) y Las Piedras (Canelones), él pidió “un gran acuerdo nacional multipartidario”, para diseñar “una política de Estado con foco en el trabajo preventivo con las poblaciones marginales más jóvenes", que es también "por donde más crece Uruguay”: 1 de cada 5 menores de edad está por debajo de la línea de pobreza, según datos oficiales, aunque Búsqueda aclara que cuando la medición se hace por debajo de los 14 años la cantidad de niños pobres se acerca al 50%, lo que para Méndez es “una bomba de tiempo” para Uruguay.

“¿Cómo atendemos ese crecimiento de la población marginal? ¿Con cárceles más grandes? ¿Con más policías? ¿Con más penas?”, cuestiona.

Debe recordarse que en 2008, el entonces presidente Tabaré Vázquez lo designó en la dirección del Instituto Técnico de Rehabilitación Juvenil (Interj) —hoy Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa)— pero duró apenas 6 meses en el cargo y se fue “asqueado” de un sistema de reclusión “perverso, enfermo y corrupto”.

No obstante, ¡cuidado! En el informe del The Wall Street Journal que analizó Urgente24 el 11/01, según la encuesta Pew de 2014, la razón más popular dada por excatólicos en América Latina para adoptar alguna forma de protestantismo fue tener una conexión más personal con Dios: 81% de los encuestados.

Esto fue ilustrado con esta frase:

La Iglesia Católica optó por los pobres y los pobres optaron por los pentecostales. La Iglesia Católica optó por los pobres y los pobres optaron por los pentecostales.

Y en el informe es citado un uruguayo, Martín Lasarte, sacerdote designado por Francisco para el sínodo del Vaticano de 2019 sobre la región amazónica de América Latina, quien dijo al WSJ que cree que el movimiento de la Teología de la Liberación fue una propuesta de problemas políticos y sociales en vez de priorizar la experiencia religiosa: “Falta el sentido existencial de la alegría de vivir el Evangelio, ese encuentro personal que tantas iglesias pentecostales dan a la persona”.

catolicos3.jpg

Eutanasia

Más allá del formidable trabajo solidario que dice Búsqueda que realiza Mateo Méndez, antes con el Movimiento Tacurú, y desde 2002 con el Proyecto Caqueiro en la localidad fronteriza de Rivera, él polemiza con otro salesiano, el cardenal Daniel Fernando Sturla Berhouet, acerca de la eutanasia.

Sturla amenazó que los legisladores uruguayos católicos que voten por la eutanasia se autoexcluirán de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

En Colombia, donde la jerarquía eclesiástica también se opuso a la eutanasia, en enero 2021 ya han ocurrido los 2 primeros casos de muerte digna a personas que ni siquiera padecían de enfermedades terminales sino dolores considerados insufribles, según los magistrados (los casos de Víctor Escobar y Martha Sepúlveda), y Colombia es considerado un país más religioso / menos laico que Uruguay.

Colombia despenalizó la eutanasia en 1997, en 2015 la reglamentó en el Legislativo y ahora la amplió. Al menos 157 personas ya decidieron acabar dignamente con su vida en Colombia. El tema ya está en debate en Uruguay, Chile, Argentina, Perú y México. Por ese motivo carece de interés lo que afirme Sturla.

sturla.jpg
Cardenal Daniel Sturla.

Cardenal Daniel Sturla.

Pero sí da para reflexionar el siguiente parrafazo de Mateo Méndez:

Parece que estamos en la Edad Media, excomulgando gente… ¿Y yo tengo que condenar, excomulgar (a los legisladores) porque votaron tal o cual ley…? ¿Eso es lo que la gente precisa de la Iglesia hoy? Yo no quiero que la Iglesia me venga a decir lo que tengo que hacer. Lo que la Iglesia me tiene que mostrar es el mensaje de Jesús… Lo que tiene que hacer la Iglesia es purificarse y acercarse al más pobre, al más débil, al más sufriente para ser más creíble ”.

No luce transparente por qué motivo la eutanasia estaría en la agenda de Jesús o de los pobres o débiles. Más bien se encuentra en la agenda de los políticos o de los periodistas del semanario Búsqueda.

