Leído

EN TIEMPO REAL

La pandemia no frena las ciberestafas

Lun, 28/09/2020 - 7:50pm
Enviado en:
Por Urgente24

Así lo demuestra una victima de la ciudad de La Plata quien evitó que un delincuente se quedara con su dinero utilizando argumentos en los que involucró a la ANSES. El relato tiene momentos tan graciosos como lamentables por lo ocurrido. El timador que esperaba hacerse de la clave de su victima en un cajero automático al ser descubierto se justificó diciendo que no buscaba "trabajadores sino gente que tiene plata. Un préstamo de 300, 400, 500 mil pesos" explicó

cajero, robos, estafas
cajero8_630_1140.jpg
Durante la pandemia los ciberestafadores aumentan su fortuna
Contenido

De acuerdo al testimonio que rescata un sitio de noticias platense las ciberestafas resultan un negocio abultado para quienes utilizan cualquier argumento para hacerse de fondos que no les son propios y que se canalizan por medios electrónicos de pagos.

En este contexto se nota la facilidad con que las entidades bancarias otorgan créditos y adelantos de sueldos en cuestión de segundos, sin otros mecanismos de validación de identidades que en la actualidad es motivo de duros pronunciamiento por parte de jueces y fiscales.

En el detallado relato que transcribe el sito, ELDIA.COM, la victima dejó que su timador comenzara el diálogo hasta recibir una queja por la mala "disposición" que mostraba para recibir un supuesto reintegro de la ANSES.

Y cuando el delincuente saboreaba una nueva "victoria", lo bajó a la realidad. Derrotado, el estafador terminó por sincerarse y le dejó una serie de datos que, más allá de la anécdota, ponen otra vez sobre el tapete un costado clave de las entidades que otorgan dinero via electrónica.

La historia se inició cuando, Claudio Acuña, un platense, de 40 años asumió ante el sujeto que quiso estafarlo un cambio de identidad que lo transformó en "Carlos Alberto Ibañez", un falso empleado bancario que se mostró conocedor del tema depósitos.

Después de algunas vueltas y un llamado interrumpido el falso Ibañez se conectó al teléfono que le había quedado en la pantalla y mediante una aplicación que permite grabar las conversaciones, llamó al estafador que lo había localizado unos minutos antes y se disculpó: "hola, recibí un llamado pero atendió mi hermano y cortó. Llamo porque me dijo algo así como que había sido beneficiado con un reintegro. Le pido disculpas pero mi hermano no entendió y cortó", así comenzó la charla.

El timador de acento cordobés se hizo el ofendido y hasta lo retó en muy mal tono "y claro, a usted el gobierno le está devolviendo 120 mil pesos que le han descontado mal y su hermano corta la llamada".

Tras nuevas disculpas, el estafador inició una extensa explicación en la que mezcló conceptos de operatoria bancaria y burocracia administrativa para terminar dándole una serie de instrucciones para poder hacerse con los 120 mil pesos que, le dijo, serían pagaderos en dos cuotas iguales.

En una impecable labor actoral, Ibañez, o mejor dicho Acuña recibió entonces datos, números y hasta una fecha de citación para concurrir a una oficina de Anses donde resolverían el caso. 

"Así como acontecen muchas cosas,  el gobierno lo llama para reconocerle un reatroactividad acumulada en virtud de severos descuentos mal hechos", insistía el estafador que convocó a Ibañez para un turno " 5 de octubre de 9.30 a 13.30 en la oficina de Anses de Virrey del Pino donde la licenciada Montenegro lo va a atender".

Siempre de acuerdo con la publicación, la mencionada licenciada. le daría la documentación final para cobrar el reintegro. Y en medio de esas explicaciones el timador le advertía: "no de sus datos de CBU ni claves. Se lo digo yo como persona trabajadora que soy", enfatizó el estafador.

