Leído

PIDEN INVESTIGAR

Arcioni busca la destitución del fiscal que calificó la violación de "desahogo sexual"

Jue, 04/06/2020 - 3:45pm
Enviado en:
Por Urgente24

El caso de la violación grupal a una chica de 16 años en Chubut sigue causando polémica por la decisión del fiscal Fernando Rivarola de justificarla bajo el argumento de que fue un "desahogo sexual". Hoy fue el propio gobernador Mariano Arcioni quien manifestó su repudio y consideró "aberrantes" dichas expresiones. En tanto, trabaja en una presentación ante el Consejo de la Magistratura para pedir la destitución del fiscal.

Contenido

El gobernador Mariano Arcioni expresó su repudió a las declaraciones del fiscal de Rawson, Fernando Rivarola, que utilizó la frase "deshago sexual" para pedir el juicio abreviado de los acusados por la violación en manada en Playa Unión de una adolescente de 16 años, en 2012.

"Repudio absoluto a las declaraciones del Fiscal Rivarola. Son aberrantes sus expresiones, en una sociedad que queremos sea más justa. Estamos analizando los planteos correspondientes para no dejar esta causa impune, por respeto a la víctima y a su familia".

Según el sitio 'ADNSur, el gobernador va a presentar en los próximos días un pedido de jury ante el Consejo de la Magistratura para que sea destituido el fiscal de Rawson.

Arcioni ratificó a dicho medio que "voy a ir a fondo" con el tema, ante el reclamo popular y político desde las más altas esferas del gobierno nacional, quienes cuestionaron a Rivarola la utilización del concepto de "desahogo sexual" en su dictamen. En su planteo seguramente va a señalar jurisprudencia del Superior Tribunal de Justicia, según la cual no se permite un juicio abreviado ante un caso de abuso sexual, por más que haya consentimiento de la víctima.

En la denuncia, según medios locales, "solicitarán el enjuiciamiento por el Tribunal, a raíz de la repudiable actuación seguida en el caso penal conocido como 'la mandada', al efectuar un llamativo cambio de calificación legal".

Por otra parte, el ministro del Interior Eduardo "Wado" de Pedro escribió en su cuenta de 'Twitter': "No toleramos más que se le dé la espalda a las víctimas. Es necesaria una reforma de la Justicia y que se investigue a fondo el accionar del fiscal en esta causa".

La ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, también criticó el fallo del fiscal. "Llamar 'desahogo sexual' al 'abuso sexual' en el marco de una causa judicial es absolutamente repudiable", publicó en 'Twitter'.

Planteó que "es la clara evidencia de la falta de perspectiva de género en la administración de justicia y de la ausencia de capacitación de muchxs integrantes del Poder Judicial".

El caso se conoció en enero del año pasado a través de la víctima, que denunció a través de las redes sociales que fue víctima de una violación en grupo en 2012 en Playa Unión, cuando tenía 16 años. Luego hizo la presentación formal, y en agosto se hizo la primera audiencia.

La causa se conoció mediáticamente como "La manada de Chubut". Los implicados son cinco jóvenes que pertenecen a familias conocidas y poderosas de la ciudad de Puerto Madryn, que fueron acusados de drogar y abusar sexualmente de la chica durante una fiesta del Día de la Primavera en Playa Unión.

LOS ACUSADOS

Un sexto acusado se quebró y declaró como arrepentido. Su rol habría sido el de coparticipación sin intervención: de testigo de la agresión sexual. Su hermano es intendente de una comuna rural del norte de Chubut. Dos de los imputados fueron sobreseídos porque eran menores de edad y los tres restantes admitieron haber cometido "abuso sexual simple", es decir "manoseos y tocamientos pero sin acceso carnal".

Irán a juicio abreviado, en el que se aseguran una pena menor a tres años, es decir de prisión en suspenso. En su fallo, el fiscal de Rawson consideró que se trató de un "accionar doloso de desahogo sexual".

La joven había contado a través de su cuenta de 'Facebook' que fue víctima de una violación en grupo en un casa de Playa Unión, durante una fiesta privada. Ella estaba con otras seis amigas, todas de Puerto Madryn.

En un momento de la noche fue llevada a una habitación oscura y llena de camas, en la que mientras dos o tres jóvenes la violaban, uno cuidaba que no entrara nadie más. Estaba casi desvanecida y bajo los efectos de alguna droga.

Las amigas la encontraron, juntaron su ropa que estaba tirada alrededor de la habitación, la vistieron y se la llevaron. No contó sobre el abuso hasta que tuvo su primer intento de suicidio. Decidió hablar con sus padres, que la llevaron al hospital. Allí activaron el protocolo que se usa en víctimas de violencia sexual.

A partir de ese momento también recibió amenazas para que no haga la denuncia. Tanto la amedrentaron que tuvo que mudarse a la provincia de Buenos Aires con su familia. El tiempo y la ayuda psicológica y psiquiátrica la ayudaron a rearmarse y a poder denunciarlos.