Luego, le merece atención a Méndez las propuestas sobre penalización de menores infractores que impulsa el partido de derecha Cabildo Abierto, en expansión en Uruguay.

Es cierto lo que afirma Méndez: que los jóvenes infractores "No nacieron delincuentes, violadores, drogadictos, borrachos ni alquilando su cuerpo”.

Luego él le enuncia un alegato acerca de la situación social:

La gurisada que está más complicada con la ley, y con la sociedad toda, actúa con una especie de rabia, de venganza, de odio por no tener, no ser, y mirar cómo todos tienen. Cree que para tener hay que zafar, robar, rapiñar, si es el caso, matar. ‘¿Y por qué yo tengo que ser diferente, sabiendo que cruzando la calle el vecino de enfrente tiene todo? ¿Cómo lo hizo?’ Matando a otros gurises del barrio… ¿Quién se lo explica? La gurisada que está más complicada con la ley, y con la sociedad toda, actúa con una especie de rabia, de venganza, de odio por no tener, no ser, y mirar cómo todos tienen. Cree que para tener hay que zafar, robar, rapiñar, si es el caso, matar. ‘¿Y por qué yo tengo que ser diferente, sabiendo que cruzando la calle el vecino de enfrente tiene todo? ¿Cómo lo hizo?’ Matando a otros gurises del barrio… ¿Quién se lo explica?

Pero eso nada cambia acerca de la experiencia religiosa individual que parece ser lo que provoca más interés en la propuesta de los evangélicos pentecostales latinoamericanos que en la de los católicos apostólicos romanos.

Es más: Uruguay es 1 de los 7 países de Latinoamérica, según Latinobarómetro, que ya en 2018, antes de la pandemia, tenían una mayoría de cristianos no católicos. Y diversos indicadores indican que la respuesta de los evangélicos pentecostales fue más eficiente que la de los católicos durante la pandemia, según WSJ.

Es cierto lo que afirma Méndez:

La gente hoy necesita saber qué hacer con una lesbiana, con un trans, con un homosexual, con un borracho, con una prostituta, con un drogadicto, con un vago, con un violador… ¿Cómo actúo con ellos? ¿Cómo lo hago con esperanza, amor y fe mientras los de siempre siguen esperando un tiempo nuevo y mejor? ¿Qué más querés sacarles? ”.

Sin embargo, en una experiencia individual religiosa más profunda, muchos de esos jóvenes no participarían de algunos de los escenarios que describe Méndez, según el informe del WSJ. Y es mentira que el robo tenga relación directa con la necesidad porque, en cualquier caso, hay una ruptura previa a delinquir de códigos morales y éticos.

En cualquier caso, la declinación del culto católico apostólico romano en Uruguay sucede tanto por Sturla como por Méndez, en tanto mantienen en su agenda cuestiones propias de la coyuntura política, en un contexto global en el que la opinión pública se distancia cada vez más de la política y los políticos.

Según Sturla, la Iglesia católica tiene una relación más “fluida” con el actual gobierno, si bien destacó que la institución mantuvo buenos vínculos con todas las administraciones, afirma Búsqueda.

En cuanto al senador y conductor de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, ex jefe del Ejército uruguayo, él reacciona en su condición de militar y ante la ausencia de una respuesta satisfactoria de las otras fuerzas sociopolíticas.

Méndez afirma:

La única respuesta no puede ser más represión, más cárceles, más sanciones. La apuesta debe ser preventiva, y ahí entra la educación. La represión no educa ni dignifica, la violencia engendra más de lo mismo. La única respuesta no puede ser más represión, más cárceles, más sanciones. La apuesta debe ser preventiva, y ahí entra la educación. La represión no educa ni dignifica, la violencia engendra más de lo mismo.

Es cierto pero, a la vez que se realice toda esa tarea, debe existir, en forma simultánea, una ley y una sanción a quien la incumple. Es decir que es complementario y no excluyente.

Precisamente el problema de la Teología de la Liberación ha sido / es que lo considera excluyente y no completa el menú complementario. La declinación de la influencia de la Iglesia Católica Apostólica Romana en Latinoamérica precisamente indica que la hipótesis es frágil.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario