ACTUALIDAD Mauricio Macri > Sergio Massa > ministro

ESPECULACIONES

Para Mauricio Macri: ¿Y si lo de Sergio Massa sale bien?

El enemigo público Nº1 de Sergio Massa es Mauricio Macri (vanidades, tal como las que lo llevó a odiar a Francisco de Narváez). Pero ¿y si sale bien?

La horda de seguidores de Mauricio Macri se solaza en el fracaso evental de Sergio Massa. Abanderados febriles de un supuesto 'Rodrigazo' que rescate de las tinieblas al frustrado ex Presidente que mendiga un 2do. tiempo, se abalanzan sobre las redes sociales a recordar todos los pecados de Massa, que los tiene (y bastantes). Hay voceros del co-creador de la Grieta donde se empantanó la Argentina, estiércol horrible del que no consigue liberarse, y basta con sintonizar la pantalla de LN+. Pero Jorge Asis se permite la única pregunta posible: “¿Y si la alternativa Massa sale bien?”. ¿Hay disfraces suficientes para el festival de pecadores? Hoy día el regreso de Macri depende del contraste con CFK, la otra cofundadora de la Grieta. La posible irrupción de Massa cambiaría los planes del hijo de Franco que menosprecia a su ex compañero en Davos. Por supuesto que esto lleva a otra pregunta, más profunda: ¿Qué significaría que a Massa le vaya bien? Hay respuesta: Que quienes ya no confían en él, vuelvan a creerlo un líder posible (que hoy no lo es). El desafío es titánico. Pero vale la pena esta introducción al desafío que tendrá sus primeras respuestas el miércoles 03/08, cuando se conozca el 1er. conjunto de medidas de Massa ministro (ningún superministro. No tiene ni el BCRA ni la AFIP ni el Banco Nación ni todos los ministros que ambicionaba ni los colaboradores 'stars' que hace 1 año podría haber reunido).

massa macri3.jpg

La vuelta del Ministerio de Economía

La afortunada miniserie “Última bala en la recámara” concluye con la designación de Sergio Massa, El Profesional, como “superministro”.

Es fruto del acuerdo de Sergio -líder del Frente Renovador- con La (Agencia de Colocaciones) Cámpora, protectorado de La Doctora que decide y manda.

Un acuerdo complementado por la febril Liga de Gobernadores.

13 poderosos estadistas regionales que exigieron, en patota digna, soluciones rápidas.

Apretaron como una naranja al presidente Alberto Fernández, El Poeta Impopular, orientador unánime de ParTE.

Protagonista principal de 32 meses perdidos entre extravagancias, festivas vacilaciones, dificultades y pretextos que lo condujeron al vacío.

El apoyo de los gobernadores resultó sustancial para facilitar la racionalidad del entendimiento de Sergio con el Premier Juan Manzur, El Menemcito.

Para ser riguroso no hay, para Sergio, ningún superministerio. En la práctica, se trata de una reconfortante recuperación.

El Profesional reconquista las competencias que Domingo Cavallo, Espelucín, controlaba 30 años atrás.

Debe celebrarse la vuelta de la figura del ministro de Economía. Meticulosamente fragmentado, jibarizado, devaluado.

En principio, por la convicción almacenera de Néstor Kirchner, El Furia.

Después, por el desconocimiento asumido de Mauricio Macri, El Ángel Exterminador.

Ambos inseguros creían que no les hacía falta tener un ministro de Economía de verdad. Pero no tenían la menor idea. No se arriesgaban a convivir con la categoría del ministro que invariablemente compartiera el poder. Hasta creerse presidenciables. Como Cavallo. O hasta Roberto Lavagna, La Esfinge.

En efecto, desde Fernando Henrique Cardoso, que saltó desde el ministerio de economía hacia la presidencia de Brasil. Como Zedillo Ponce de León, en México, o Emmanuel Macron, en Francia.

Merece entonces acentuarse el mérito de La Doctora al promover el regreso de una figura tan peligrosamente inquietante.

Por haberse dado cuenta, acaso, que le quedaba solo la última bala. En la recámara del gobierno que pavorosamente se diluía.

Massa, era, la bala. El Profesional que se atrevía, con ambiciones de crecimiento político, a la utopía de resolver. O de incinerarse.

Arrastraba una adversidad en las encuestas que sólo podía modificarse a través de la eficacia. Con la capacidad para generar soluciones. O algo más difícil aún, despertar ilusiones. Arrastraba una adversidad en las encuestas que sólo podía modificarse a través de la eficacia. Con la capacidad para generar soluciones. O algo más difícil aún, despertar ilusiones.

Massa CBA P.jpg
Juan Schiaretti, Roberto Lavagna, José Manuel De la Sota, Sergio Massa, Gustavo Sáenz... otros días, otros sueños.

Juan Schiaretti, Roberto Lavagna, José Manuel De la Sota, Sergio Massa, Gustavo Sáenz... otros días, otros sueños.

Reacomodamiento

El resto es reacomodamiento. Realismo mágico, libro de pases, con despedidas y saltos siempre pintorescos.