Durante ese segmento de la charla, Ibañez fingió entender lo que le decía, conocer el sistema pero guardó una prudente distancia al fingir que titubeaba con algunas indicaciones del ladrón.

Así llegaron a un punto en que con la supuesta transferencia autorizada por el Banco Central, debían darle "las coordenadas de la AFIP" para poder finalizar el trámite. "La primera cuota la va a cobrar usted en forma automática y la segunda por un cheque al portador que le va a dar la licenciada Montenegro, Karina Montenegro", le señaló el malviviente.

"Usted sabe lo que es el ATM. Es Automática Transferencia Manual", decía el timador. "Si, si, algo conozco", dudaba Ibañez. Llegaron entonces a un punto en que el ciber ladrón le indicó que fuese a un cajero automático y  en "modo silencio" pusiera su tarjeta y gestionara una clave para operar, una maniobra que en el caso de los estafados del Bapro se mencionó como "clave Token".

El relato siguiente es curiosamente gracioso y lamentable por lo ocurrido en sí mismo. "Dentro del cajero hable bajito, haga silencio  cuando ponga su clave", le recomendaba paternalmente el estafador a lo que Ibañez asentía y éste insistía: "póngala en modo silencio". Las intenciones del ciberpunguista eran a todas luces, lograr una nueva clave de la víctima para acceder a su cuenta y hacerle un desastre financiero.

Pero cuando llegaron a este punto el platense Acuña le dijo al estafador la triste verdad. Lo había dejado hablar para ver hasta donde llegaba y, casi sin quererlo, sacarle datos al delincuente. "Te dejé hablar", le dijo. Y entonces el ciberladrón respondió con una curiosa justificación de su accionar "Sabés que pasa, hay mucha gente actuando de guante blanco. Y estamos en pandemia y nadie dice de dónde sale la plata y es la de Cristina que tenía enterrada". ¿De dónde te crees vos que sale la plata?".

De acuerdo con el relato en buen tono, sin insultos entre el frustrado estafador y el casi estafado, se inició entre ambos una suerte de debate moral. El casi estafado le reprochó su conducta, sobre todo que se dedicase estafar a gente de trabajo y el cordobés se justificó: "Nosotros le apuntamos a gente que tiene plata, por ahí enganchamos a algún diputado".

Mientras el estafador insistía en que su conducta no era tan reprochable como el tema de los bolsos del ex funcionario  López y "las monjitas con ametralladoras", Acuña insistía en aconsejarle que cambiara de vida. "Yo hago una fortuna por día. No le queremos sacar plata que la gente tiene en las cajas de ahorro. Lo nuestro son los préstamos. Un préstamo de 300, 400, 500 mil pesos. Nosotros le apuntamos ahí", confesó el ladrón.

Sobre el final de la charla, el ciberladrón le pasó factura a Acuña por haberle hecho perder tiempo que, dijo "yo le podría haber dedicado a otra persona", es decir, a otra víctima. Pero que  aún así había sido "un gusto" hablar con él porque se ve que sos una persona que puede entender que yo hago esto para darle de comer mis hijos".

"Cuidate, te va a tocar un juez bravo y vas a tener problemas. Y te repito, no jodas a la gente de laburo", le termina diciendo Acuña-Ibáñez a lo que el ladrón lo "tranquiliza": "Yo ya tuve problemas y tengo abogado. Si no son estafas reiteradas no pasa nada", al tiempo que termina asegurando que un cuarto de esa fortuna diaria "se lo lleva el abogado".

En diálogo con ELDIA.COM. Acuña contó detalles de la maniobra y entre otros conceptos dejó alguna reflexiones vinculadas al difícil momento que se vive con las ciberestafas. "Lo que hice fue dejarlo correr, grabarlo para viralizarlo para que no le pase a otros", señaló.

El platense que logró engañar al estafador quedó impresionado con algunas de las confesiones que logró: "un cuarto de la fortuna que hacen se la dan a los abogados para que no los metan presos".