  • Daniel Scioli, el Líder de la Línea Aire y Sol, vuelve a la embajada de la que nunca debió haber salido. En Brasil hizo un trabajo diplomáticamente memorable que le permitió crecer, hasta formar parte del bolillero de los presidenciables para 2023.
  • Silvina Batakis, La Griega, resulta ganadora con el recambio. Por su heroico acto de servicio, y por haber puesto el rostro y el cuerpo en la improvisación a la bartola, liga la joya del Banco Nación.
  • Gustavo Beliz, Zapatitos Blancos, confirma la vocación para la renuncia fácil. Apela a Nuestro Señor sin siquiera haberse arrepentido de la discusión mantenida en Los Ángeles con El Profesional. Por «chiveríos» de periodistas.
  • Y Domínguez, el Lindo Julián, como buen católico de campo adhiere al destino de don Segundo Sombra. Julián se fue en silencio. “Como quien se desangra».
x513349.jpg.pagespeed.ic.1Nto436ZOn.webp
Sergio Massa despide a Daniel Scioli: ¡¿...?!

Sergio Massa despide a Daniel Scioli: ¡¿...?!

Catálogo de desgracias

«¿Y si se le da?».

Los boletos para que la función salga mal ya están todos vendidos. Agotados.

No hay más localidades para el pesimismo existencial.

Desfila el peso inerte del gasto público. Temática que apasiona a los liberales de recetario televisivo.

La peste de la inflación. Con la cantilena devaluadora y los precios que se elevan desesperados.

La pésima distribución de la riqueza, que convierte en piadosos dormitorios las veredas del centro de Buenos Aires.

Con la mochila de la deuda que instiga a cohabitar permanentemente con el quebranto. Y al jocoso cinismo de asumirnos como garcas definitivos. Se descuenta que nunca vamos a pagar.

Con la presencia hiriente de los miles de desposeídos que obturan el paso. El desplazamiento es un suplicio de miércoles. Y también de jueves.

Catálogo anticipado de desgracias que nos alejan espantosamente de la necesidad de construir un capitalismo tolerable en la sociedad descreída.

Pero cabe, de todos modos, la conjetura: «¿Y si la alternativa Massa sale bien?».

Aunque los comunicadores de reacciones fáciles y rápidas se entretengan con las contradicciones del sujeto de referencia. Con los memes y videos viejos de broncas y divisiones superadas.

Pero Massa mantiene, a su favor, la agobiante monotonía de la malaria popular.

El deseo irracional del argentino de encontrarle por fin la vuelta al fracaso y esquivarlo.

El Profesional ambicioso sabe que puede crecer en el oficio sólo si resuelve. Si cura, o por lo menos atenúa, la sucesión irremediable de llagas abiertas que supuran.

jonatan viale.jpg
Jonatan Viale, embestidor serial contra Sergio Massa desde la pantalla de LN+. ¿Y si a éste le sale mejor que a Mauricio Macri?

Jonatan Viale, embestidor serial contra Sergio Massa desde la pantalla de LN+. ¿Y si a éste le sale mejor que a Mauricio Macri?

El derecho de fracasar tranquilo

Sin embargo “este país no se puede ir a la m…”.

Cuando amaga con recomponerse, Argentina se recompone de verdad, durante algunos años, aunque pronto marche candorosamente hacia el desperdicio histórico.

Prospera la creencia errónea: solo nos aguarda el fracaso con los brazos abiertos. O la disolución.

Pero se insiste: “Argentina no puede quedarse en la m…”.

Con el argentino aferrado al canuto individual y entregado a la inexistencia de la causa colectiva.

Lo aconsejable es no aferrarse a Massa. Ni tratarlo como un hombre providencial. El Profesional tiene el derecho de fracasar tranquilo. Como fracasa cualquiera. Lo aconsejable es no aferrarse a Massa. Ni tratarlo como un hombre providencial. El Profesional tiene el derecho de fracasar tranquilo. Como fracasa cualquiera.

Tiene la edad ideal para el poder, 50 años. Tiene contactos. Agenda propia. El conocimiento medular de los túneles públicos y secretos del Estado. La reconocida habilidad que contrasta con la imagen deplorable en el universo estricto de las encuestas.

Según nuestra evaluación posiblemente equivocada, cuando está en juego el poder la cuestión de las encuestas es relativa.

Pese a la adversidad numerológica, El Profesional conquista la centralidad, es motivo de severas descalificaciones, de rencores inapelables.

La superstición de las encuestas, o el cuento de la imagen negativa, cuando se discute el poder no tiene, en efecto, la menor importancia.

------------------------------

Más contenido en Urgente24:

4 lugares para pasear el finde a dos horas de Buenos Aires

Se desnuda en OnlyFans para comprar al club O'Higgins

Susana Giménez conducirá un novedoso reality show

JetSmart: Impresionantes ofertas y pasajes desde $4.700

Polémica y sospechas por pasajes agotados en tren a San Luis

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario